“La juventud es un regalo de la naturaleza, pero la edad es una obra de arte”, Stanislaw Jerzy Lee. (Foto: Ilustrativa)

El 14 de diciembre de 1990, la Asamblea General de las Naciones Unidas, designó el 1 de octubre como Día Internacional de las Personas de Edad.

Un día me levanté con un “sonido” en la rodilla, me miré al espejo y descubrí un “hilo blanco” que sobresalía entre mi cabello, que las arrugas de las risas de ayer se habían quedado alrededor de mis ojos. Sí, ese día me di cuenta de que el tiempo me alcanzó.

“Los cuarenta son la vejez de la juventud; los cincuenta la juventud de la vejez”, Víctor Hugo

POBLACIÓN

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), durante las próximas tres décadas, se estima que el número de adultos mayores aumente a más del doble, llegando a superar los 1.500 millones de personas en 2050, y el 80 % de ellas vivirá en países de ingresos bajos y medianos. Todas las regiones verán un aumento en el tamaño de la población mayor entre 2019 y 2050.

En 2020, la Oficina del Censo de los Estados Unidos publicó estimados que mostraron que la población de 65 años y más de edad de la nación ha crecido rápidamente desde 2010, impulsada por el envejecimiento de los llamados “baby boomers” nacidos entre 1946 y 1964, y que, desde 2010 la población menor de 18 años disminuyó en un 1.5 %.

“Los adultos son niños obsoletos”, Dr. Seuss

SOCIEDAD

El envejecimiento de la población está a punto de convertirse en una de las transformaciones sociales más significativas del siglo XXI, con consecuencias para casi todos los sectores de la sociedad, entre ellos, vivienda, el mercado laboral y financiero, y la demanda de bienes y servicios (viviendas, transportes, protección social, etc.), así como para la estructura familiar y los lazos intergeneracionales.

Alberto, del condado de Montgomery, recuerda con mucho cariño a su abuela cuando vivían en México. “Ella era madre de 13 hijos. La recuerdo todos los días trabajando, limpiando, cocinando, lavando o como comerciante desde su casa. Le gustaba escuchar canciones de Roberto Carlos, Nelson Ned, y Camilo Sesto, y cuando tenía oportunidad, mientras trapeaba el piso, bailaba con música de su grupo favorito: La Sonora Santanera de Carlos Colorado”. La abuela de Alberto murió a los 63 años, víctima de cáncer de estómago. Socorrito, como le llamaban en su casa, les dejó como legado a sus hijos y nietos el consejo de “Hay que ser valientes siempre para salir adelante”, del cual ella, toda su vida dio ejemplo.

“Las arrugas deberían indicar simplemente donde han estado las risas”, Mark Twain

SALUD

De acuerdo con un estudio de los Centros para el Control y prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) en 2015, las enfermedades crónicas más frecuentes en hombres y mujeres mayores de 45 años es la presión alta y enfermedades cardiacas. La osteoporosis es más frecuente en la mujer que en el hombre, mientras que las enfermedades del corazón (sobre todo alrededor de los 50 años) son más frecuentes en el hombre.

Durante la pandemia, los adultos mayores ha sido el sector más castigado. Casi el 80 % de las muertes ocurrieron entre personas de 65 años y más (CDC, septiembre del 2021). Además, el aislamiento social repercutió en su salud mental, con trastornos de ansiedad y depresión, y altos niveles de estrés.

Sabemos que no hay forma de evitar el envejecimiento. Cuando envejecemos nuestros cuerpos cambian y nuestras mentes también. Para mantener una buena salud a partir de los 60 años, los expertos recomiendan desarrollar hábitos que se sugieren a cualquier edad: dieta y ejercicio. Asimismo, es imprescindible que nuestros adultos mayores cuenten con un buen servicio de salud que les permita realizarse sus chequeos médicos regularmente.

“La juventud no tiene edad”, Pablo Picasso

MORALEJA

Actualmente, el 90 % de los adultos de 65 años o más, de los Estados Unidos, están al menos parcialmente vacunados contra la COVID-19, ellos quieren vivir y vivir bien.

Honremos, respetemos y cuidemos a nuestros adultos mayores, ellos son parte de nuestra historia. Démosles espacios y oportunidades para tener una vejez digna. Finalmente, algún día si somos afortunados también llegaremos a ser ancianos. “Si llego a viejo, me gustaría estar sano, disfrutar de mi familia y cuidar mi jardín sin sentir la prisa de todos los días”, concluye Alberto.

“Vive la vida y olvida tu edad”, Norman Vincent Peale

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here