EFE/Bienvenido Velasco/Archivo

El Departamento de Prisiones de Filadelfia (PDP) implementó el traslado planificado de personas encarceladas para maximizar la capacidad de camas para la población carcelaria y permitir la mayor eficiencia operativa.

Estos traslados estaban planificados meses antes de la aparición de COVID-19. Los cambios son los siguientes:

Las mujeres encarceladas alojadas en Riverside Correccional Facility (RCF) fueron trasladadas a la Unidad Central de Detención Especial Alternativa (ASD) y al MOD 3, que se utiliza formalmente para albergar a los participantes en libertad de trabajo. La liberación de trabajo continúa suspendida por precaución para mitigar la propagación de COVID-19.

Las visitas oficiales y legales para mujeres encarceladas se llevarán a cabo en el Centro de Detención utilizando el proceso de programación existente.

Los hombres encarcelados anteriormente alojados en el Centro de Detención (DC) han sido transferidos a RCF. La población de delincuentes juveniles masculinos permanecerá alojada en RCF en su propia unidad. El Centro de Detención, que todavía tiene viviendas viables, permanecerá abierto mientras esté bajo la supervisión administrativa de RCF debido a su baja población.

La Prison Health Services Wing (PHSW) seguirá utilizándose para las personas encarceladas enfermas. Las visitas oficiales y legales para la población masculina se realizarán en RCF utilizando el proceso de programación existente.

Estos cambios se han planeado durante meses, pero no podrían tener lugar hasta que la población femenina descendiera lo suficiente como para pasar al TEA. Los cambios tampoco pudieron implementarse durante el apogeo de la pandemia COVID-19, debido a que las Directrices de los CDC para instalaciones correccionales desaconsejan el movimiento masivo de la población para evitar cualquier transmisión del coronavirus.

Este esfuerzo de reubicación fue permitido desde que PDP ingresó a la Fase Amarilla de su plan operativo COVID-19, que permite un mayor movimiento de la población y tiempo adicional fuera de la celda mientras se mantiene el distanciamiento social. En el apogeo de COVID-19, PDP estaba en un refugio en el lugar, lo que significa que las personas encarceladas solo podían salir de sus celdas para duchas y llamadas telefónicas.

Las visitas de civiles siguen prohibidas en las cárceles de Filadelfia hasta nuevo aviso. Aún se permiten visitas oficiales y legales, y las personas encarceladas reciben 15 minutos de llamadas telefónicas gratuitas todos los días. Obtenga más información sobre cómo el Departamento de Prisiones de Filadelfia está respondiendo al COVID-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here