Melissa Robbins

Mas de 500 personas se reunieron el domingo frente al Ayuntamiento de Filadelfia para una manifestación por la paz, exigiendo que se aplique el cargo de asesinato en primer grado al oficial de policía de Minnesota, Derek Chauvin, por la muerte de George Floyd.

“El oficial que ha sido arrestado no es suficiente”, dijo el presidente del Capítulo de NAACP de Filadelfia, Rodney Muhammad. “[Los otros oficiales] deben ser acusados ​​y deben ser declarados culpables y todos deben ser condenados”.

De pie cerca de la estatua del activista por los derechos civiles Octavius ​​Catto, el primer monumento público de Filadelfia a un afroamericano erigido en el 2017, los manifestantes reclamaban que los tres colegas de Chauvin fueran acusados ​​de asesinato en tercer grado por no intervenir mientras él presionaba su rodilla contra el cuello de Floyd durante casi nueve minutos.

Aun así, la muerte de Floyd fue solo la punta del iceberg.

“Estamos cansados ​​de ver al hermano George Floyd tomar su último respiro”, explicó Paula Peebles, presidenta de Pensilvania de la Red de Acción Nacional (National Action Network). “Estamos cansados ​​de escucharlo pidiendo por su madre y sus dos hijas”.

Peebles, la gente negra de Filadelfia también está enojada por el hecho de que el difunto alcalde de Filadelfia y comisionado de policía Frank Rizzo todavía tenga una estatua en Filadelfia, a pesar de su historial de brutalidad contra las comunidades de color en la ciudad.

“[El alcalde Jim Kenney] se negó a derrotar a ese fascista racista, sin importar lo que le hizo a la comunidad negra en Filadelfia”, dijo Peebles. Pero una hora antes, Kenney había anunciado planes para mover la estatua, “esperemos” que dentro de un mes.

También expresaron ira por cómo la policía de Louisville disparó y mató a Breonna Taylor en su propia casa en marzo, dijo Melissa Robbins, la activista de Filadelfia que ayudó a organizar ese evento.

También recordó, cómo Ahmaud Arbery no podía trotar en su propio vecindario en Georgia sin ser seguido y asesinado a tiros por dos hombres blancos.

Otros oradores dijeron que las protestas se centraron en llamar la atención sobre como Filadelfia permanece segregada y cómo la gentrificación está cambiando el rostro de la ciudad.

“Dejen de lastimarnos, dejen de negarnos trabajos … Dejen de negarnos una educación adecuada”, dijo Robbins, hablando directamente a los manifestantes blancos en la audiencia.

Los oradores colocaron gran parte de la carga para cambiar el racismo implícito y explícito-resultado de la esclavitud y Jim Crow- dijeron, sobre sus contrapartes blancas.

Robbins dijo que el objetivo de la manifestación por la paz del domingo no era hacer que los blancos se sintieran culpables, sino darles a los residentes de Filadelfia señales sobre cómo crear un cambio que dure, el primero de los cuales era votar en las primarias del 2 de junio.

“El poder está en su voto”, dijo Robbins. “Si no ejercita su poder, usted es parte del problema”.

El dolor y la ira colectiva que sentía la comunidad negra fue uno de los temas recurrentes de la manifestación de más de dos horas.

Las imágenes del saqueo y el vandalismo que pasaron el sábado por la noche y continuaron el domingo, extendiéndose a otros barrios de la ciudad estaban frescas en las mentes de los organizadores.

El anfitrión de WURD y el columnista de WHYY, Solomon Jones, dijeron que los residentes tenían razón al enojarse porque Filadelfia, como Minneapolis, tiene un cuerpo policial que ha enfrentado acusaciones de racismo.

Una serie de publicaciones misóginas y racistas en Facebook hechas por más de 300 oficiales de policía de la ciudad, se hicieron públicas por el Proyecto Plainview. Después de esa revelación el año pasado, los residentes de Filadelfia presentaron sus demandas a la ciudad y más de una docena de oficiales fueron despedidos o decidieron abandonar su posición en la policía.

Jones instó a los manifestantes a dejar claras sus demandas una vez más.

“Entiendo que la gente se enoje y queme cosas. Entiendo que la gente esté enojada y saqueando destruya cosas, pero ¿cuál es su agenda? “preguntó a la multitud. “Porque si no tiene demandas, adivina qué, el poder no concede nada sin una demanda”.

Los asistentes como Taija-Dawn Coleman denunciaron el saqueo, pero ella dijo que entiende por qué está sucediendo.

“Estamos cansados ​​de ser asesinados, estamos cansados ​​de ser tratados injustamente, estamos cansados ​​de literalmente luchar por los derechos humanos”, dijo. “Y la única forma en que parece que los blancos nos entienden es si se sienten inseguros física o financieramente”.

Nota de la editora: Este artículo se publicó originalmente en inglés el 1 de junio para WHYY. Fue traducido por Diana Cristancho editado por Gabriela Rivera para Kensington Voice y por Impacto para la versión impresa.

“Broke in Philly” es un proyecto de “Resolve Philadelphia”, un nuevo centro para el interés general de la ciudad, la comunidad y las salas de redacción étnicas que colaboran para informar sobre soluciones, y generar participación comunitaria en desafíos sociales urgentes. Visita: resolvephilly.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here