Jóvenes de las minorías se movilizaron a lo largo y ancho para incentivar el voto. Crédito EFE

No es ningún secreto que los latinos de Filadelfia votaron en números récord en Pensilvania, en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre. Agregando a los latinos al margen de la victoria ganada por la campaña Biden/Harris, los latinos son el segundo grupo más grande de votantes minoritarios en el estado, detrás del afroamericano. Muchos de estos votantes viven en áreas densamente pobladas de Pensilvania, un estado clave en el campo de batalla que aseguró la elección de los demócratas, ayudados por condados ricos en votos como Filadelfia, Bucks, Montgomery, Berks, Lancaster, Northampton, Allegheny y, hasta cierto punto, Carbón, Monroe, Pike y Southern Wayne. Estos condados han atraído a muchos latinos durante las últimas décadas.

Mientras asistía a la “Muévete Latino Fiesta” en honor de la victoria de Biden/Harris, el 8 de noviembre; sentado en un banco del Fairhill Park, del norte de Filadelfia, con José Figueroa y Betty Acevedo, disfrutando de la música, sucedió algo divertido. La esposa de José, Zoraida, y su nieta, estaban ocupadas bailando con música en vivo y agitando carteles de Biden/Harris, cuando la concejal María Quiñones Sánchez, Quetcy Lozada y Kimberly Lamberty nos indicaron que nos uniéramos en el escenario. Cuando José, yo y otros hombres comenzamos a subir al escenario, nos detuvieron rápidamente con un cortés «Stand Back and Stand By», (‘deténganse aquí y esperen’). Solo querían a las mujeres en el escenario.

Las mujeres latinas hicieron una contribución significativa a la victoria de Biden/Harris en Filadelfia, y era su momento de celebrar y ser reconocidas. Los hombres no se enojaron, aplaudieron a las mujeres. En Pensilvania, en todos los grupos raciales y étnicos, la tasa de participación electoral de las mujeres es más alta que la de los hombres. Sin embargo, esa brecha es particularmente amplia en la población latina. Después de todo, las latinas juegan un papel muy importante en nuestras comunidades y nuestras familias; son matriarcas, y son las que mantienen unidas a nuestras familias y nuestras comunidades que luchan. Los votos de las latinas van más allá de su propio voto: es muy probable que ellas hayan alentado a sus amigos y familiares a ejercer también su derecho al voto.

Lo siento mis hermanos latinos, pero en comparación con nosotros, nuestras mujeres tienden a tomarse la educación más en serio y obtienen un nivel de educación más alto que sus pares masculinos. También prestan más atención a la política, mientras que muchos de nuestros hermanos latinos prestan más atención a los deportes. Además, las latinas tienden a ser más progresistas y a apoyar más a los candidatos demócratas.

Una cosa evidente que se destacó en las pasadas elecciones es que los esfuerzos de la campaña de Biden/Harris para atraer a latinos en Pensilvania llegaron tarde en el proceso electoral, pero gracias a la decidida concejal de la ciudad de Filadelfia, María Quiñones Sánchez, que llamó a la campaña, aunque la campaña ignoró y no logró verter recursos para movilizar y animar a los latinos a votar; en las últimas semanas llegaron, solo para darse cuenta del poder de movilización de las latinas.

Con respecto a las elecciones de noviembre, la campaña del exvicepresidente Joe Biden y la senadora Kamala Harris tiene una deuda de gratitud con los latinos, y particularmente con las latinas. La nueva Administración demócrata aún necesita decidir qué estrategias empleará para ganarse el favor de los latinos, en particular, de las mujeres, que se esforzaron mucho para que fueran elegidos. Estaremos observando. Tenga en cuenta que Donald Trump se centró en ganar el voto de los hombres latinos mayores, que tienden a ser más conservadores. Pero fueron las mujeres latinas las que dieron el voto decisivo en Filadelfia, el que les dio la victoria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here