La asociación comercial de granjeros y ganaderos latinos. (Foto: Cortesía/Arnold Trujillo)

Los latinos no solo son trabajadores agrícolas, sino que muchos operan pequeñas granjas y ranchos. Ellos junto con otros pequeños agricultores negros, indígenas y blancos son la columna vertebral de América y son los más olvidados.

Rudy Arredondo, un activista de derechos humanos desde hace mucho tiempo, decidió hace 16 años dedicarse a la supervivencia de estas pequeñas empresas agrícolas. Estos hombres y mujeres independientes trabajan largas horas no solo por una pequeña ganancia sino, lo que es más importante, por una forma de vida que, si bien es difícil con las horas más largas, es el amor a la madre tierra y la libertad.

La economía actual, junto con el cambio climático, está empujando a muchas pequeñas empresas a endeudarse más y encaminarse hacia la bancarrota. Si bien los medios cubren la tragedia de las pequeñas empresas del centro de la ciudad, no hay el mismo nivel de cobertura de la situación de las pequeñas empresas agrícolas y menos aún para los latinos y otras personas de color.

Del 28 al 30 de octubre, estos agricultores y ganaderos latinos se reunieron para la 2da Conferencia Anual de la Asociación Comercial de Granjeros y Ganaderos Latinos en el Hotel y Casino Isleta, al sur de Albuquerque, Nuevo México. Estuve allí como MC (EMCEE) o como algunos bromearon como Main Chicano.

Luchan por la Justicia Agrícola 1
Leno Rose Avila. (Foto: Cortesía/Arnold Trujillo)

Durante tres días nos escuchamos y aprendimos unos de otros sobre la difícil situación de los latinos en la agricultura y las soluciones que teníamos que seguir. Durante demasiados años, el enfoque, la financiación y el apoyo del Departamento de Agricultura ha sido apuntar a la agroindustria y dar algunas migajas y comentarios de boca para los agricultores y ganaderos de color.

En esta increíble conferencia nacional se reunieron los latinos y sus aliados que tienen el conocimiento y la experiencia para diseñar la legislación y las políticas para sostener a los pequeños agricultores y ganaderos.

En los últimos años ha habido un gran crecimiento de la agricultura urbana, lo cual es importante y un buen movimiento de alimentos de la finca a la mesa, y han sido buenos esfuerzos para llevar alimentos saludables al consumidor además de apoyar a los pequeños productores.

Luchan por la Justicia Agrícola 2
Rey Leon, Mayor of Huron, California. (Foto:  Cortesía/Arnold Trujillo)

Hay muchas familias que quieren cultivar un rancho y vivir una vida que sea de lo más satisfactoria. No todo el mundo quiere vivir en una ciudad masificada con todas sus complicaciones y sin la satisfacción que la tierra puede darte.

También necesitamos encontrar formas de lograr que más estudiantes de color se conviertan en expertos en economía y ciencia naturales. Debemos combinar este conocimiento con una base cultural para sostener las buenas prácticas agrícolas.

Cada año perdemos buenas tierras de cultivo a manos de las grandes corporaciones que cultivarán la tierra hasta que sea más rentable venderla a alguna vivienda urbana o desarrollo comercial. A muchos les preocupa que perdamos estas propiedades y sus derechos de agua, y que pronto nos quedemos con un entorno agrícola ecológico mucho más pequeño. Por lo tanto, muchos están pidiendo un fideicomiso para la tierra agrícola que protegerá nuestras áreas agrícolas clave y una importante forma de vida.

Hoy en día, con los cambios climáticos que causan sequías e inundaciones, es imperativo que nuestros gobiernos estatales y federales desarrollen programas para ayudar a los pequeños agricultores y ganaderos de color a sobrevivir junto a los pequeños agricultores blancos. La falta de agua hace que sea más caro cultivar y podría significar un aumento en los precios de lo que comemos. Podría significar que se utilizará menos tierra para producir productos debido a la falta de agua. Las granjas corporativas invertirán más dinero en productos internacionales que se cultivan con poco o ningún control de los químicos usados ​​en estas plantas y animales, que continuarán maltratando a los humildes trabajadores que producen sus productos. Estos productos internacionales podrían destruir completamente nuestro sistema agrícola familiar.

Arredondo explicó que “representamos a 75.000 agricultores y ganaderos latinos y sabemos que hay muchos más que no se han registrado en el Departamento de Agricultura”. Si no se registra en el Departamento de Agricultura, no está incluido en el censo que hacen cada cinco años.

Este Dia de Gracias, y cada vez que estes enfrente de un comida preparada y servida en tu mesa, recuerda que hombres y mujeres fuertes y maravillosos participaron en la producción de estos alimentos. Y, cuando sea posible, considera comprar la comida localmente y considerar apoyar a los agricultores y ganaderos de color que son estadounidenses orgullosos y merecen ser sostenidos.

Puede unirse a este movimiento y ayudarlos a construir una voz aún más fuerte para los agricultores y ganaderos latinos. Juntos podemos salvar este importante estilo de vida.

Oficina de la Asociación Nacional de Comercio de Agricultores y Ganaderos Latinos: 202-628-8833

Correo electrónico: latinofarmers@gmail.com www.NLFRTA.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here