Fotograma John Dougherty.

El líder sindical John Dougherty de 61 y el concejal Bobby Henon de 52, llegó a su fin con cargos de culpabilidad para ambos en parte de los cargos imputados.

Esta decisión probablemente enviará a ambos hombres a prisión y trastocará radicalmente la política y el trabajo organizado en la ciudad durante años.

El jurado decidió el caso del líder sindical más poderoso de Filadelfia, así como de un concejal de la ciudad, poniendo fin al juicio federal por corrupción que se ha dado en más de una década.

El caso federal puso al descubierto cómo funcionó el Ayuntamiento durante dos administraciones de alcaldes. Varios funcionarios de alto rango de la administración del alcalde Jim Kenney fueron llevados al juicio como testigos. Kenney dijo que respetaba la decisión sobre sus antiguos aliados, sin decir si creía que el concejal debería dimitir de inmediato.

“Tengo mi propia opinión, que no expresaré. No necesitas mi opinión. Mi opinión no es importante en esto «, dijo Kenney a los periodistas. «Me siento mal por ellos. Me siento mal por sus familias. Me siento mal por el hecho de que trabajan muy duro para traer muchas cosas buenas a la ciudad «.

Kenney dijo que Dougherty, nunca cruzó líneas legales o éticas al hablar con él.

El concejal Bobby Henon fue declarado culpable de al menos 10 de los 18 cargos que enfrentó.

La concejal Maria Quiñones-Sánchez, una antigua antagonista del sindicato de electricistas de Dougherty, fue una de las únicas funcionarias públicas que pidió la renuncia inmediata de Henon.

El jurado federal de 12 miembros de siete mujeres y cinco hombres fue seleccionado de una región de nueve condados en el este de Pensilvania, y la mayoría vivía fuera de la ciudad. Varían en edad, raza y profesión: algunos eran maestros, otros tenían vínculos con el ejército y los sindicatos.

El jurado dijo que muchos en el panel sintieron simpatía por Henon después de que sus abogados llamaron a testigos de carácter para responder por el bien que ha hecho en su distrito del noreste de Filadelfia, desde ayudar a las personas sin hogar hasta manifestarse para mantener abierto el Hospital Hahnemann y patrocinar eventos para niños de la ciudad, desde que fue elegido en 2012.

John Dougherty renunciará como gerente comercial del Local 98 de la Hermandad Internacional de Trabajadores Eléctricos, (IBEW) poniendo fin a su mandato de casi tres décadas al frente del sindicato más poderoso de la ciudad después de su condena el lunes por cargos federales de conspiración y soborno.

Dougherty, conocido ampliamente por su apodo de «Johnny Doc», anunció su decisión a la junta ejecutiva del sindicato al día siguiente del veredicto. La junta seleccionó a Mark Lynch, el oficial de seguridad del sindicato, para que se desempeñe como su nuevo director interino.

Dougherty dijo que también tiene la intención de dimitir como jefe del Consejo de Oficios de Construcción, una organización que agrupa a los sindicatos de la ciudad que él ha dirigido desde 2015.

“Basado en lo que ocurrió ayer, pensé que era lo correcto proteger la integridad del sindicato”, dijo Dougherty.

Johnny “Doc” Dougherty, del sur de Filadelfia y gerente comercial de Local 98 IBEW, fue declarado culpable de ocho de los 11 cargos que enfrentó en el juicio federal por corrupción. Dougherty fue acusado de comprar influencias en el Ayuntamiento a través de Henon, un ex miembro del sindicato.

El concejal, quien representa a partes del noreste de Filadelfia, fue elegido por primera vez en 2009, pero durante años siguió cobrando un salario de 70,000 dólares del sindicato de Dougherty. Ambos enfrentaban 13 cargos, incluido el fraude de conspiración y servicios honestos, y una sentencia máxima de 20 años por el cargo más grave.

El veredicto del juicio, que se extendió por un mes, ocurrió después de que el personal de la corte se reuniera en el juzgado federal en Center City. El juez programó su sentencia para febrero.

Dentro de los cargos se les acusa de conspiración y servicios honestos, que conllevaría una sentencia máxima de 20 años por el cargo más grave.

Culpables Dougherty y Henon 1
Concejal Bobby Henon. (Foto: Cortesía/Oficina/Concejal)

«Hoy no se hizo justicia, y no puedo decirles lo decepcionado que estoy por la decisión del jurado», dijo. «Lo que el concejal Henon y yo fuimos declarados culpables es cómo los negocios y la política se llevan a cabo de manera típica y adecuada».

Dougherty y Henon defendieron con vehemencia sus acciones, argumentando que Henon no fue comprado por Dougherty como acusaron los fiscales federales. En cambio, dijeron, ambos actuaban en su propio interés.

Dougherty, una fuerza importante en la política de Pensilvania, ha destinado más de $30 millones a lo largo de los años a candidatos mayoritariamente demócratas, y su hermano forma parte de la Corte Suprema de Pensilvania.

Según reporta el The Philadelphia Inquirer, los miembros del jurado escucharon grabaciones de intercambios de llamadas telefónicas con el alcalde Jim Kenney y otros. Y los fiscales cerraron su caso el martes por la tarde al reproducir una conversación entre Dougherty y el alcalde en noviembre de 2015, el mes en que asumió el cargo.

Durante la llamada, Dougherty dice de Henon: «Está en mi nómina».

La sentencia tanto para Dougherty como para Henon está programada para febrero. Los dos permanecerán fuera de la cárcel hasta la sentencia, aunque la fiscalía argumentó que los mantendría tras las rejas el lunes al reproducir una cinta de Dougherty hablando de peleas, diciendo: «Yo saqué al niño en medio de la calle y lo golpeé”.

Después de la conclusión de este juicio, Dougherty enfrenta un segundo juicio por cargos relacionados a un presunto desfalque de él y otras personas de $600,000 de Local 98 IBEW.

Es de dominio público que el sindicato de John Dougherty gasta cientos de miles de dólares a través de comités de acción política en la campaña de 2015 de su hermano Kevin Dougherty, juez de la Corte Suprema del estado. Kevin, un demócrata, fue elegido para la Corte Suprema de Pensilvania en una elección que les dio a los demócratas una ventaja de 5-2 en el puesto más alto del estado. El tribunal dictamina que el mapa del Congreso de la Legislatura de mayoría republicana es inconstitucional y debe ser rediseñado. Se vuelve dibujar el mapa y los demócratas luego tomaron nueve escaños en las elecciones de mitad de período de 2018.

Por su parte Henan fue el promotor de un impuesto a los refrescos en 2015, incluso antes de que Jim Kenney fuera elegido alcalde y aprobara lo que se convirtió en la legislación definitoria de Kenney.

El impuesto a las bebidas azucaradas ayuda a pagar el prekínder universal y una iniciativa de $500 millones llamada Rebuild, que se dedica a renovar los centros de recreación y bibliotecas de la ciudad y que involucra mucho trabajo sindical.

Dougherty no solo estaba a cargo del Local 98 de IBEW, también estaba en la cima del Concejo de Oficios de la Construcción de Filadelfia, que agrupa a docenas de sindicatos. Él ha impedido que los desarrolladores y las grandes corporaciones subviertan los salarios de los trabajadores organizados con los trabajadores no sindicalizados.

Dougherty despliega comités de acción política, también conocidos como PAC, como conductos para las donaciones a candidatos de todo el espectro, ya sea para alcalde, congreso o incluso fiscal de distrito, según los registros de informes de finanzas de campaña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here