Ximena Conde/WHYY

Los defensores del censo en Filadelfia y Camden están trabajando horas extras después de enterarse de que su fecha límite se ha adelantado por un mes entero.

La Oficina del Censo de EE. UU. anunció que terminaría todos los esfuerzos de recuento para el 30 de septiembre.

“Están cortando un 30 % del tiempo que nos queda, y eso es un gran problema”, dijo Stephanie Reid, directora ejecutiva de PhillyCounts.

Desde el principio, el censo fue una fuente de confusión para la gente. Los inmigrantes indocumentados, por ejemplo, pasaron meses preocupándose por la posibilidad de una pregunta de ciudadanía. Aunque la pregunta finalmente al formulario de 2020, algunos defensores postulan que la propuesta fue suficiente para disuadir a esa población de participar.

Luego, la pandemia de coronavirus cerró grandes extensiones de la costa este justo cuando los voluntarios y las organizaciones de base iban a lanzar eventos en bibliotecas, cines y lavanderías.

Las interrupciones de la pandemia obligaron a la Oficina del Censo a extender el plazo para completar el conteo desde finales de julio hasta finales de octubre. La medida fue bien recibida por los defensores del censo, pero personas como Reid dicen que no todo el mundo recibió la noticia sobre la extensión.

Y ahora, personas como Beatrice Sims, ministra de la Iglesia St. Matthew AME, tienen que volver a sus comunidades para decirles que la extensión ha sido interrumpida.

La iglesia de Sims, que se encuentra en Haddington, ha estado enviando recordatorios semanales por correo electrónico a los feligreses para completar el censo y registrarse para votar. La iglesia también adjunta folletos del censo a las comidas gratuitas que les dan a las familias afectadas por COVID-19.

Una de las razones por las que Sims quiere un conteo preciso es porque el vecindario ha cambiado mucho en la última década. Por un lado, se ha vuelto más diverso, convirtiéndose en el hogar de más latinos y residentes blancos, dijo Sims. Pero agregó que ha notado que hay menos hogares con dos padres que cuidan a sus niños.

“Ahora, nos quedan algunos hogares donde son los abuelos o los bisabuelos los que están criando a los niños”, dijo Sims. “Por eso necesitan tanta ayuda y tantos recursos como puedan obtener”.

En Pensilvania, cada persona contada significa que el estado recibe $ 21,000 en fondos federales para la próxima década.

En este momento, el 66 % de los residentes de Pensilvania han completado el censo, mientras que solo el 52 % de los habitantes de Filadelfia lo han hecho, una disparidad observada en otras grandes ciudades.

Al otro lado del río, la propietaria del condado de Camden, Carmen Rodríguez, tiene un equipo de 20 personas enfocadas en aumentar la tasa actual de autorespuesta del 46 % de Camden City; el resto del estado tiene una tasa de participación del 65 %.

Al igual que Reid en Filadelfia, Rodríguez y otras organizaciones comunitarias están impulsando sus planes de divulgación para evitar una repetición de 2010, lo que, según algunos líderes, llevó a que “miles” de personas quedaran fuera del recuento.

Rodríguez dijo que espera que las tasas de participación aumenten a partir de la próxima semana. Es entonces cuando los numeradores, los trabajadores del censo oficial con tabletas, comienzan a ir a hogares que no han completado el formulario.

“Necesitan hablar con la gente”, dijo Rodríguez. “La gente recogerá ese sobre [del censo], ese correo que llega a su casa, y lo tirarán sin mirarlo”.

Nota de la editora: Este artículo se publicó originalmente en inglés el pasado 6 de agosto y fue escrito por Ximena Conde para WHYY. Fue traducido por Solmaira Valerio y editado por Gabriela Rivera para Kensington Voice.

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre movilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here