Courtesy of Michelle Nelson

Caminando hacia el sur por la calle 7 justo antes de llegar a Girard Avenue, los transeúntes pueden ser detenidos en seco por una nevera pintada de amarillo brillante.

Según Michelle Nelson, eso es lo que sucede cuando la gente ve el Refrigerador Comunitario Mama-Tee por primera vez. Sin embargo, la verdadera sorpresa podría venir cuando abren el refrigerador para encontrar col rizada, tomates reliquia, calabacín y otros productos frescos, todo gratis.

Nelson, propietaria de un negocio pequeño, instaló el refrigerador en la acera hace unas semanas. La nevera, que vive afuera, tiene el lema “toma lo que necesitas, deja lo que no” y ofrece su recompensa junto al comedor al aire libre del bar de cócteles / restaurante Ambassador del norte de Filadelfia.

En tan solo unas pocas semanas, varios refrigeradores comunitarios en los vecindarios de Filadelfia han aparecido en Instagram: El Refrigerador de la Gente en la calle 52 en el oeste de Filadelfia, El Refrigerador Comunitario de Filadelfia en el sur de Filadelfia y El Refrigerador Comunitario de Germantown. Sorprendentemente, cada nevera funciona de forma independiente, sin conexiones entre las tres. Sin embargo, comparten objetivos similares: hacer que los alimentos frescos sean más accesibles, reducir el desperdicio y crear una ciudad más equitativa.

El movimiento de los refrigeradores de Filadelfia se inspira en los más de una docena de refrigeradores que se han enchufado en los distritos de la ciudad de Nueva York y en otros lugares, este verano.

A primera vista, los refrigeradores pueden parecer una forma de caridad, pero en cambio, son parte de un creciente movimiento de ayuda mutua que está ganando terreno en un país que está en un viaje colectivo hacia la recuperación durante una pandemia y después de semanas de protestas por el racismo y la violencia policial. Los refrigeradores son abastecidos por voluntarios, o cualquier persona que pase con un artículo perecedero que quieren donar. Son limpiados y mantenidos diariamente por equipos de voluntarios.

Sus organizadores dicen que ayuda a aliviar la inseguridad alimentaria en un momento en que los bancos de alimentos y las despensas están abrumados por una afluencia de necesidades y puede ayudar a reducir el desperdicio, algo que no es poca cosa para los trabajadores de saneamiento de Filadelfia que luchan por mantenerse al día con un aumento de varias toneladas de basura debido a la pandemia.

Hace un mes y medio, Nelson, una ex neoyorquina, notó un refrigerador afuera de un negocio mientras visitaba su antigua ciudad natal.

“Noté que el vecindario era muy receptivo a este refrigerador”, dijo Nelson. “Lo que observé fue gente entrando y sacando agua del refrigerador y pensé que era una idea genial”.

El avistamiento se quedó con ella y decidió darle la oportunidad a la idea de un refrigerador comunitario en Filadelfia.

Una vez que comenzó, Nelson descubrió una abundancia de refrigeradores gratuitos o de bajo costo disponibles en Craigslist y Facebook Marketplace, que es donde consiguió el refrigerador Mama-Tee.

A partir de ahí, fue solo una cuestión de “decorarlo para el deleite de su corazón” y encontrar un anfitrión o ubicación que cree en la misión del refrigerador comunitario.

Nelson dijo que el dueño de Ambassador, Kahlil Mir, dio la bienvenida al refrigerador. Dijo que fue “muy amable” cuando le explicó el proyecto. Su equipo de voluntarios también ha revelado un segundo refrigerador Mama-Tee en el norte de Filadelfia: afuera de la cafetería Franny Lou’s Porch en East Kensington. Y pronto: otro refrigerador Mama-Tee afuera de Triple Bottom Brewing en las calles Ninth y Spring Garden.

“Cuando estás tratando de conseguir que alguien entienda lo que estás haciendo, lo principal es que puede ser un poco aterrador al principio, pero si tus intenciones son buenas, la gente lo ve”, dijo Nelson. “Y esto definitivamente es algo bueno. Deberíamos tener refrigeradores en todas partes, porque la comida es un derecho, no un privilegio. Nadie debería pasar hambre”.

Nelson dijo que la gente ha respondido a las neveras en norte de Filadelfia con una efusión de amor. El primer sábado de julio cuando el refrigerador de Ambassador estaba completamente accesible para la comunidad, mucha gente vino y se ofreció a ayudar a mantener el refrigerador como voluntario.

“También fue un día muy emotivo porque pudimos ver a los primeros residentes del vecindario usar el refrigerador y tengo grandes esperanzas al respecto”, dijo Nelson.

En el sitio web de su negocio de camisetas, Nelson ofrece información sobre cómo la gente puede albergar un refrigerador comunitario u obtener un refrigerador Mama-Tee en su ciudad. También acepta donaciones a través de GoFundMe para los costos de mantenimiento del refrigerador.

Nelson dijo que su objetivo es conseguir 20 refrigeradores en toda Filadelfia, pero si pueden hacer más, “vamos a hacerlo”.

Haciendo tiempo para la ayuda mutua

Syona Arora se encontró con un tiempo libre extra después de haber sido despedida de su trabajo en el Instituto Franklin debido a la pandemia. La residente de Point Breeze se mantuvo ocupada con el trabajo independiente, ayudando a los pequeños negocios a crear sitios web y trabajando con proyectos de ayuda mutua del sur de Filadelfia, como Mutual Aid Philly y Dipes ‘n’ Wipes.

Después de darse cuenta de que disfrutaba usar su tiempo libre para ayudar a otros y aprender sobre los refrigeradores comunitarios de un pariente en Nueva York, decidió encabezar el suyo en Filadelfia.

Consiguió una nevera verde y azul en Facebook Marketplace y está trabajando con un grupo de voluntarios para ponerla en funcionamiento pronto. Recientemente, aseguraron una ubicación fuera de la oficina de Radiance Medical Group en las calles 6th y Titan.

Arora dijo que desde que estableció la presencia en las redes sociales del refrigerador South Philly, la gente ha sido generosa en su apoyo. Un amigo mutuo se acercó y se ofreció a cubrir la factura de electricidad del refrigerador. Otra persona construyó un refugio para mantenerlo a salvo de los elementos.

Instagram, en particular, dijo Arora, ha sido útil para correr la voz. También dijo que lo ha encontrado útil en el pasado para otros proyectos de ayuda mutua.

“Creo que es una excelente manera de llegar a un público amplio”, dijo Arora.

Pero hay personas que no están en Instagram, señala Arora, que podrían querer saber sobre el refrigerador. Por eso, está haciendo volantes y planea hablar con los residentes cercanos para asegurarse de que sea accesible al mayor número de personas posible.

Arora encuentra emocionante que los refrigeradores comunitarios estén apareciendo en diferentes partes de la ciudad, difundiendo alimentos frescos y conectando a más personas.

Ella sospecha que la pandemia y las protestas provocadas por el asesinato policial de George Floyd han hecho que muchos habitantes de Filadelfia reconsideren la relación que tienen con su vecindario.

“Creo que hay una gran cantidad de personas que ahora están diciendo: ‘Me doy cuenta de que necesito hacer algo y me doy cuenta de que necesito ayudar a mis vecinos’”, dijo Arora. “Porque al ayudar a mis vecinos y apoyar a la comunidad en la que vivo, podemos fortalecernos y ya no necesitamos depender de sistemas que no son beneficiosos”.

Nelson, operadora de refrigeradores Mama-Tee, agregó que, dado que muchos vecindarios de Filadelfia se enfrentan a las ramificaciones de la gentrificación, un refrigerador comunitario puede ser un ecualizador.

“Un sistema como un refrigerador comunitario en realidad cierra esa brecha porque hay personas que necesitan la comida y la gente que se muda podría proporcionar la comida, por lo que es una relación impresionante”, dijo Nelson. “Y todo el mundo la defiende porque es como, ‘No, esto es importante para nosotros. Estamos orgullosos de ello”.

Nota de la editora: Este artículo se publicó originalmente el 13 de agosto en inglés y fue escrito por Emily Scott para WHYY. Fue traducido por Solmaira Valerio, editado por Gabriela Rivera para Kensington Voice y por Impacto para su edición impresa.

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre movilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here