Cynthia Figueroa nació en Arecibo, Puerto Rico. (Foto: Cortesía)

Cynthia Figueroa no se imaginó, cuando inició su trabajo como vicealcaldesa en la recién creada Oficina para Niños y Familias, en enero de 2020, que tres meses después la ciudad sería impactada por la pandemia. Ahora, a un año de distancia, asegura que “la oficina comenzó en el momento perfecto para ayudar a los niños y las familias”. La funcionaria todavía está trabajando con el distrito escolar, con las agencias Share y Philabundance, para distribuir comidas en cien sitios. El sitio web de la ciudad (www.phila.gov.food) brinda información sobre dónde encontrar alimentos gratuitos.

Durante el año pasado, una de las prioridades a su cargo fue ayudar a conseguir el acceso a internet para las familias marginadas. “Lo importante era brindar wifi gratuito para que los niños pudieran seguir estudiando de manera remota y segura. Para ello colaboramos con la iniciativa PHLConnected”, explica. Así, esta iniciativa, cuya meta es la equidad digital, permitió conectar a 35,000 hogares con internet de banda ancha en Filadelfia, sin que los beneficiarios pagaran por costos de servicio o de instalación.

Su oficina trabaja con otros departamentos del gobierno municipal para asegurar que las regulaciones, recursos y servicios para los niños y familias estén alineados y coordinados, en colaboración con el distrito escolar. Desde su cargo supervisa la expansión del prekinder y programas escolares comunitarios. Otra de sus responsabilidades fue establecer un gabinete de líderes de diferentes departamentos para mejorar la coordinación de todos los servicios para las familias.

“Desde marzo del año pasado una de las características que nos ha ayudado a funcionar ha sido la flexibilidad y la adaptación para brindar nuestros servicios de acuerdo con las necesidades de las personas a las que servimos”, precisa. Para llevar a cabo sus metas, ha trabajado con el Concilio de Organizaciones Hispanas, el Congreso de Latinos Unidos y con Esperanza, entre otras organizaciones de servicio comunitario.

Cynthia Figueroa, líder de vocación 1
La remodelación del Centro Recreativo Rivera favorece desde los más pequeños hasta las personas mayores. (Foto: LRN)

Servidora de los más vulnerables

Antes de ocupar el cargo de vicealcalde, Cynthia fue la comisionada del Departamento de Servicios Humanos (DHS) de la ciudad durante un periodo difícil de esa institución en el 2016. Gracias a su profesionalismo, dedicación y experiencia, el alcalde Kenney afirmó en ese entonces “ella ha convertido al DHS en un modelo nacional, y los niños de Filadelfia están más seguros y obteniendo mayores logros gracias a su liderazgo y al trabajo de su equipo”.

Esta destacada líder conoce muy bien las necesidades de las comunidades latinas del norte de Filadelfia, ya que fue directora ejecutiva de la organización Congreso de Latinos Unidos por casi seis años. Allí estuvo a cargo de la supervisión fiscal de veinticuatro millones de dólares destinados al fortalecimiento de las comunidades a través de servicios sociales, microempresariales, educativos y de salud.

Durante su trayectoria profesional, Cynthia fue por seis años la directora ejecutiva de Mujeres Contra el Maltrato (Women Against Abuse). En su trabajo estuvo en primera línea sirviendo a clientes en diferentes áreas, incluyendo programas para mujeres delincuentes, personas con VIH/SIDA y para las víctimas de violencia doméstica.

Cynthia Figueroa, líder de vocación 2
En colaboración con PHLConnected, logró que estudiantes pobres tuvieron internet.

Valores que la guían

El padre de Cynthia nació en los Estados Unidos, pero creció en Cuba. Su madre es inmigrante de Honduras. Ambos le inculcaron el sentido del deber y de responsabilidad desde edad muy temprana. Nacida en Puerto Rico, su familia se mudó a Miami cuando ella tenía cinco años. Sus padres apenas ganaban para cubrir los gastos básicos, sin embargo, crearon un hogar en el cual predominaba el amor.

Esta destacada profesional se graduó de la Universidad Spring Hill en Alabama. Su primer trabajo fue en el Cuerpo Jesuita de Voluntarios en Detroit, empleo por el cual estuvo viviendo por debajo del umbral de pobreza. Contemporáneamente estaba trabajando en un albergue para víctimas de violencia doméstica. Gracias a la beca Eisenhower viajó a Chile y Argentina, para explorar modelos de liderazgo de mujeres en el gobierno y en el sector privado. También recibió la beca Ricardo Salinas, de la Universidad de Aspen. Ha obtenido numerosos reconocimientos por su liderazgo, entre ellos el de la universidad de Pennsylvania, el de Aramark y el premio Justicia del colegio de abogados.

Cynthia es miembro de la junta directiva a nivel mundial de United Way, y también es integrante de la mesa directiva del zoológico de la ciudad. Fue nombrada por el gobernador Tom Wolf para grupo de trabajo por la justicia para jóvenes a nivel estatal. Vive en Filadelfia con su esposo Robert Clark y sus dos hijos Lola y Santiago.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here