Cristina Pérez.

Originaria de México, la psicóloga Cristina Pérez migró hace más de 30 años a la ciudad de Filadelfia, y desde entonces ha trabajado con la comunidad latina para ayudar a víctimas de violencia doméstica. Los primeros seis años trabajó en Casa Luterana, y después se unió a WOAR Philadelphia Center Against Sexual Violence, donde comenzó a estudiar el impacto de la migración a nivel psicológico y social en las poblaciones latinas migrantes.

VIOLENCIA DOMÉSTICA

El primer reto al que Cristina enfrentó fue identificar e integrar la violencia doméstica de la población migrante. En Casa Luterana le tocó abrir brecha ya que este tema estaba poco estructurado para la comunidad latina, ahí se crearon programas y proyectos para la capacitación de los profesionales para entender el impacto, el trauma, y las dinámicas de la violencia doméstica. Resultó un desafío porque eran muchos los factores que aquejan a los migrantes, “las personas vienen con un desajuste emocional desde dejar su lugar de origen hasta venir e integrarse a una nueva ciudad, y conocer nuevas parejas con una diferencia cultural”, nos explicó.

En el año 2000 (primera gran oleada de la población migrante) se conocía la situación de “la isla de los hombres solos” al sur de la ciudad de Filadelfia. Eran hombres migrantes sin pareja que vivían “solos” pero juntos, hasta 15 personas en un mismo departamento. Situaciones donde se daban dinámicas muy violentas entre ellos que involucraban alcohol, drogas y prostitución.

En WOAR, primer centro de crisis abierto a la comunidad latina, la violencia doméstica se trata desde la multiculturalidad, entendiendo el concepto de violencia en transición, donde las mujeres latinas migrantes se enfrentan a una etapa de transición para acoplarse a esta sociedad de cambio.

En la ciudad hay varios centros de salud que atienden la salud física de los migrantes, pero no los de salud mental, debido a que la ciudad no tiene fondos destinados, y a que existe una carencia de psicólogos biculturales que hablen español.

ATENCIÓN PROFESIONAL DE LA SALUD MENTAL

No obstante, que existen muchos tabúes respecto a la salud mental y que la gente se resiste a reconocer su situación, el concepto de la salud mental está cambiando, considera la especialista.

“La psicología es sagrada, en esencia implica la curación del alma de las personas que sufren”

Existen enfermedades mentales que tienen un origen psiquiátrico y otras generadas por el medio; para ella es importante realizar y seguir estudios sobre las experiencias adversas durante la infancia adquiridas en casa, ya que una situación temprana de abuso y maltrato puede alterar neurológicamente e impactar significativamente la vida de los seres humanos. Asimismo, la exposición constante a situaciones de riesgo, como drogas, pobreza, o racismo, también conlleva a un problema de salud mental. “Todo es salud mental”, nos aclara.

Aunque la persona sea muy resiliente, tiene una alteración, por el maltrato, el abuso, el abandono, que alteran toda su psique, y todo su conocimiento acerca de quien realmente es. Existen millones de seres humanos con traumas muy severos que les impide lograr su bienestar.

“Las comunidades migrantes llegan hoy mucho más afectadas mentalmente, por tanto, necesitamos atenderlas y entenderlas mediante la acreditación y la capacitación”, dice Cristina. Y enfatiza que estos temas deben ser atendidos por profesionales capacitados, que se apoyan en teorías o herramientas para que las personas logren un cambio en su comportamiento, y donde desarrollen un plan de trabajo con la persona a tratar. Ciertamente existen situaciones crónicas que requieren de medicamentos, así que es muy importante la intervención de otros profesionales como el psiquiatra, el psicólogo, el médico, incluso el trabajador social; situaciones que un “coach no tiene la experiencia para tratar y resolver, y donde la responsabilidad ética de los profesionales es fundamental.

“Por ejemplo, la función del psicólogo es esa persona que escucha, que acompaña, que está ahí y que tiene el conocimiento de identificar a través de un proceso selectivo de métodos para llevar a cabo un diálogo con la persona de forma individual porque cada uno de nosotros somos únicos”.

En el caso de los niños se necesita de un profesional totalmente capacitado como el terapeuta para lograr un tratamiento esencial y asertivo para los niños. Desafortunadamente, en Filadelfia, los requerimientos de los profesionales que se piden, donde se regulan todos los servicios, el Division of Community Behavioral Health (CBH), no son muy estrictos porque las necesidades son enormes.

Cristina Pérez.

TIPS DE AUTOCUIDADO

Como seres individuales es necesario entender cuál es el objetivo de nuestras vidas, hacia dónde nos dirigimos y cómo nos dirigimos, desde el conocimiento y el amor a uno mismo. Para ello podemos poner en práctica ejercicios de autoexploración consciente, e iniciar reconociendo nuestros errores. “Nosotros no podemos darles a otros lo que no tenemos”.

Como comunidad podemos darnos a la tarea, todos los días, de levantarnos por la mañana y preguntarnos ¿cómo quiero que mi día pase?, ¿qué estoy dispuesto a hacer para que mi día suceda?, desde la compasión, desde el saludo, desde el sonreír, de querer estar bien.

¡Abre los ojos y di que este mundo es maravilloso y es perfecto!

PROYECTOS

Cristina está por realizar un curso de capacitación acerca de las personalidades narcisistas y psicopáticas; y trabajar la masculinidad, un proyecto donde se abordarán temas sobre la interacción que existe entre los hombres latinos, y que busca curar no como especialistas sino como seres humanos.

Para más información puedes escribirle a cristina@woar.org  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here