Foto ilustrativa (crédito PEXELS)

Redacción Impacto – En un esfuerzo por disminuir la cantidad de muertes accidentales y casi-muertes en niños, debido a la ingestión de drogas, el Departamento de Servicios Humanos de Filadelfia (DHS), en asociación con el Departamento de Salud Conductual y Discapacidades Intelectuales (DBHIDS) junto con el Departamento de Salud Pública de Filadelfia (PDPH), pide que los padres/tutores mantengan los opioides y todos los medicamentos bajo llave y fuera del alcance de los niños.

Los opioides deben almacenarse en su embalaje original y fuera del alcance de los niños, en un armario o en una caja con llave siempre que sea posible. Los opioides no deben almacenarse en botiquines o donde normalmente se almacenan otros medicamentos. La presencia de sustancias, ya sean de venta libre, prescritas legalmente o ilegales, presentan riesgos potenciales para la seguridad de las familias, particularmente cuando hay niños pequeños moviéndose en el hogar. Puede ocurrir la muerte o un accidente casi fatal cuando un niño tiene acceso a una sustancia, en especial si la sustancia es un opioide.

El Equipo de Fatalidad Infantil y Casi-fatalidad de Filadelfia (conocido como el Equipo de la Ley 33) revisa los casos de muerte y cercanos a la muerte, que son sospechosos de ser el resultado del abuso o negligencia infantil, de acuerdo con la ley estatal. Una revisión reciente de estos casos encontró que en los primeros nueve meses de 2020 ocurrieron más accidentes relacionados con la ingestión de drogas por niños en los primeros nueve meses de 2020 que en los años calendario completos de 2018 y 2019.

Para prevenir más muertes en el futuro, se lanzó una campaña de salud pública de «Almacenamiento seguro de medicamentos», para educar a la comunidad y alentar a los adultos a seguir las precauciones de seguridad al usar medicamentos que podrían ser dañinos para los niños.

La orientación a la comunidad incluye los siguientes consejos:

• Mantenga los medicamentos, instrumentos médicos y otros materiales peligrosos fuera del alcance de los niños. Si es posible, en armarios que se puedan cerrar con llave. Si las cerraduras no son fáciles de instalar, asegúrese de que estén colocadas dentro de los gabinetes y en cajones fuera de su alcance.

• Asegúrese de que las tapas de seguridad estén bloqueadas después de su uso.

• Guarde siempre los medicamentos después de usarlos.

• Deseche pronto los medicamentos no utilizados.

• Anime a las niñeras y cuidadores a que hablen con los niños sobre qué son los medicamentos, y que solo deben tomarlos cuando se los administre un adulto.

• Guarde los medicamentos en lugar seguro, ya que los niños suelen confundirlos con dulces o jugos.

• Dígales a los niños que los medicamentos pueden ayudarlos si están enfermos, pero que pueden ser perjudiciales si se toman de manera indebida o en la cantidad incorrecta.

Algunos funcionarios se refirieron a este problema:

“La muerte accidental o la casi-muerte de un niño debido a la ingestión de drogas es una tragedia evitable. Estamos viendo más ingestas este año que en años anteriores. Este es un tema urgente y, junto con nuestros socios de la ciudad, hemos desarrollado una estrategia para ayudar a prevenir estos trágicos accidentes. Compartimos estos mensajes de prevención con nuestros padres y cuidadores, proveedores comunitarios, partes interesadas y personal de trabajo social. Sin embargo, también necesitamos vuestra ayuda. Les pedimos a los medios locales que también ayuden a educar a las familias y comunidades para mantener seguros a nuestros niños”, dijo la comisionada del DHS, Kimberly Ali.

“Si bien el Departamento de Salud está combatiendo la crisis de sobredosis en toda la ciudad, no solo las personas que usan opioides están en peligro por esos medicamentos. Los niños pueden ingerir accidentalmente opioides almacenados incorrectamente en botiquines, y lo hacen. Si almacenamos los medicamentos de forma segura, podemos mantener a los niños fuera del hospital y a salvo», aseveró el comisionado del PDPH, doctor Thomas Farley.

El Departamento de Servicios de Salud del Comportamiento y Discapacidad Intelectual (DBHIDS) y la Ciudad de Filadelfia, han estado luchando durante años contra la crisis de los opioides. “Pero cuando se trata de mantener estas sustancias potencialmente mortales fuera del alcance de los niños en el hogar, necesitamos de su ayuda», dijo la comisionada interina de DBHIDS, Jill Bowen, Ph.D. «Trabajando juntos, podemos proteger a los niños pequeños para que no se conviertan en otra estadística. Por favor, mantenga su hogar seguro», solicitó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here