Derek Chauvin, tres veces culpable. (EFE)

El asesinato de George Floyd el 25 de mayo de 2020 derramó galones de gasolina sobre las brasas ardientes de los asesinatos injustificados sin resolver de negros y latinos, y otras personas racializadas.

Mientras veíamos a Derek Chauvin ejecutar a George Floyd arrodillándose sobre el cuello de este hombre que estaba sometido, esposado y no era un peligro para nadie, no podíamos creer lo que veíamos.

El complot para matar a George Floyd comenzó hace muchos años con la esclavitud, el linchamiento, las leyes Jim Crow, la discriminación masiva, el encarcelamiento masivo y una maquinaria policial nacional que golpeaba, torturaba, encarcelaba y mataba a personas de color con impunidad.

El oficial Chauvin no era más que un terrible instrumento de racismo armado en Estados Unidos. Durante la administración Obama, tomaron medidas para monitorear a la policía y hacer cumplir los grados de consentimiento, en las ciudades donde su policía estaba produciendo actos infundados de violencia contra los ciudadanos. La administración Trump retiró rápidamente los decretos de consentimiento y envió una señal a toda la policía de que había una temporada abierta para las personas de color. El Departamento de Justicia de Trump se convirtió en otro instrumento de opresión.

Si Trump todavía estuviera en el cargo, probablemente ya habría indultado a Chauvin al igual que lo hizo con el racista alguacil de Arizona Joe Arpaio.

El primer informe de la muerte de George Floyd hecho por la policía hizo que pareciera que se trataba de una muerte por causas naturales y que la policía había pedido ayuda médica, y que Floyd murió en el hospital.

En ese momento, el jefe de policía de Minneapolis solo había visto imágenes de cámaras corporales de la policía. No fue hasta que vio las imágenes capturadas por Darnella Frazier, de 17 años, que vio que sus propios oficiales no le habían dicho la verdad.

Este video pronto estuvo en Internet y el mundo explotó, empujando a la gente a las calles en Minnesota y a nivel nacional e internacional. Mi familia y yo nos unimos a estas manifestaciones, pero vimos que continuaban los horribles asesinatos innecesarios por parte de la policía, y estos asesinatos continúan.

El fiscal general de Minnesota, Keith Ellison, asumió el liderazgo de este caso histórico y organizó un equipo increíble y poderoso de abogados, expertos, investigadores y mucho más personal para presentar este caso más importante ante un jurado de 12 ciudadanos estadounidenses.

Quién mató a George Floyd y cómo condenaron a un policía 1
Un grupo de personas reaccionó el martes tras conocerse el veredicto en el juicio contra el expolicía Derek Chauvin en Mineápolis. EFE/ Alex Segura Lozano

La historia de causas perdidas en los tribunales había preocupado a muchos de que este policía fuera declarado inocente o recibiera a lo sumo una ligera palmada en la mano.

Al escuchar el juicio, vimos la presentación más ingeniosa y estratégica de los hechos. Mientras tanto, el equipo de Defensa no tenía con qué defender las acciones inhumanas de su cliente. Entonces, comenzaron a aferrarse a briznas que se desmoronarían fácilmente cuando se iban enfrentando a la verdad.

Si no hubiera sido por el video y luego los testigos del asesinato, más las manifestaciones masivas, oraciones y activismo en las redes sociales; además de un equipo increíble que pudo condenar a este policía y al hacerlo, condenar el prejuicio racial de muchas organizaciones policiales. En este caso, por primera vez, vimos a buenos policías subir al estrado y condenar las acciones de este mal policía.

Solo recuerde que fue alguien con tan solo 17 años, quien nos dio la evidencia para despertarnos de un letargo y condenar a este policía.

A lo largo de los años, pude trabajar con una policía buena y honesta y me he manifestado contra la policía y otros funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que parecen odiar a los pobres y las personas de color.

Cuando escuchamos el anuncio de la condena por los tres cargos, estaba en mi camioneta en California con Alex Sánchez, director de Homies Unidos quien, como tantos otros, ha sido víctima de arrestos falsos, y de policías y fiscales mentirosos. Sonreímos y alzamos el puño para manifestar nuestro beneplácito con la decisión del jurado.

Sabemos que este fallo judicial es una decisión histórica y que tenemos mucho trabajo serio por hacer, corregir y reformar en nuestros mecanismos de aplicación de la ley. Como próximo paso, debemos votar en el Senado de los EE. UU. por la Ley George Floyd para la Justicia en la Policía.

Si bien apreciamos las buenas decisiones de los tribunales, sabemos que deben ser acompañadas con eso, necesitamos políticas buenas y sólidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here