(Foto: Cortesía/ Hommies Unidos/Archivo)

Durante años hemos ignorado a las comunidades y a los jóvenes a los que se les ha enseñado la violencia que está impregnada de revancha y venganza. Hemos permitido que las semillas de la violencia se planten y prosperen y ahora queremos levantar una varita mágica y hacer que todo desaparezca de inmediato.

Si bien muchos son sinceros en sus esfuerzos, no parecen comprender el problema tan bien como deberían. Y no presumo de tener todas las respuestas, pero sé que las respuestas están ahí fuera si estamos dispuestos a hablar con los jóvenes y otras personas y escuchar lo que tienen que decir.

En 1996, mientras estaba en El Salvador, pasé 90 días con pandilleros de la MS-13 y 18th Street, dos pandillas rivales. Fue solo después de este tiempo que propuse que hiciéramos un estudio demográfico de las pandillas. Con la ayuda de la Universidad Jesuita y Save the Children, encuestamos a 1.025 pandilleros. Los homies participaron en el desarrollo del instrumento de investigación y de hecho hicieron las entrevistas con mi supervisión. Luego se involucraron en el análisis y la presentación pública de los datos. Era un trabajo peligroso, pero lo teníamos que hacer; de hecho sigue siendo el “estándar de oro” de los estudios sobre pandillas.

El estudio mostró que los pandilleros querían salir de las calles. También querían educación y un empleo bien remunerado. Los pandilleros dijeron que no querían que sus hijos se convirtieran en parte de la violencia de las calles.

Este estudio nos ayudó a hacer nuestro trabajo en El Salvador y eventualmente en Los Ángeles bajo el lema de HOMIES UNIDOS.

Aquí hay un vistazo rápido a algunas de las soluciones propuestas que se presentan: Pero antes que nada debemos abordar el control de armas y balas. Hoy es más fácil comprar un arma que votar. El mismo Jim Kenney, alcalde de Filadelfia, una de las ciudades afectadas por esta nueva ola homicida, dijo recientemente que cuando él era un menor de edad, no podría haber concebido adquirir un arma de fuego y hoy estas inundan las calles de su ciudad.

1. Más policía: esto no es útil a menos que sea policía comunitaria, donde la policía camina por los vecindarios y vive donde la policía. Además, debemos ser capaces de disminuir la violencia policial y procesar a los agentes culpables.

2. Trabajos: esto es útil si el salario es de $ 15 la hora. Los jóvenes deben recibir orientación y asesoramiento en educación sobre el desempeño laboral durante este proceso para que tengan éxito como empleados.

3. Programas después de la escuela: estos son útiles si tienen un robusto brazo de consejería.

4. Detener el acoso y el racismo en las escuelas: estos son algunos de los elementos que llevan a nuestros niños a las calles.

5. Empoderar a la juventud: trabajando con pandillas en El Salvador y Los Ángeles descubrí que los mismos jóvenes eran los mejores para acercarse a los demás, y hacer que comenzaran a buscar otras alternativas.

6. Los cuatro principios que utilicé:

A. Dar a los jóvenes actividades disciplinadas.

B. Desarrollar su autoestima.

C. Encontrar personas que puedan amarlos.

D. Encontrar su lado espiritual con ellos.

7. Buscar ayuda de personas de por vida: las personas que cumplen cadena perpetua en prisión podrían influir en los jóvenes que pasan por el encarcelamiento y también enviar un mensaje a sus familiares y amigos que intentan sobrevivir en las calles.

CONSTRUIR UNA COALICIÓN DE TRABAJO

Eso quizás incluye a la policía, trabajadores sociales, educadores, padres, empleadores, líderes religiosos y una fuerte representación de la juventud. Es necesario proporcionar financiación a las organizaciones dirigidas por jóvenes que puedan llegar a otros jóvenes y trabajarán en las calles.

Los jóvenes de la calle son inteligentes, duros y pueden enseñarnos un par de cosas. Alex Sánchez de Homies Unidos en Los Ángeles salió de la comunidad de pandillas y ha marcado una diferencia en la vida de muchos.

Es posible que deseemos elegir vecindarios específicos donde comenzar este trabajo y desarrollar modelos viables. No será tan rápido como queremos, pero debemos empezar por algún lado.

Este trabajo de puerta en puerta es peligroso; en El Salvador mataron a cinco de nuestros miembros. También durante un tiroteo en nuestra oficina, hirieron gravemente a un miembro, y yo tenía una amenaza de muerte por una de las pandillas. Estuve en muchas situaciones en El Salvador donde yo y los que estaban con nosotros fácilmente podríamos haber resultado gravemente heridos o muertos. Pero no es que fuimos súper valientes, solo estábamos respondiendo a una crisis y tuvimos suerte la mayor parte del tiempo.

En Los Ángeles, la policía hizo todo lo que estuvo a su alcance para tratar de cerrarnos, y en El Salvador, la Embajada de los Estados Unidos nos acusó de vender drogas y dijeron que yo estaba construyendo la organización Super Gang, y que me convertiría en el “Don Vito Corleone”, el nuevo dios padre de El Salvador.

Es importante recordar que, no solo porque conseguimos que alguien abrace la no violencia, en automático sus enemigos aceptaran o creerán en el cambio.

Debemos y podemos encontrar el liderazgo del vecindario local que pueda ayudarnos a encontrar soluciones de trabajo. No debemos asumir que solo “especialistas”, los políticos y la policía tienen todas las soluciones.

Es un trabajo duro el de disminuir la violencia, pero en el proceso podemos salvar vidas. Yo y otros que hemos hecho esta dura participación comunitaria sabemos que el cambio es posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here