Vista de la autopista de entrada a San Juan totalmente vacía debido a las restricciones de movimiento para evitar la propagación del Covid-19. EFE/Thais LLorca

San Juan – El coronavirus en Puerto Rico, en confinamiento desde mediados de marzo, supondrá un «mazazo» para la economía y el desempleo en la isla, que ha pasado del 9 a más del 20 % y podría llegar en mayo al 37 %, a lo que se une la crisis económica desde hace una década y una millonaria deuda.

El expresidente de la Asociación de Economistas de Puerto Rico José Caraballo señaló que hay desesperación entre la ciudadanía a causa del momento por el que atraviesa la isla, ya que gran parte de las ayudas que debían llegar a la población por prestaciones por desempleo están todavía en el camino.

EL DESEMPLEO PUEDE ALCANZAR EL 37 %

Caraballo indicó que según sus cálculos en mayo el desempleo podría alcanzar el 37 %, tal y como señala un informe de la consultora Estudios Técnicos, que estima que subiría gradualmente de del 8,8 % el pasado febrero al 37 % en mayo.

El economista subrayó que ese dramático crecimiento del desempleo en tan poco espacio de tiempo se debe en buena parte a la imposibilidad de trabajar de las personas que ejercen su labor por cuenta propia, que, en Puerto Rico, entre registrados e informales, podrían suponer hasta 250.000 personas.

Caraballo destacó que la crisis por el coronavirus ha provocado que hasta 300.000 personas en Puerto Rico presentarán solicitud de prestación por desempleo al Departamento de Trabajo y Recursos Humanos, lo que denominó una avalancha para la que el Gobierno no estaba preparado para dar respuesta.

El economista criticó que el Ejecutivo liderado por Wanda Vázquez decidiese instaurar un confinamiento y toque de queda sin tener un plan establecido para hacer frente a la situación.

CASI NADIE HA RECIBIDO LAS AYUDAS POR DESEMPLEO

«El resultado es que hasta el momento casi nadie ha recibido las ayudas por desempleo», dijo Caraballo sobre una situación que afecta a muchas personas que tras un mes confinadas están sin posibilidad de hacer frente a sus gastos básicos.

La consultora Estudios Técnicos estima que cerca de 369.000 empleos corren peligro por el parón económico provocado por el COVID-19.

Los últimos datos disponibles sitúan en más del 40 % los habitantes en Puerto Rico que viven en situación de pobreza, lo que supone más de 1,3 millones de personas, por lo que la situación actual supondría un nuevo golpe para un territorio que desde hace una década atraviesa una complicada situación.

CADA SEMANA DE PARALIZACIÓN SUPONE UN 5 % DEL PIP

La Asociación de Economistas de Puerto Rico Martha Quiñones subrayó que para entender bien la situación debe considerarse que, según algunos estudios, cada semana de confinamiento de la población, que lleva aparejado una paralización de la actividad económica, supone una pérdida del 5 % del Producto Interior Bruto, una pesada losa para una economía en caída desde hace más de una década.

Subrayó que la sombra de corrupción gubernamental en relación con la compra de pruebas de detección del COVID-19 es otro de los puntos negativos en la gestión del Gobierno de Vázquez frente a esta crisis.

Los bancos presentes en la isla presentaron más de 100.000 solicitudes de préstamo para el programa de protección de nómina (PPP, en inglés) de la SBA, según su administradora, Jovita Carranza, quien dijo que se trabaja para mantener el sistema activo a pesar del desbordamiento.

EL GOBIERNO PREPARA UN PLAN PARA VOLVER A LA NORMALIDAD

Para dar salida a la situación, el Gobierno prepara ya un plan para la vuelta a la actividad normal que incluirá una nueva norma de relación social y del trabajo que durará entre 18 y 24 meses, basada en el distanciamiento físico.

La reapertura que prevé el Gobierno deberá tener como eje las recomendaciones sanitarias sobre distancia social e higiene, además de quedar claro que un repunte en los contagios llevaría, de nuevo, a una fase de confinamiento.

El Gobierno mantiene que se favorezca el trabajo en remoto en la medida de lo posible y se incide en que todavía es pronto para que se abran teatros y cines, mientras que en el caso de restaurantes y hoteles se subraya la necesidad de distancia social.

Medios locales señalaron que el registro digital para lanzar el programa de Asistencia por Desempleo por Pandemia (PUA, en inglés) del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos tiene problemas para someter reclamaciones.

LA COMISIÓN DE SALUD CONTINÚA VISTAS POR IRREGULARIDADES

a Comisión de Salud de la Cámara de Representantes continúa las vistas públicas sobre las supuestas irregularidades en el Departamento de Salud por la fallida compra de un millón de pruebas de COVID-19 a la empresa “Apex General Contrator” por 38 millones de dólares.

Cuando el COVID-19 comenzó a golpear a la isla, sufría las consecuencias de una crisis económica que arrastra desde hace una década, los efectos del huracán María en septiembre de 2017, los terremotos de enero y una deuda millonaria de la cerca de 70.000 millones de dólares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here