El presidente de EE.UU., Donald Trump, y el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, están enfrascados en la elección por la Casa Blanca mientras varios estados clave aún no han contado todos los votos de la elección del 3 de noviembre de 2020.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su contendor demócrata Joe Biden están en una reñida contienda el miércoles por un mandato de cuatro años en la Casa Blanca, cuando el resultado nacional de las elecciones depende de contiendas indecisas en estados como Wisconsin, Michigan y Pensilvania. Los tres estados son cruciales para determinar quién ocupará la Casa Blanca.

Mientras continúa el conteo, datos recientes indican que Trump ganó uno de los cuatro votos electorales de Maine, como lo hizo en el 2016. Trump ganó el 2do distrito legislativo, el más rural y conservador del estado, siendo la primera vez en la historia que el estado divide sus votos electorales. Aunque Biden ganó por amplio margen el estado, pues se alzó con la victoria del 1er distrito y el conteo del estado, lo que le da tres votos electorales.

No está claro cuándo se conocerá el resultado final. El exvicepresidente llevaba una leve ventaja en Wisconsin, pero demasiado estrecha para declarar un ganador. Restaba contar cientos de miles de votos en Michigan y Pensilvania.

«Mantengan la fe muchachos, vamos a ganar esto», dijo Biden a sus seguidores cerca de su casa en Wilmington, Delaware, mientras tocaban las bocinas de los autos.

Pero a medida que continuaba el conteo de votos en varios estados clave donde estaba detrás de Trump, Biden advirtió: «Tendremos que ser pacientes».

Desde la Casa Blanca, Trump tuiteó: «Estamos a lo GRANDE, pero están tratando de ROBAR las elecciones». Twitter marcó la publicación por contener información que está «en disputa y podría ser engañosa».

No hubo informes de votaciones después de que las urnas se cerraron según lo programado, pero el conteo de votos se extendió hasta las primeras horas del miércoles.

El presidente Trump se hizo el martes con los 29 votos electorales del sureño estado de Florida, lo que le permitió dar un paso importante para acercarse a su contrincante demócrata, el exvicepresidente Joe Biden, en la carrera por la Casa Blanca. 

Ambos candidatos obtuvieron triunfos predecibles. Trump se quedó con estados como Kansas y Dakota del Norte, mientras que Biden ganó en Colorado y Virginia, que solían no tener una clara preferencia política, pero se ha convertido en bastiones demócratas.

Para ganar la presidencia de EE.UU. se necesitan 270 votos electorales. Hasta ahora el candidato demócrata Joe Biden tiene 238 votos electorales, mientras que el presidente Donald Trump tiene 213. 

Varios estados que parecen inclinarse hacia Trump aun no han finalizado el conteo de votos como Georgia, Carolina del Norte, Pensilvania y Michigan.

El presidente Trump declaró la victoria en varios estados clave en el campo de batalla la madrugada del miércoles, aunque no estaba claro quién tenía los votos para ganar, mientras que insinuó que la Casa Blanca presionaría a la Corte Suprema para que dictamine sobre las papeletas en disputa, advirtiendo que «un grupo desencantado de gente estaba tratando de privar del derecho al voto a los votantes”.

La campaña del candidato presidencial demócrata Joe Biden dijo el miércoles que tiene equipos legales listos si el presidente Donald Trump, cumple con su amenaza de acudir a los tribunales para intentar detener el conteo de votos.

«Si el presidente cumple su amenaza de acudir a los tribunales para tratar de evitar la tabulación adecuada de los votos, tenemos equipos legales listos para desplegarse para resistir ese esfuerzo», dijo la gerente de campaña de Biden, Jen O’Malley Dillon, en un comunicado. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here