Un grupo de personas sospechosas de cruzar el río Grande para ingresar a los Estados Unidos en Texas (EE.UU.). EFE/Larry W. Smith/Archivo

Washington. – La orden de un juez federal en Texas que bloqueó cautelarmente una moratoria de 100 días decretada por el presidente Joe Biden en las deportaciones de indocumentados no obliga, sin embargo, al gobierno a deportar a los inmigrantes, indicaron hoy activistas.

La pausa, incluida en decretos firmados por Biden a poco de asumir la presidencia, «no tiene precedentes y es histórica», afirmó en una teleconferencia de prensa Lorella Praeli, presidente de Community Change Action. «Esto no hubiera ocurrido si no fuese por años y años de organización y militancia en todo el país».

La detención de miles de indocumentados y las deportaciones fueron rasgos prominentes en la política del presidente Donald Trump hacia los inmigrantes.

«El nuevo gobierno entiende la realidad», añadió Praeli. «Éste es un sistema que aprisiona a decenas de miles de personas día a día, separa las familias, deja a los menores desamparados, y hace imposible que millones de personas planifiquen sus vidas sin temor de la deportación».

El fiscal general de Texas, el republicano Ken Paxton, presentó una demanda contra la decisión de Biden de pausar las deportaciones la pasada semana argumentando que la nueva administración actuó de forma arbitraria al no consultarles previamente, y este martes el juez Drew B. Tipton, del Tribunal Federal de Distrito Sur de Texas, detuvo la aplicación del decreto presidencial a nivel nacional.

Tipton, un juez designado por el expresidente Donald Trump, programó una audiencia para el 28 de enero cuando ambas partes deberán presentar sus argumentos. Su orden puede permanecer en vigor hasta 14 días y puede extenderse otros 14 días.

«La decisión (del juez) es equivocada», afirmó Sirine Shebaya, directora ejecutiva del Proyecto Nacional de Inmigración en el Colegio Nacional de Abogados. «Y no tiene efecto sobre la discreción del gobierno en los casos individuales».

«El juez bloqueó la pausa automática de las deportaciones pero eso no afecta las atribuciones del gobierno para no proceder a la deportación de las personas, caso por caso», explicó. «En otras palabras, el gobierno no tiene la obligación de deportar a las personas, el poder ejecutivo tiene amplias atribuciones para no deportarlas».

Silky Sha, directora ejecutiva de Detention Watch Network, se dijo «alentada al ver que (el presidente) Biden tomó una acción desde el primer día».

«Hemos luchado duro por la moratoria de deportaciones por 100 días que es un paso esencial para la reforma integral del sistema de inmigración», añadió. «Esto da al gobierno tiempo para revisar el sistema».

Tras el dictamen del juez tipton, el gobernador Paxton, con un mensaje en su cuenta Twitter, celebró la victoria, resaltando que “Texas es el PRIMER estado de la nación en presentar una demanda contra la administración Biden. Y GANAMOS”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here