Cuando a la mexicana Sandra Monroy le diagnosticaron cáncer de mama a sus 36 años sintió que el mundo se desmoronaba. Sin embargo, enfrentó a la enfermedad y tras una mastectomía bilateral que le salvó la vida, optó por no reconstruir sus senos y hoy trabaja en una red de concientización y acompañamiento a través de su iniciativa "Jódete cáncer". (Foto: EFE/Sáshenka Gutiérrez)

El diagnóstico y tratamiento temprano aumentan un 90% la supervivencia al cáncer de seno

Las diferentes opciones para examinar los senos o también llamadas mamas son diversas para cada individuo, principalmente se realizan como exámenes de rutina para identificar anormalidades, como el cáncer de mama, el cual en el 2020 fue la primera causa de muerte en el sexo femenino, según la OMS, en mayor proporción en países de bajos y medianos ingresos, situación lamentable ya que en países con ingresos elevados la supervivencia al cáncer de mama a cinco años es superior o igual al 90%, exponiendo como el acceso temprano a los servicios médicos indicados ante cualquier sospecha, permiten diagnosticar el cáncer en estadios tempranos, proporcionando tratamientos a tiempo, que en conjunto incrementan exponencialmente la expectativa de vida del paciente.

Adicionalmente es importante resaltar que el cáncer de mama no solamente afecta a mujeres en cualquier edad después de la pubertad, sino que, también afecta a hombres, aunque representan menos del 1% de los casos totales de este tipo de cáncer.

Como mujeres es importante conocer la normalidad de nuestros senos, además de saber las condiciones personales que pueden elevar el riesgo de padecer cáncer de mama, por lo que el autoexamen de mama aunque no es un examen diagnóstico, es una forma fácil y disponible en cualquier momento para crear conciencia y empoderarse a distinguir cualquier anomalía como nódulos o engrosamientos en el pecho indoloros, hinchazón anormal en el seno, retracción del pezón o ulceraciones en la piel, por lo cual debe ser un complemento con la mamografía, la cual es la técnica de imágenes mejor estudiada y la única que ha demostrado disminuir la mortalidad por cáncer de mama, de modo que a partir de los 40 años se debe considerar la mamografía, y a partir de los 50 y hasta 74 años se debe realizar cada año o cada dos años. En caso de que haya familiaridad con historia de cáncer de mama, podrían ser necesarias las mamografías, antes de los 50.

Algunos hábitos que pueden ayudar a prevenirlo

  • Proporcionar lactancia materna prolongada
  • Realizar ejercicio físico regular
  • Tener una dieta sana
  • Evitar el sobrepeso
  • Evitar el consumo de alcohol
  • Evitar la exposición al humo de tabaco
  • Evitar el uso prolongado de hormonas
  • Evitar la exposición excesiva a radiación

Cuidar de nuestra salud es algo que debería ocupanos siempre, pero aprovecha este mes de octubre dedicado a la concientización sobre el cáncer de mama, ya que hay muchas promociones y clínicas gratuitas para la detección a tiempo de esta enfermedad que cobra aun demasiadas vidas.

Información adicional:

Fuentes: Joann G Elmore, MD, MPH, Christoph I Lee, MD, MS,September 2021, Screening for breast cancer: Evidence for effectiveness and harms. https://www.uptodate.com/contents/screening-for-breast-cancer-evidence-for-effectiveness-and-harms?sectionName=Breast%20self-examination&search=Clinical%20Breast%20Examination&topicRef=7564&anchor=H3757879&source=see_link#H3757879

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here