La OMS insiste en que no se debe subestimar el daño que causa ómicron. Director general adjunto de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan. (Foto: EFE/Salvatore Di Nolfi/Archivo)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó el 11 de enero que se necesita más investigación para averiguar si las vacunas actuales contra el COVID-19 proporcionan una protección adecuada contra la variante Ómicron, altamente contagiosa, incluso a pesar de que los fabricantes ya están desarrollando vacunas de próxima generación.

El último informe técnico del organismo sanitario mundial pretende responder a algunas de las grandes cuestiones pendientes sobre la variante fuertemente mutada que apareció por primera vez en noviembre, como su gravedad, su transmisibilidad y su capacidad de evadir las vacunas.

También fija las prioridades para sus Estados miembros. Pero sobre una de las cuestiones clave, la de si se necesita ahora una nueva vacuna específica para esta super contagiosa variante, la agencia de la ONU no ofreció una respuesta inmediata.

«Es necesario seguir investigando para comprender mejor el potencial de escape inmunológico de Ómicron frente a la inmunidad inducida por vacunas e infecciones, y las respuestas específicas de Ómicron a las vacunas», dijo.

Un responsable de la OMS había dicho anteriormente que esta cuestión requiere una «coordinación global» y que no debe dejarse que los fabricantes decidan en solitario. Algunos fabricantes de vacunas ya están desarrollando inyecciones de nueva generación contra la variante Oómicron detectada por primera vez en África y Hong Kong.

El consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, dijo hace poco que probablemente se necesitará una vacuna de COVID-19 rediseñada que se dirija específicamente a la variante Ómicron del coronavirus, así como que su empresa podría tener una inyección lista para su despliegue en marzo.

La farmacéutica Moderna también está trabajando en una vacuna adaptada esta variante, pero es poco probable que esté disponible en los próximos dos meses.

En las próximas semanas se dispondrá de datos adicionales sobre la eficacia de la vacuna contra Ómicron y la necesidad de vacunas adaptadas a la variante, dijo la OMS en el comunicado. El organismo instó a los países y socios a estudiar la eficacia y el impacto de la vacuna.

La OMS dijo que los primeros datos sugieren que las dosis de refuerzo homólogas y heterólogas aumentan la eficacia de la vacuna contra su infección y la enfermedad sintomática en comparación con la variante Delta, pero un estudio ha mostrado la disminución de la eficacia de las dosis de refuerzo contra la enfermedad sintomática también la causada por Ómicron.

Un análisis de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido ha demostrado que las dosis de refuerzo proporcionan altos niveles de protección a las personas mayores contra la enfermedad grave causada por la variante, pero la duración de la protección contra la infección sintomática leve es más breve y desciende a alrededor del 30% a los tres meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here