Mi casa es ahora mi escuela
Imagen por Nadine Doerlé en Pixabay Internet y la tecnología nos ha permite aprender en casa en esta crisis educativa

Filadelfia, PA.-La crisis de salud qué enfrenta el planeta, me ha puesto a pensar en cómo hemos  reaccionado los maestros, padres de familia y los estudiantes para continuar con el año escolar en curso. Aquí y en México por ejemplo, ya estaban por terminar las clases, sin embargo en Perú y otros países de Sudamérica el año escolar recién iniciaba y la pandemia los tomó por sorpresa. 

Esta situación ha sacado a la luz las realidades en las que viven y se educaban los niños alrededor del  mundo. He visto con gran  emoción  a través de información compartida en conversaciones, chats, y video conferencias con colegas, en las más diversas realidades, que a pesar de los desafíos han hecho lo posible para no interrumpir año escolar.

En Filadelfia el distrito escolar en su portal ha colocado información en distintos idiomas para que los padres estén informados, de cómo comunicarse con los profesores,  cómo recibir  una computadora en caso la necesiten (Crome Book) las que empezaron a repartirse la semana pasada,  y cómo acceder a las plataformas para que los alumnos estudien en casa.

Luego que se diera la orden de cerrar indefinidamente las escuelas en Pensilvania los maestros tuvieron que echar manos de su creatividad y experiencia para iniciar las clases en forma remota, es decir por internet.  

 Los padres de familia con los que he conversado me comentaron que la tarea ha sido titánica, porque han tenido que enfrentar las barreras del idioma, las limitaciones  con el conocimiento de las plataformas,  el limitado acceso al internet,  el no tener computadoras o quizás sólo tener  una para compartir, no sólo entre los niños de la casa sino también los adultos que necesitan trabajar a distancia o desde sus casas. Otros padres han optado por buscar tabletas, o usar los celulares, pero las memorias se llenan con facilidad,  las aplicaciones no funcionan igual en el celular que en la computadora, para comunicarse con los maestros de sus hijos y saber qué  es lo que había que hacer en cada caso,  ha sido un gran desafío, ya que dependiendo de la edad del niño y el grado de estudios las asignaciones y tareas son distintas.  Los padres además de sus propias responsabilidades y obligaciones, han tenido que convertirse en maestros de sus hijos. 

Los maestros por su parte en cuestión de días han creado grupos en WhatsApp o Facebook, para tratar de estar comunicados con sus alumnos y sus familias, han estudiado e investigado sobre  plataformas que permitan acceso fácil y sin costo como Zoom. Y sobre todo han tenido que buscar materiales apropiados para presentarlos frente a la pantalla, adaptar algún rincón en sus hogares como nuevo salón de clases, buscar videos de YouTube,  diseñar materiales o lista de tareas y actividades, en fin hacer brotar su creatividad en buscar recursos que se adapten a las necesidades de sus alumnos.

Esta situación se repite de diversas formas a nivel mundial, en mi país de origen el Perú, la pandemia los sorprendió a puertas de iniciar el año escolar, y en tiempo record, sólo en 12 días, se diseñó una estrategia para asegurar el servicio educativo, ésta no podía ser únicamente una educación virtual, teniendo muy en claro que la mayor parte de los estudiantes del país viven en hogares sin acceso al internet,  por eso se incluyó la radio y la televisión  en la propuesta de aprendizaje a distancia. 

Se tomó de base un programa tele educativo ya existente, el cual se actualizó  para ir en paralelo a los planes nacionales de cada nivel educativo, se escribieron guiones , se grabaron videos, y se tomaron otros de Plaza Sésamo de México y de un programa Argentino para crear ¨ Aprendo en casa¨. 

El programa se transmite  a diario por internet, televisión y radio; y en diferentes horarios  para todos los niveles educativos: pre escolar, primaria y secundaria  (bachillerato). Un esfuerzo sin precedentes, para llegar a todos los rincones del país,  no sólo se transmite en español sino,  también en otros 9 idiomas que se hablan en la serranía y la selva del  Perú. Una solución para enfrentar la educación a distancia, los niños están felices al frente de la televisión, o alrededor de la radio, donde se reúne toda la familia para ¨ Aprender en casa¨, al final de cada episodio hay tareas y actividades a realizar para reforzar lo aprendido.

 Por otro lado Gonzalo Aguilar y Benjamín Garmendia, jóvenes emprendedores peruanos con estudios en el extranjero, creadores de ¨Check¨  plataforma diseñada para aprender matemáticas online, para los alumnos de secundaria (Bachillerato).  Este proyecto viene logrando éxitos en escuelas privadas en Perú y México,  y por las circunstancias actuales, han coordinado con el Ministerio de Educación  del Perú para dar acceso gratuito a su creación. La que continuará ampliándose al a nivel primario,  incluyendo contenidos como ciencias, comunicación y lenguaje. Su plataforma ya está siendo solicitada en otros países, para afrontar esta crisis educativa mundial.

Estoy segura que cuando esta pandemia termine, saldrán a relucir las carencias, necesidades y las grandes brechas por resolver, como la dificultad para llegar  a todos los estudiantes, especialmente en las zonas rurales.  En todo país hay familias que además del aislamiento social, se encuentran en un aislamiento digital, esto no es solamente en el campo, pero también en las ciudades, no se pueden negar tampoco los serios problemas o la imposibilidad de ofrecer plataformas para la educación mínimamente aceptables. Como resultado, miles de estudiantes pueden quedar fuera del sistema educativo, estudiantes a quienes su  país de origen, tiene la obligación de garantizarles su derecho inalienable a la educación.

La educación a nivel mundial, nunca será la misma, será muy distinta y sin duda será mejor, por todo lo aprendido, combinaremos clases presenciales con educación en línea  en todos los niveles educativos;  la teleeducación será más valorada,  por las alternativas que nos brinda. Los padres y maestros estarán mejor comunicados haciendo un trabajo compartido, donde el maestro hará de  ¨coach ¨ de los padres, buscando lo mejor para el desarrollo de los niños.  Tengo la esperanza que el trabajo del docente será más apreciado, se entenderá  lo crucial de su labor para nada sencilla, y que de ello dependerá la preparación de las próximas generaciones. 

Por Carmen Marcet
Bilingual Educacional Services
petymarcet@gmail.com
267 970 4848

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here