Jardinería en cuarentena

0

LOS “JARDINES DE LA VICTORIA” DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL ESTÁN DE MODA

Filadelfia, PA –A medida que entramos en otra emana con la pandemia coronavirus, las fábricas de alimentos están cerrando, los mercados tienen poco personal y la gente está almacenando alimentos. Mientras caminaba por los pasillos de una tienda de comestibles pensé preguntándome, ¿Nos quedaremos sin comida? Estoy segura de que no soy la única que he pensado así.

En este momento de incertidumbre y con el aumento de des- empleo, la incertidumbre de no tener suficiente comida parece estar afligiéndonos a todos por igual. Pero a pesar de todo ha llegado la primavera, las flores están floreciendo y los “jardines de la victoria” están de moda.

Los “jardines de la victoria” jugaron un papel muy importan-te en la década de 1940 durante los difíciles y tristes momentos de la Segunda Guerra Mundial.

El gobierno pidió a la gente que cultivara sus propios alimentos para tener disponible más alimentos para el suministro de los soldados en el extranjero. Como resultado, 22 millones de jardines de la victoria produjeron casi el 40% de los cultivos nacionales. En una sociedad donde las personas pue- den ordenar rápidamente comida a través del internet, puede ser un desafío cultivar un huerto. Pero, en estos tiempos difíciles nos sobra el tiempo.

Si tienes suerte de tener un jardín, ¡comienza a arar la tierra! Pero si no tienes un jardín, guarda los envases de café.

Este año no participé en el jardín comunitario, pero eso no me impedirá cultivar. Agarra cualquier vegetal que tenga semilla; tomates, pepinos, pimientos, ya entiendes la idea. Separa las semillas. Guarda la borra del café que preparaste esta mañana. No botes las cáscaras de huevo de la tortilla que desayunaste, son un excelente abono orgánico para el huerto de vegetales. Mézclalas en la tierra y siembra las semillas. Probablemente tomará alrededor de dos o tres semanas antes de que veas algo brotar.

Prepara tu propio Miracle Grow, con esta simple receta: 1 galón de agua, 1 cucharada de Epson sal, ½ cucharadita de amoníaco y 1 cucharadita de bicarbonato de sodio.

Aquí hay otra opción: si no eres adicto al café como yo, entonces puedes usar esas botellas de agua vacías (las botellas de vino también funcionan) y convertirlo en un recipiente de riego automático. Corta la botella por la mitad, toma la mitad superior, la volteas, llénala de tierra y siembra las semillas. La mitad inferior se llena de agua.

Una vez hagas esto necesitas un palito de madera o un trozo de hilo para pasarlo por la mitad superior hasta la mitad inferior asegurándote de que toque el agua.

Tal vez sería más fácil pasar el palito de madera o el hilo antes de llenar con tierra la mitad superior. Ahora solamente queda esperar ver las semillas germinar. Asegúrate de que el recipiente de riego automático esté cerca de la luz solar. Esto es ideal para los que, como yo, estamos constantemente en marcha sin parar y se nos olvida regar las plantas.

El agua durará aproximada- mente dos semanas antes de tener que llenarla otra vez. ¡Vamos a disfrutar el jardín!

 Twitter: @SabaterDiana

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here