Reading, PA-Un país digno de mejor suerte. República Dominicana lamentablemente convertido en un hato de los políticos, nunca como ahora se había visto al borde de una inestabilidad en todos los órdenes. En este año que transcurre, el pueblo soporta como todo el mundo una terrible pandemia y aún no está consciente de la magnitud de esta. No obstante, el pueblo viene soportando una pandemia más peligrosa que la del COVID-19 y es la de los gobiernos. Leonel Fernández y Danilo Medina, hhan arrasado con el ppaís, endeudándolo para lucro personal, practican el nepotismo, la corrupción, la prepotencia, y la represión. El pueblo acudió a las urnas electorales para votar por los alcaldes municipales y el gobierno creyendo que no iban a descubrirse sus fraudes, ocultó la gravedad de la pandemia. Se descubrieron sus artimañas, por lo que se tuvieron que suspender las elecciones. El presidente de la junta central electoral, un cuadro político del gobierno de turno realizó un acto como el mejor, para comunicar la suspensión de las elecciones, sabiéndolo desde la noche anterior, pues habían sido descubiertos. Aun así, el pueblo voto y salió victorioso. Para las elecciones gubernamentales y congresuales, se realizaron todas las triquiñuelas para alzarse con el voto fraudulento. Se “auto robaron” millones que después aparecieron de forma insólita, pues el objetivo era acusar a la oposición. Se utilizaron sin control los recursos del Estado, y, aun así, el pueblo enfrentado la Pandemia, acudió a las urnas para castigar al gobernante más perversos que ha tenido el país. Los senadores fueron eliminados en el 98%, igualmente los diputados, pues gastaron dinero en abundancia para comprar conciencias, y lograr inmunidad por cuatro años más, pues bien saben todos los altos jerarcas del PLD, que no solo aquí serán juzgados, sino que muchos serán pedidos en extradición por Estados Unidos de Norteamérica, para responder por sus malas acciones en relación con el narcotráfico. El presidente Medina aun a pocos días de su definitivo destierro del poder, maquina como él y sus colegas en la corrupción puedan quedar impunes. No lo lograra, pues el pueblo realmente no votó por Luis Abinader por ser un dechado de virtudes, sino por sacar esas calañas de bandidos, así que estará muy pendiente del combate a la impunidad, y si no cumple, el pueblo se lo cobrara.

Que el impacto de Jesús en nuestras vidas nos mantenga el pulso equilibrado.

Con la colaboración del Coronel Ramón Martínez Heredia
¡Un abrazo!
emma_matinez10@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here