Aleida García, Wil Rojas, y Aleida Silva García. (Foto Perla Lara)

Ahora que el Mes de la Historia de la Mujer llega a su fin, quería utilizar este espacio para informarles sobre la lucha de un dúo de madre e hija que ha defendido valientemente a las familias de las víctimas de homicidio durante los últimos seis años. Encuentro muy importante brindar un homenaje apropiado en el Mes de la Historia de la Mujer a Aleida García y su hija Aleida Silva-García y resaltar públicamente el impacto que estas dos mujeres tienen en los familiares de las víctimas de homicidio, ya sean adultos o jóvenes.

La joven Aleida es una «niña de Filadelfia» de cosecha propia, nacida y criada en esta ciudad, que se graduó de la Universidad de Temple con un título en psicología. Le encanta ver a los niños aprender e interactuar con ellos. En poco tiempo, se inscribió en la Facultad de Medicina Osteopática de Filadelfia, donde obtuvo una Maestría en Ciencias en Psicología Escolar. Actualmente, se encuentra cursando un Doctorado en Psicología en esta misma universidad.

Aleida madre, vino de Cuba cuando era niña, se graduó de la Universidad de Temple con una licenciatura en ciencias políticas y una maestría en Desarrollo Organizacional. Había llamado a Filadelfia su hogar desde que sus padres se establecieron en el sur de Filadelfia cuando ella era una niña.

Big Aleida y Little Aleida han estado profundizando en el trabajo en equipo y la formación de equipos, desde que su amado hijo y hermano respectivamente, Alejandro Rojas-García, fue salvajemente asesinado el 24 de enero de 2015. En ese momento, Aleida García era supervisora ​​& directora del Programa de Defensoría del Pueblo a Largo Plazo de Filadelfia. La joven Aleida Silva trabajó para Agora Cyber ​​Charter School en King of Prussia como psicóloga escolar.

Los logros académicos de estas mujeres representan las luchas y esfuerzos que las mujeres de origen latino deben afrontar para lograr sus metas, mientras que las mujeres de la “cultura dominante” están posicionadas para hacerlo con los recursos necesarios a su disposición.

Librando una feroz lucha por que se hiciera justicia en el asesinato de Alex, la afligida madre y su hermana pequeña sintieron una conexión cercana con otros familiares de víctimas de homicidio, y su lucha fue más que académica; personal. Antes del juicio por el asesinato de Alex, que tuvo lugar tres años después, el dúo estaba en medio de la organización de familias de todos los orígenes y cofundó la National Homicide Justice Alliance, un grupo de defensa activo y consistente, que da voz a familias de víctimas de homicidio. Así que ahora, cuando uno piensa en homicidios y medidas para controlar las armas, con sentido común, uno piensa inmediatamente en este dinámico equipo de madre e hija. Quería rendir homenaje en este Mes de la Historia de la Mujer para honrar a Aleida García y Aleida Silva-García como verdaderas modelos a seguir, y dejar claro que el tema de los tiroteos con armas de fuego y los homicidios, debe combatirse con todo nuestro talento y energía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here