Italia no baja la guardia a pesar de su relativo control del coronavirus

0
El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, en una comparecencia en la Cámara de los Diputados. EFE/EPA/FABIO FRUSTACI/Archivo

Virginia Hebrero

Roma.- El Gobierno italiano impondrá el uso generalizado de la mascarilla también al aire libre y prolongará el estado de emergencia que le permite gestionar la pandemia de coronavirus con decretos hasta el 31 de enero de 2021, a pesar de que las cifras de contagios son mucho menores que en países vecinos.

«La batalla no está ganada, el umbral de atención debe permanecer al máximo incluso en las próximas semanas y meses», dijo hoy el primer ministro, Giuseppe Conte, el mismo día en que su ministro de Sanidad, Roberto Speranza, presentaba oficialmente ante el parlamento las nuevas medidas para combatir el virus.

Según los últimos datos del lunes, Italia detectó el último día 2.257 nuevos contagios, lo que sitúa el total en 327.586 desde que comenzó la emergencia en febrero, y en los últimos días la media de nuevos casos diarios está en unos 2.600, muy por debajo de otros países vecinos.

EL GOBIERNO PRESENTA AL PARLAMENTO SU NUEVAS MEDIDAS

En su comparecencia ante los diputados, Speranza adelantó las líneas maestras del decreto que se cerrará esta noche en el Consejo de Ministros después de ser consultado con los representantes de las regiones y que será firmado mañana por Conte.

En él se incluye también esa prórroga del estado de emergencia aprobado por primera vez -y por seis meses- el pasado 31 de enero, cuando Italia solo tenía dos casos importados de Covid y ninguno autóctono.

El Gobierno de coalición italiano considera que las buenas cifras en relación a otros países, como España o Francia, no deben hacer bajar la guardia.

«Hoy en Italia hay más de 58.000 personas positivas y en agosto eran 12.600, tenemos 3.487 hospitalizados con síntomas y 323 camas de cuidados intensivos ocupadas, frente a las 4.000 camas de cuidados intensivos ocupadas durante el período más duro», dijo Speranza en su comparecencia.

«Estas cifras son sostenibles por nuestra parte. Pero no debemos olvidarnos de que en el verano había solo 30 unidades de cuidados intensivos ocupadas. La situación de momento es sostenible pero hay una tendencia que hay que analizar con la máxima atención y que nos obliga a ser sumamente prudentes», añadió.

LAS MASCARIlLAS OBLIGATORIAS TAMBIÉN AL AIRE LIBRE

La obligación de las mascarilla a todas las horas y también en el exterior y un mayor control de las posibles aglomeraciones de personas son las únicas medidas que se añaden a las ya previstas en Italia después de que en las últimas semanas se hayan disparado los números de contagios en el país, hasta una media de 2.600 diarios.

El uso de las mascarillas en todo momento ya es obligado en regiones como Lacio, cuya capital es Roma, Campania, Basilicata y Calabria, debido a ordenanzas propias.

Pero, por el momento, el Gobierno central no prevé otras medidas más duras para la economía como los cierres anticipados de los locales y restaurantes, algo que habían adelantado muchos medios italianos y que ha sido tajantemente desmentido por fuentes oficiales.

Speranza explicó que «Italia, junto con Alemania, está mejor que el resto de países europeos y está respondiendo mejor a la segunda ola», pero «no hay que hacerse ilusiones».

«Sería profundamente equivocado sólo porque manejamos estos números y contagios pensar que nos hemos librado. Sería un error, un riesgo y una evaluación totalmente privada de fundamento. El virus está circulando y sigue poniendo a las personas en un estado de gran sufrimiento», insistió el titular de Sanidad.

EL VIRUS CRECE EN EL SUR A DIFERENCIA DE LA PRIMERA OLA

El ministro ha dejado claro que ninguna región del país «puede considerarse fuera de peligro» en Italia y explicó que en esta segunda oleada, a diferencia de marzo y abril, cuando el virus golpeó sobre todo a las regiones del norte (especialmente Lombardía), ahora «el crecimiento está difundido y generalizado y toca todos los territorios que se habían salvado en la fase precedente».

Precisamente la región sureña de Campania, cuya capital es Nápoles, que en la primera ola mantuvo el virus bajo control con cifras muy bajas, ha anunciado hoy, además de la obligatoriedad de usar siempre la mascarilla, el adelanto de cierre de restaurantes y locales nocturnos a las 23.00 horas, ante el vertiginoso aumento de los contagios.

Aunque el contenido exacto del nuevo decreto no se conoce en detalle, más allá de especulaciones y filtraciones en los medios italianos, se apunta a que se podría ampliar la lista de países de la UE considerados «de riesgo».

Hasta el momento las personas que lleguen a Italia desde España, Francia, Grecia, Malta y Croacia deben someterse a un test de detección de coronavirus en el aeropuerto o traerlo hecho de casa y ahora los medios señalan que podría extenderse la norma al Reino Unido, Países Bajos y Bélgica.

Se mantiene también una lista de trece países extracomunitarios con las fronteras de Italia cerradas, entre ellos Brasil y otros latinoamericanos.

EL ESTADO DE EMERGENCIA SE AMPLIARÁ HASTA EL 31 DE ENERO DE 2021

El ministro Speranza, acerca de la prórroga del estado de emergencia, que caduca el 15 de octubre, alegó a que se corresponde con el estado en el que se encuentra el país, «el de una emergencia que aún no ha terminado».

Y destacó la necesidad de mantener «las estructuras institucionales que se han creado en estos meses» como la función de la Protección Civil, el comisario extraordinario o el papel del Comité Científico Técnico que asesora el Gobierno.

Deberá ser aprobado en el Parlamento antes del 15 de octubre, sin dificultades ya que el gobierno de coalición tiene mayoría parlamentaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here