Cinthia Moore, coordinadora de la coalición Nevada Environmental Justice Coalition. (Foto: Cortesía)

El cambio climático causado por el ser humano está provocando una disrupción peligrosa y generalizada en la naturaleza y está afectando la vida de miles de millones de personas en todo el mundo, según afirmaron los científicos en el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), publicado el pasado 28 de febrero (un.org).

De acuerdo con este informe, la ONU mostró que, si el calentamiento no se contiene en el umbral de 1,5 °C, el mundo enfrentará un alto riesgo de «puntos de inflexión en cascada» que fijan irreversiblemente niveles catastróficos de calentamiento, incluido un aumento masivo de la temperatura, muerte regresiva en el Amazonas, descongelamiento de los bosques boreales que liberarán carbono y metano peligrosos, y enormes capas de hielo que se derrumbarán (climatepower.us).

NIÑOS LATINOS LOS MÁS AFECTADOS

En 2017, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. descubrió que los niños latinos tienen el doble de probabilidades de morir de asma que los niños blancos. Como resultado de las emisiones de combustibles fósiles, los niños latinos experimentan 153.000 ataques de asma infantiles, generando la pérdida de 112.000 días escolares cada año. Aproximadamente el 8,5 % de todos los niños hispanos y el 23,5 % de todos los niños puertorriqueños tienen asma, que es tres veces más alta que la tasa de los blancos no hispanos.

El clima extremo ya está pasando factura a los niños; entre 2010 y 2020, 215 personas en Florida murieron por causas relacionadas con el calor; 46 de estas muertes fueron niños y 33 menores de 5 años.

Ante esta situación mujeres, madres de familia, han tomado la decisión de tomar acción directa para defender a sus hijos de los efectos provocados por esta crisis climática que estamos enfrentando.

El asma es una enfermedad crónica caracterizada por ataques recurrentes de falta de aire y sibilancias, y afecta a personas de todas las edades. (Foto: Ilustrativa/Gustavo Fring/Pexels)

MADRE AMBIENTALISTA

Cinthia Moore es una inmigrante mexicana, que casi toda su vida ha vivido en EE. UU., es coordinadora de Nevada Environmental Justice Coalition, integrada en 2019 por 16 diferentes grupos que sirven para atender asuntos como migración, vivienda, salud, y medioambiente. “Hemos visto que el cambio climático no solo es cuestión de que la temperatura del ambiente baje o suba, sino que es un problema de salud”.

Mucho calor y poca agua. De acuerdo con Cinthia, en la zona este de Las Vegas (construida en pleno desierto de Mojave, donde las lluvias casi son inexistentes), donde ella vive, el calor puede subir hasta 7 u 8 °C más que en otras zonas, porque no hay árboles, sin embargo, en contraste con aquellas zonas de más recursos económicos, hay más árboles y más parques. Dice que el pavimento llega a estar tan caliente que ha llegado a provocar quemaduras de tercer grado en los niños.

“Y no tenemos agua”, dice Cinthia, quien cree que plantando árboles nativos que están más adaptados a la escasez de agua podría ayudar a no gastar más agua, y a bajar la temperatura de la zona. Desafortunadamente, los árboles que se plantaron en Las Vegas son especies no nativas del desierto, nos comentó. “Es increíble cómo en un lugar con tan poca agua se tienen palmeras”.

También nos recalcó que en años pasados no había tanta gente, que hoy hay más vehículos, con más tránsito a todas horas. Recordemos que Las Vegas es una zona turística, donde constantemente hay eventos que atraen a mucha gente, principalmente de California y Arizona quienes se transportan en su auto. “El condado de Clark es la ciudad número 11 con el aire más contaminado”.

“El calor extremo, es más peligroso que los huracanes”

DETERIORO DE LA CALIDAD DE AIRE

Los vientos en Las Vegas Nevada no han parado, y han tenido ráfagas de 60-65 mph. Esto ha provocado que en el condado de Clark se tengan casos severos de asma, tanto en niños como en personas de la tercera edad, que incluso en esta temporada las autoridades de salud recomiendan quedarse en casa para no agravar su condición médica.

De acuerdo con la coordinadora de esta coalición, los ataques de asma en niños latinos han aumentado hasta el 60 % debido a la mala calidad de aire. Y se ha registrado un incremento del 40% en niños latinos en comparación con los no latinos.

Cinthia nos comentó que su niño no tiene asma, pero cuando hay días con mala calidad del aire, él y ella presentan problemas de respiración, y dolores de cabeza.

“Por eso estoy aquí peleando por el medio ambiente, y la justicia ambiental”

“En Nevada Environmental Justice Coalition trabajamos para que los representantes federales, estatales y locales, tomen en cuenta a las comunidades más afectadas por el clima, durante la propuesta de un proyecto de ley”, finaliza Cinthia. Esta organización ha logrado que estas sesiones sean en español, para que las comunidades hispanas más afectadas que no hablan inglés puedan participar.

“Nosotros somos la voz de nuestros hijos, defendámoslos. Nosotros tenemos el poder de hablar no solo con el gobierno sino con nuestra familia, nuestros vecinos, y nuestra comunidad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here