Donald Tong/pexels.com

Filadelfia, PA – En Estados Unidos una persona arrestada es inocente hasta que sea hallada culpable más allá de duda razonable, ya sea por un juez o por un jurado. El hecho de que la persona haya sido arrestada no quiere decir que sea culpable y tiene el derecho al debido proceso judicial.

Así, hay muchos presos esperando su ir a los tribunales para resolver sus casos, pero debido al cierre determinado por el alcalde James Kenney por causa del COVID-19, todos los tribunales de la ciudad están cerrados desde el 17 de marzo hasta nuevo aviso. La fecha tentativa de apertura del Centro de Justicia Penal en la calle Filbert # 1301 es el 4 de junio, pero está sujeta a cambio de acuerdo con la información de la propagación de la pandemia y si va a ser seguro regresar a los tribunales.

Impacto recibió la denuncia de una señora cuyo esposo está detenido en la Instalación Correccional Curran-Fromhold conocida popularmente por su acrónimo CFCF en la calle State Road # 7901 en Filadelfia.

Está preocupada porque él tiene diabetes Tipo 2 y no está recibiendo la insulina que necesita tres veces al día. Además, es muy probable que pueda estar deprimido porque lleva siete meses preso y porque su cita de ir a la corte fue el 31 de marzo, por una acusación de felonía, y no pudo ir porque el tribunal está cerrado. Tiene 32 años de edad y también necesita una segunda operación en su oído.

Resulta ser una situación angustiante cuando uno espera tener justicia, tener un abogado diligente, ser inocente hasta que el juez o jurado determine lo contrario; necesitar insulina y estar alejado de su esposa e hijos con la incertidumbre de cuándo podrá comparecer en la corte.

Son daños colaterales de la propagación del coronavirus que está afectando a todos, pero más a las comunidades más vulnerables en la ciudad de Filadelfia y el estado de Pensilvania.

De acuerdo con la información más reciente, el total de casos del COVID-19 entre presos desde marzo 2020 es de 196. Hay 1,968 presos en CFCF.

Acciones del Departamento de Prisiones de Filadelfia

Para salvaguardar el bienestar de todos, el Departamento de Prisiones de Filadelfia estableció medidas de evaluación de síntomas rutinarios del COVID-19 en los puntos de entrada de cada reclusorio.

  • El personal usa mascarillas para prevenir la propagación del coronavirus (COVID-19).
  • Cada empleado/contratista/abogado/etc. es evaluado cada vez que entre a un centro penitenciario del Departamento de Prisiones de Filadelfia.
  • La evaluación es para conocer si la persona presenta síntomas significativos del COVID-19.
  • El personal que realiza la evaluación en cada centro penitenciario está disponible las 24 horas al día, 7 días a la semana.
  • Al entrar a un centro penitenciario del Departamento de Prisiones de Filadelfia, se les preguntará a los empleados si tienen – o han tenido- fiebre, tos seca o problemas al respirar.
  • El personal médico revisa la temperatura de cada empleado usando un termómetro infrarrojo temporal portátil—también conocido como un “termómetro frontal”.  No hay necesidad de tener contacto físico para revisar las temperaturas.
  • Se administra al personal el equipo de protección adecuado.

El Departamento de Prisiones de Filadelfia activó este protocolo y seguirá trabajando con el Departamento de Salud de Filadelfia en relación con todos asuntos relacionados al COVID-19. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here