Nueva York, 18 mar.- Alrededor de un centenar de inmigrantes en un centro de detención en Nueva Jersey se habrían declarado en huelga de hambre reclamando ser dejados en libertad ante el temor de contagio por el nuevo coronavirus, que sigue avanzando, informaron sus abogados.

De acuerdo con un comunicado de prensa de varias organizaciones de asistencia legal sin ánimo de lucro, la acción de los inmigrantes surgió debido a las condiciones «atroces» y la «falta de medidas básicas de saneamiento» para evitar la propagación del COVID-19.

«Desde el comienzo de esta pandemia, hemos estado pidiendo al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) y a los guardias de las cárceles locales que se aseguren de que estén implementando medidas preventivas y de seguridad adecuadas para proteger del virus a nuestros clientes y a todas las personas detenidas», indican en el comunicado conjunto.

Denuncian además que a los detenidos presuntamente no se les ha orientado sobre medidas de prevención del contagio ni se han escuchado sus reclamos para que sean puestos en libertad, en particular las personas vulnerables a la infección.

«En cambio, estamos recibiendo múltiples informes de los detenidos que representamos y de sus familiares de que están siendo sometidos a condiciones peligrosas en estas cárceles, lo que los pone en mayor riesgo de contraer y propagar el virus», advierte el comunicado.

De acuerdo con los abogados de Legal Aid Society, Brooklyn Defenders Services y Bronx Defenders, los inmigrantes tenían previsto declararse en huelga de hambre el martes según una comunicación que recibieron de éstos la víspera, pero debido a que no existe comunicación con sus clientes en este momento no han podido confirmarlo.

Indican además que la información que han recibido en el sentido de que las condiciones en el Centro Correccional de Essex se han deteriorado hasta el punto que las personas encarceladas allí han lanzado una huelga de hambre «solo subraya cuán problemática es la gestión por parte del ICE».

«Estamos en medio de una crisis sin precedentes y el ICE no ha hecho nada para estar a la altura de las circunstancias, sino que continúa poniendo en riesgo la vida de cientos de personas», afirman.

«La (unidad) 2B3 está en huelga de hambre. Estamos pidiendo a nuestros hermanos (bajo custodia) de ICE que se unan a nosotros», señala el comunicado enviado por los detenidos, según los abogados.

Afirman que el propósito de la huelga de hambre «es pedir la liberación» ya sea bajo fianza o vigilancia electrónica o los que tienen órdenes de deportación final que quieran ser deportados, que «los suben a un avión lo antes posible».

«El coronavirus se está saliendo de control y si estuviéramos infectados, estoy seguro de que todos preferirían morir en el exterior con sus familiares», señalan además los detenidos.

«No somos criminales y no deberíamos tener que permanecer encerrados durante una pandemia mortal», afirmaron.

Los abogados denunciaron además que otros inmigrantes en un centro de detención en el condado de Hudson son colocados en aislamiento prolongado, están sujetos a condiciones de vida deficientes, falta de atención médica, así como «maltrato y negligencia» como no recibir jabón, desinfectante y otros materiales de limpieza.

Indicaron además que han recibido informes de que una persona fue puesta en aislamiento durante tres días por bañarse tarde en la mañana, y la colocaron en un lugar donde no había cama, no le entregaron sábanas ni le suministraron el medicamento para la epilepsia.

También que esa persona se enfermó por lo sucia que estaba la celda y que incluso escupió sangre. Otra persona informó a su esposa que presuntamente no le permitían ducharse regularmente, señalan en el comunicado.

La situación en los condados de Orange y Bergen no son distintas a las que viven otros inmigrantes en el condado de Essex o el de Hudson.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here