Carta del Alcalde James F. Kenney a los residentes de Filadelfia

Alcalde James F. Kenney

Estimados amigos de Filadelfia:

Desde 2016, me ha encantado participar en el Día de las Calles Libres de Filadelfia, ya que miles de residentes de cada vecindario salen a caminar, andar en bicicleta, y jugar después de cerrar algunas calles al paso de automóviles. Cada vez, quedaba más sorprendido. La alegría desenfrenada de los residentes, su entusiasmo y su amor por Filadelfia abundaban en las calles. ¡Esto me hizo sentir muy orgulloso!

Hoy las calles están tranquilas. La mayoría de los residentes de Filadelfia están atendiendo nuestra orden de permanencia en casa. Las empresas están cerradas. Los parques infantiles, las escuelas y los lugares de culto están vacíos. Estamos esperando, rezando y llorando a los que se perdieron.

Pero les escribo para decirles que incluso en medio de nuestras calles silenciosas, el espíritu de esta gran ciudad no ha disminuido de ninguna manera por este virus.

Veo este espíritu en el número de personas en el hogar que cosen y donan mascaras faciales, y en los fabricantes que han cambiado su producción a equipos de protección personal. Se ve en las innumerables personas que optan por ordenar alimentos y suministros a nuestros restaurantes y pequeñas empresas locales. Ese espíritu está en nuestra comunidad filantrópica que se movilizó en un tiempo récord y recaudó decenas de millones de dólares para organizaciones sin fines de lucro. Está en el Distrito Escolar y el Community College of Philadelphia, haciendo todo lo posible para llevar el aprendizaje remoto a todos los estudiantes. Y también está en el número de voluntarios que empacan miles de comidas cada semana para garantizar que los habitantes de Filadelfia no pasen hambre.

Si está buscando formas de ayudar, aquí hay algunas ideas:

  • Llame a sus vecinos, especialmente a las personas mayores y a los que viven solos. Ayúdelos a obtener los suministros esenciales que necesitan.
  • Manténgase en contacto con otras personas por teléfono, videoconferencia o correo electrónico, y vuelva a conectarse con las personas con las que haya perdido el contacto.
  • Recuerde a otros la medida de distanciamiento social, especialmente a los adolescentes que todavía pueden sentirse inclinados a salir con amigos.
  • Ordene comida para llevar o delivery a uno de nuestros restaurantes locales.
  • Done al Fondo PHL COVID-19 para ayudar a nuestras organizaciones sin fines de lucro que están al frente de esta pandemia.
  • Agradezca a los empleados esenciales, especialmente a nuestros trabajadores de atención médica y socorristas que literalmente arriesgaron su propia salud por todos nosotros.

Pero la mayor contribución individual que puede hacer es simplemente hacer lo básico: quedarse en casa, cubrirse la cara con una máscara si debe salir y lavarse las manos con frecuencia. Para aquellos de ustedes haciendo estas cosas, sepan que ya son parte de la solución. Ya está ayudando a nuestros trabajadores de la salud a salvar vidas.

Tenemos semanas, si no meses, para que la crisis se alivie. Antes de volver a nuestra cotidianidad.

Tenga la certeza que cuando terminemos con esto, una vez más disfrutaremos de todo lo que Filadelfia tiene para ofrecer, ya sea un festival lleno de gente en South Street, un picnic soleado en Belmont Plateau, un paseo por el mercado italiano o una fiesta en la cuadra de North Fifth Street en Fairhill. Veremos corredores y ciclistas en grupos, vendedores de comida y comerciantes ocupados con clientes, músicos tocando y recibiendo aplausos y vecinos compartiendo historias.

Cuando recuperemos todo eso, nos detendremos y recordaremos el sacrificio, la pérdida, el dolor de este tiempo. Nos daremos cuenta de que el silencio que ahora impregna las calles de Filadelfia no fue, de ninguna manera, una señal de derrota. Más bien, fue la abundante evidencia de nuestra resistencia.

Cuando llegue ese día, veremos a nuestros hijos irse a la escuela, jugar en las aceras e incluso compartir meriendas y abrazos. Y sabremos que cuando más lo necesitábamos, dimos un paso adelante, nos cuidamos el uno al otro, hicimos lo correcto y aguantamos.

¡Porque somos Filadelfia!

Con gratitud,
Jim Kenney

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here