La diversidad escolar incluye el 52% de negros, 21% de latinos, 14% de blancos 7% de asiáticos y 5% multirraciales. Cortesía

Se esperaba que unos 2,000 maestros regresaran el lunes para prepararse para el aprendizaje híbrido, que comenzará el 22 de febrero en la ciudad. Pero el líder sindical de la Federación de Maestros de Filadelfia, Jerry Jordan, dijo que todavía hay muchas preocupaciones de seguridad sin respuesta, incluidas preguntas sobre el uso de ventiladores para airear y la falta de vacunas para profesores.

El superintendente William Hite calificó la directiva como una violación de un acuerdo de negociación colectiva, alcanzado con la Federación de Maestros de Filadelfia para reabrir las escuelas hace unos meses.

Sin embargo, la Federación organizó varias protestas el lunes en desafío a los planes del Distrito Escolar, de que los maestros regresen a los salones de clase por primera vez desde marzo del año pasado. Como parte del día de acción del sindicato, los maestros no entraron a los edificios escolares. De este modo han expresado su rechazo al plan de reapertura COVID-19 del Distrito Escolar. Afirman que es demasiado pronto para volver a un salón de clases lleno de estudiantes sin haber sido aún vacunados.

Por su parte, el superintendente Hite expresó: “estamos colaborando con la ciudad de Filadelfia y el Hospital Infantil, en su esfuerzo por hacer que los sitios de vacunación escolar estén disponibles en toda la ciudad, para que nuestro personal pueda acceder fácil y convenientemente a las vacunas una vez que estas estén disponibles”.

El comisionado de salud de Filadelfia, Dr. Thomas Farley, confirmó el anuncio del esfuerzo conjunto de la ciudad con el Hospital Infantil de Filadelfia (CHOP) para comenzar a vacunar a los maestros y al resto del personal escolar a fines de febrero.

Maestros sindicalizados no confían en regreso a clases en aulas 1
El Distrito Escolar de Filadelfia opera 214 de las 300 escuelas públicas de la ciudad. Cortesía

El superintendente enfatizó que “todos compartimos el objetivo común de proteger la salud y el bienestar de nuestros estudiantes y personal, al reanudar las clases presenciales durante esta pandemia de COVID-19. La ciencia de la CDC es clara: cuando se toman las precauciones de seguridad adecuadas, el riesgo de transmisión es bajo. Todos estos elementos de seguridad han sido implementados”.

De acuerdo con William Hite, el regreso del personal a los edificios escolares refleja 11 meses de preparación cuidadosa, basada en la ciencia, de miles de trabajadores del Distrito que se han esforzado incansablemente para garantizar que cada escuela tenga una amplia gama de elementos de seguridad, de acuerdo con las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y los Departamentos de Salud de Pensilvania y Filadelfia.

Edificios con asbesto y plomo

La vacuna contra el COVID-19 no es la única preocupación de los maestros sindicalizados para regresar a las clases presenciales en las escuelas públicas de Filadelfia. También se encuentra la preocupación de edificios con asbestos y con plomo. El Distrito Escolar de Filadelfia se convirtió en el epicentro del problema nacional de asbestos tóxicos en las escuelas del país. Desde octubre de 2019, once escuelas de la ciudad fueron cerradas parcial o completamente, para remodelación con materiales libres de asbesto.

De acuerdo con el superintendente Hite, hasta la fecha el Distrito ha gastado alrededor de $65 millones a causa del COVID-19. Eso incluye casi $4 millones para evaluaciones, reparaciones y mejoras de ventilación para garantizar un flujo de aire saludable y de acuerdo con las pautas de la EPA. Los ventiladores de ventana se están instalando temporalmente, solo en habitaciones que no tienen sistemas de ventilación operativos. Además, se han  invertido más de $ 250 millones desde marzo de 2020 para: certificar 28 escuelas más como seguras en cuanto al plomo; eliminar más de 229,000 pies cuadrados (cinco acres) de material que contiene asbesto como aislamiento de cañerías y baldosas en 183 escuelas; completar proyectos importantes como nuevos laboratorios de ciencias y computación, renovaciones de baños, instalación de casilleros, actualización de sistemas mecánicos en 11 escuelas, y modernizar 147 aulas de alfabetización temprana.

También aseveró, “creemos que todos somos parte de esto. Es por eso por lo que hemos estado en conversaciones regulares con expertos en salud, funcionarios de la ciudad y todos los sindicatos del Distrito Escolar durante este proceso”. El Distrito Escolar de Filadelfia está esperando los próximos pasos en el proceso de mediación de la Ciudad para que puedan resolver cualquier problema que se identifique y proceder juntos sin demora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here