Nueva Jersey – Los medios de comunicación halan de los hilos del corazón humano cada día, al mantenernos al tanto de lo que suceden aquí y ahora, pero ¿Quiénes son los guardianes de las notas de ayer? Nuestros niños latinos están en constante desesperación, pero seguimos adelante con la vida, sin tener en cuenta a estos niños perdidos. Por ejemplo, el 16 de septiembre de 2019, Dulce María Alavez 5 años, fue reportada como desaparecida en un patio de recreo en Bridgeton, Nueva Jersey.

Hasta ahora no se sabe su paradero a pesar de colocar carteles, mencionarla en las emisoras radiales locales y ofrecer una cuantiosa recompensa para cualquier persona que tenga información valiosa sobre su desaparición. 

Sin embargo, la atención mediática nacional ha desaparecido, igual que la cifra que paso casi desapercibida, de la exageradamente desproporcionada cantidad de niños latinos infectados del COVID-19.

Y qué decir de los niños migrantes. A finales de 2015, el presidente Barack Obama intensificó las redadas contra indocumentados incluidos madres y niños de Centroamérica (principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador) que cruzan las fronteras de México. Estas familias que buscan asilo huyendo de sus países llenos de violencia y en busca de una mejor calidad de vida para sus niños y familia, se enfrentan a la separación familiar y brutalidad de algunos estadounidenses. El 24 de julio de 2015, un tribunal federal de los Estados Unidos decidió en contra de la detención de familias por el gobierno de Obama y les ordenó que las reunieran inmediatamente. Este fue un paso significativo hacia la protección de los derechos de los niños: los derechos humanos. Sin embargo, el 5 de mayo de 2018, bajo la administración nueva del presidente Donald Trump, se revivió la póliza. Más de 2,342 niños han sido separados de sus padres tras ser detenidos en la frontera. Estos niños, desde la edad de 3 años, están siendo encarcelados en centros de detención en toda la nación sin ningún familiar a su lado; contemplando inviernos fríos y sin abrigos; abusados mental y físicamente por agentes de la patrulla fronteriza. 

¡Nosotros, el pueblo, tenemos derecho! ¡Un derecho humano! ¡Existir! ¡No debemos olvidarnos nunca de estos niños! En las próximas elecciones, asegúrese de votar por el candidato que realmente demuestre interés y pasión por los derechos de todos los seres humanos, independientemente de su raza, religión o antecedentes económicos. ¡Nosotros, la gente, tenemos el poder de hacer que el cambio suceda ahora! Hacer que estos niños terminen su historia.  Recuerde registrarse para votar y salir a votar el 3 de noviembre de 2020. 
BeatriceCaraballo@msn.com 
(856) 676-4046

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here