El Gobernador Tom Wolf

Harrisburg, PA – La secretaria del Departamento de Servicios Humanos (DHS) Teresa Miller publicó un estudio de la Universidad Penn State sobre el impacto de COVID-19 en la industria del cuidado infantil de Pensilvania. El estudio, realizado por investigadores del Instituto de Asuntos Estatales y Regionales de Penn State Harrisburg, incluye recomendaciones para la distribución de una tercera ronda de fondos de la Ley CARES para garantizar que este sector crítico siga siendo financieramente solvente y disponible para brindar cuidado infantil seguro y de alta calidad a Familias trabajadoras de Pensilvania.

“La pérdida de cualquier proveedor de cuidado infantil es una pérdida significativa para Pensilvania y una carga adicional para las familias trabajadoras que necesitan acceso a cuidado infantil asequible y de alta calidad”, dijo la secretaria Miller.

El estudio de impacto

En el estudio analizan los costos financieros de la crisis del COVID-19 para los proveedores de cuidado infantil, la posibilidad de cierres permanentes como resultado de la crisis, y el nivel de inversión necesaria para sostener la industria durante un período de transición de baja demanda y después de que la crisis haya disminuido.

Antes de la crisis de COVID-19, 7,017 proveedores de cuidado infantil con licencia operaban en Pennsylvania. A fines de julio, más de 200 de esos proveedores habían indicado su intención de cerrar permanentemente sus puertas.

El estudio de Penn State estima que alrededor de 1,000 proveedores adicionales están en riesgo de cierre sin asistencia financiera para compensar los costos continuos de implementar las pautas de COVID-19 y la reducción de inscripciones.

“La pandemia de COVID-19 ha demostrado cuán esencial es el cuidado infantil para las familias trabajadoras y los empleadores, además de resaltar la fragilidad del sistema de cuidado infantil”, dijo el Dr. Philip Sirinides, director del Instituto de Asuntos Estatales y Regionales de Penn State Harrisburg.

La Oficina de Desarrollo Infantil y Aprendizaje Temprano (OCDEL) del departamento, que otorga licencias a los proveedores de cuidado infantil de Pensilvania, está utilizando las recomendaciones del estudio para guiar la distribución de aproximadamente $ 116 millones en fondos federales de la Ley CARES asignados para el cuidado infantil. OCDEL está trabajando en un plan de distribución que maximizará el impacto positivo de los fondos y el DHS anunciará más información en las próximas semanas. La distribución de los fondos está programada tentativamente para fines de agosto.

La Administración Wolf ha distribuido dos veces rondas de fondos de la Ley CARES a proveedores de cuidado infantil para apoyar a la industria a través de la crisis de COVID-19. Aproximadamente $ 51 millones en Fondos de Desarrollo de Cuidado Infantil de la Ley CARES se distribuyeron a proveedores de cuidado infantil elegibles en junio, seguidos de aproximadamente $ 53 millones más en julio.

El estudio lo puede encontrar en este enlace https://www.dhs.pa.gov/coronavirus/Documents/PA_COVID_IMPACT_FINAL.pdf

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here