(Foto: Ilustrativa/Pexels)

En todo Estados Unidos hay adolescentes ansiosos por obtener su licencia de conducir. Sin embargo, un nuevo estudio encontró que algunos estados son más amigables con los conductores adolescentes que otros. Pensilvania cae en la última categoría.

El estudio de WalletHub analizó los 50 estados, en diversas dimensiones que se sopesaron con métricas como «Proporción de adolescentes que beben y conducen» y «Costo máximo de multa por exceso de velocidad».

Los investigadores de WalletHub detrás del estudio se dan cuenta de que lo que hace que un estado sea «bueno» o «malo» para que los adolescentes conduzcan no se trata solo de seguridad, aunque eso es sin duda una gran parte de ello.

“Las implicaciones financieras también son asombrosas”, se lee en el estudio. “Los accidentes automovilísticos que involucran a jóvenes de 15 a 19 años resultan en alrededor de $4.8 mil millones por año en costos por gastos médicos y pérdida de trabajo.

“Eso sin contar los costos de mantenimiento de automóviles, primas de seguros, posibles multas de tráfico y otros incidentes vehiculares, gastos que pueden acumularse con el tiempo”.

Dicho esto, el estudio de WalletHub analizó los 50 estados en tres dimensiones clave: » Seguridad«, » Entorno económico» y » Leyes de conducción«.

Luego, cada una de estas tres dimensiones se pesó en métricas como «Proporción de adolescentes que beben y conducen» y «Costo máximo de multa por exceso de velocidad». A partir de ahí, WalletHub pudo compilar una lista de los mejores y peores estados para los adolescentes al volante.

Los cinco estados principales son, Oregón en el número cinco; Maryland en el número cuatro; Illinois en el número tres; Washington en el número dos y Nueva York en el número uno.

Pensilvania ocupa el puesto número 35, ubicándolo en la categoría «no tan bueno» estando entre los 15 últimos. El llamado Keystone State también ocupó el puesto número 36 cuando se calificaron los estados solo en «Entorno económico» o «Leyes de conducción».

Dentro de las recomendaciones para poder tener mejor control del manejo y asi reducir los costos, es instalar un dispositivo en su automóvil que registre la actividad de conducción, [como] su velocidad, coordenadas de GPS, etc. Algunos dispositivos están disponibles en las mismas compañías de seguros o pueden instalarse directamente en el teléfono de su adolescente, sugiere el estudio.

El peor estado absoluto para los conductores adolescentes es Montana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here