Filadelfia es la primera gran ciudad de EE. UU. en restablecer el mandato del uso del cubrebocas para palear los efectos de la más reciente variante de COVID, denominada BA.2.

Recientemente, los números en aumento alcanzaron el umbral de la ciudad para pasar de su nivel de respuesta COVID más bajo a su segundo, que incluye un requisito de máscara en el interior, por lo que la comisionada de salud, Cheryl Bettigole, pidió la semana pasada el uso obligatorio como medida de precaución. Aunque no está claro si el último aumento de casos tendrá el mismo impacto en los hospitales que el aumento del invierno pasado, después de las reuniones pascuales, es mejor prevenir que lamentar.

El promedio de siete días de casos nuevos por cada 100,000 residentes, aunque aún está muy por debajo del pico del invierno, se duplicó el pasado mes en Nueva Jersey y aumentó en aproximadamente un tercio en Pensilvania.

“Sospecho que esta ola será más pequeña que la que vimos en enero. Pero si esperamos para averiguarlo y volver a ponernos las máscaras, habremos perdido nuestra oportunidad de detenerla”, dijo Bettigole durante una conferencia de prensa.

Filadelfia abandonó su mandato de máscara hace menos de dos meses, y aunque la opinión pública en general apoya la medida, algunos miembros del Concejo Municipal han expresado su preocupación; y el sábado, un grupo de empresas y residentes presentó una demanda en el Tribunal de la Commonwealth, alegando que el mandato de la Ciudad es “un estándar renegado que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo” y contrario a las recomendaciones de los CDC.

Se requieren máscaras en todos los lugares públicos interiores, incluidas escuelas, negocios y restaurantes, pero cualquier negocio puede exigir una prueba de vacunación en lugar de exigir a los invitados y empleados que usen máscaras.

El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, dijo que estaba sorprendido por la decisión de Filadelfia y que estaría «sorprendido» si Nueva Jersey pusiera de nuevo en vigor tal mandato en función de los datos actuales, según NJ.com.

Los funcionarios de salud movieron la ciudad al nivel de respuesta 2 la semana pasada, un nivel llamado «precauciones de máscarilla», después de que Filadelfia superó dos de los tres puntos de referencia autoimpuestos. El número promedio de casos había aumentado por encima de 100 por día y los casos habían aumentado en más del 50% en los 10 días anteriores.

Si alguna de esas métricas cae por debajo de los puntos de referencia, y las hospitalizaciones se mantienen por debajo de 50, los funcionarios de salud podrían volver al nivel de respuesta 1 y eliminar el mandato de máscara nuevamente.

Sin embargo, si los números aumentan, la ciudad también podría terminar en el nivel de respuesta 3, llamado «precaución». Además del uso obligatorio del cubrebocas, la Ciudad para comer fuera, requerirá que presente un comprobante de vacunación, una exención de vacuna o una prueba de COVID negativa realizada dentro de las 24 horas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here