La mariposa monarca, símbolo de migración. (Foto: Cortesía/Delaware Nature Society)

Wilmington, DE – Las mariposas monarcas migran cada año más de 4.000 kilómetros desde Canadá, y atraviesan los Estados Unidos hasta llegar a los bosques del centro de México para finalmente hibernar.

El 25 de septiembre el Centro Educativo sobre el Medio Ambiente DuPont (DEEC por sus siglas en inglés) de Delaware Nature Society, realizó el evento gratuito “Celebración de la Migración de la Mariposa Monarca” con un programa de actividades para todas las edades.

El público pudo observar a estos insectos bajo la guía y explicación de Mary Anne Rishebarger, directora del programa de escuelas hermanas para conservación de las mariposas migrantes.

La fortaleza de la mariposa monarca 1
Mary Anne Rishebarger, directora del programa de escuelas hermanas de la mariposa monarca. (Foto: Cortesía/Leticia Roa Nixon)

Este programa innovador incluyó a niños de las escuelas para instruirlos acerca de la protección y restauración del hábitat, vital para el ciclo de vida y patrón migratorio de la mariposa monarca. “Hay seis escuelas hermanas en México”, nos dice Rishebarger sonriente. Dicho programa recibe el apoyo de Natural Partners, una organización sin fines de lucro. El coordinador en México es Jesús Arriaga Vázquez.

El uso de herbicidas en las granjas de Canadá y los Estados Unidos está destruyendo el hábitat, mientras que la tala ilegal de árboles en México está arrasando con el entorno invernal de estos insectos; ambas actividades han provocado la reducción drástica de la población de la mariposa monarca en América del Norte.

Por su parte, John Harrod, director del DEEC, nos explicó que, en los pantanos aledaños al Centro han encontrado que se anidan estos insectos.

La fortaleza de la mariposa monarca 2
John Harrod, director del Centro Educativo sobre el Medio Ambiente DuPont. (Foto: Cortesía/Leticia Roa Nixon)

Con una comunidad mexicana creciente en Wilmington y a los rededores, la celebración de la migración de la mariposa monarca se vuelve buen vínculo con dichos residentes.

El programa se llevó a cabo el sábado pasado en colaboración con el Centro Comunitario Latinoamericano, la Alianza Educativa sobre las líneas divisorias de agua, la División de Artes de Delaware, Lenapehoking Watershed, la fundación William Penn y Delaware Nature Society.

En este evento participó Danza Azteca del Anáhuac y Los Bomberos de la Calle.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here