Pantalla de smartphone con las principales redes sociales (Foto: Thomas Ulrich / Pixabay)

Los medios y la tecnología son herramientas muy útiles, pero también pueden ser usadas para aprovecharse de los incautos. Recientemente, me uní a la editora en jefe de Impacto, Perla Lara, para conversar a través de zoom con el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro. Aproveché la oportunidad para preguntarle sobre su papel en la protección de la gente en nuestro estado, ante los peligros potenciales de las redes y la tecnología. Shapiro recientemente se unió a otros fiscales generales estatales para presentar una demanda contra Facebook y frenar prácticas monopólicas ilegales, que perjudican a los usuarios. La demanda expone que la compra de competidores como Instagram y WhatsApp por parte de Facebook minimizan la competencia y perjudican a los consumidores.

WhatsApp es una aplicación de comunicación muy popular entre los hispanos, debido en gran parte a sus características de seguridad. Cuando Facebook lo compró en 2014 por $ 19 mil millones, declaró que las dos plataformas se ejecutarían por separado, similar a como se estaba haciendo con Instagram. Sin embargo, esto ha cambiado en los últimos años. El mes pasado, WhatsApp anunció que está actualizando sus términos de uso, y esto dio como resultado que millones de personas abandonaran la aplicación, preocupadas por el intercambio de información con otras plataformas de Facebook. Cuando adquirió WhatsApp por primera vez, Facebook les dio a sus usuarios la oportunidad de optar por no compartir esta información, pero los expertos dicen que eso cambió con los años y que los nuevos usuarios de la aplicación, simplemente no se dieron cuenta.

Facebook retrasó la implementación de los cambios de los términos de uso de WhatsApp como resultado de la protesta, y se dice que está ejecutando una campaña de relaciones públicas que comunica que el contenido de sus mensajes de WhatsApp permanecerá completamente encriptado, afirmando que lo que se comparte en sus plataformas es el modo como se usa la aplicación, para brindar una mejor experiencia de usuario. Shapiro aclaró que no le interesa cerrar WhatsApp, y que lo que quiere es proteger la privacidad de los datos del usuario, y darle voz sobre lo que se hace con ellos. Shapiro tiene un historial de tomar, efectivamente, una posición de defensa en la protección de los datos de los consumidores, ya que en el pasado investigó a Lenovo y Equifax.

También le pregunté cómo está usando los medios y la tecnología para conectarse con la comunidad hispana. Shapiro enfatizó que está comprometido con el aprendizaje, la comprensión y la defensa de la comunidad hispana. Señala que ha integrado a su despacho personal bilingüe y multiétnico, que está utilizando de manera actica las redes sociales, y que tiene materiales disponibles en español.

La estructura para la comunicación parece haberse renovado y estar en un mejor lugar, ahora el diálogo debe continuar. ¡Haz que se escuche tu voz!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here