Hileras de casas en el barrio Hunting Park de Filadelfia. (Foto de Erin Blewett)

Dos organizaciones de vivienda y prevención de la falta de vivienda, en el norte de Filadelfia, están utilizando una subvención recientemente otorgada para apoyar a las comunidades hispanas y latinas de bajos ingresos en Filadelfia.

Las organizaciones, la Asociación Hispana de Contratistas y Empresas (HACE) y Nueva Esperanza Inc. (Esperanza), están entre los múltiples receptores de fondos de la subvención de Soluciones de Emergencia CARES (ESG), que fue otorgada a la Oficina de Servicios para Personas sin Hogar de Filadelfia (Office of Homeless Services, OHS por su sigla en inglés).

El monto OHS asciende a aproximadamente $4.2 millones de dólares y se distribuye en cantidades variables a varias organizaciones en toda la ciudad para ser utilizadas exclusivamente para la prevención de la falta de vivienda, realojamiento rápido, servicios humanos y asistencia legal.

HACE utilizará el dinero para su programa de servicios de vivienda para proporcionar asistencia para el alquiler y asesoramiento financiero a hogares predominantemente hispanos que se han visto afectados negativamente por COVID-19. De manera similar, Esperanza usará el dinero para financiar el Programa de Prevención de Personas sin Hogar Hope, una nueva iniciativa que se enfoca en financiar la asistencia de alquiler y pagos de alquiler atrasados para latinos de Filadelfia, y en agregar un estratega de estabilización de vivienda a su equipo.

“Estamos muy emocionados de haber podido obtener esta subvención para poder ofrecer este apoyo tan necesario en la ciudad y en nuestros vecindarios porque no sabemos cómo será el futuro para nuestras comunidades a medida que continúa la pandemia”, dijo María González, presidenta de HACE, qué ha servido a la comunidad hispana de Filadelfia desde 1982.

Lucha contra la crisis financiera de la pandemia

En Kensington y sus alrededores, las personas hispanas y latinas se encuentran entre las que más necesitan ayuda y apoyo. Según los datos de la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense de 2018 de la Oficina del Censo, aproximadamente el 60% de la población en Kensington, Fairhill y Harrowgate es hispana.

En todo el país los informes muestran tasas más altas de hispanos que sufren pérdida de trabajo o salarios debido al COVID-19.

“Servimos a una población predominantemente hispana y hemos visto que mucha de nuestra gente se ha quedado desempleada”, dijo González. “Por lo general, habían estado subempleados y ahora muchos de ellos se han quedado desempleados”.

Los hispanoamericanos son más propensos que los estadounidenses negros o blancos a experimentar pérdidas laborales o salariales debido al COVID-19, según una encuesta realizada en abril por el Pew Research Center. La encuesta consistió en casi 5,000 adultos estadounidenses, de los cuales más del 60 % de los hispanos dijeron que ellos o un miembro del hogar experimentaron pérdidas laborales o salariales debido al COVID-19, en comparación con el 44 % de los negros y el 38 % de los blancos. Además, según Pew, los adultos negros e hispanos eran más propensos que los adultos blancos a decir que no podían pagar o no podían pagar parcialmente las facturas mensuales debido a la pandemia.

Algunos negocios locales dirigidos por hispanos han sufrido financieramente los golpes de la pandemia, lo que ha provocado que cierren sus puertas o despidan empleos basados en el vecindario, dijo González. Esto, combinado con la destrucción física y el vandalismo que surgieron durante las protestas contra el racismo hacia los negros y la brutalidad policial a principios de junio, afectó aún más a los que ya estaban luchando, agregó.

“Mi temor es que vayamos a tener negocios que tal vez no puedan abrir de nuevo”, dijo González. “Estamos realmente preocupados y estamos tratando de apoyarlos en la movilización de recursos para que puedan sobrellevar la situación y aún puedan abrir sus puertas una vez que tengamos la pandemia, a nivel de la ciudad, bajo mejor control”.

El dinero de la subvención ESG de HACE se destinará a individuos y hogares, lo que significa que no beneficiará directamente a los negocios. González está esperando un contrato de la oficina de vivienda de apoyo de la ciudad antes de publicar las pautas de elegibilidad, dijo.

A partir de ahora, sabe que las personas deben tener bajos ingresos, lo que generalmente se refiere a las personas que ganan alrededor o menos del 60 % del ingreso medio, para calificar, agregó. Las solicitudes para los programas de Esperanza y HACE aún no se han abierto.

Combatiendo la falta de vivienda en la comunidad hispana

Para Esperanza, que tiene su sede en Hunting Park, un gran beneficio de recibir el dinero de la subvención es su capacidad para ayudar directamente a la comunidad hispana de Filadelfia, como resultado de los 33 años de servicio de la organización, dijo Christine Nieves, vicepresidenta de desarrollo de Esperanza, entidad que atiende a unas 25,000 personas al año a través de una gama de servicios, de las cuales unas 1.000 reciben servicios de vivienda, agregó.

Pero antes de ahora, sus servicios de vivienda no eran específicos para personas sin hogar. Esta es también la primera vez que Esperanza se ha asociado con OHS en una iniciativa de prevención de la falta de vivienda.

Iniciativas hispanas para contrarrestar las disparidades 1
Foto ilustrativa EFE

“Nos dimos cuenta de que realmente había una brecha y un vacío en curso cuando se trataba de garantizar que las personas que estaban en riesgo de perder su unidad de alquiler tuvieran acceso a los recursos”, dijo Nieves. “… Ante una crisis, el aumento del desempleo [y] el impacto desproporcionado de eso en las comunidades latinas, queríamos poder responder”.

Un informe de 2019 de Dennis P. Culhane, titulado “Latinx Homelessness in Philadelphia”, revela que los latinos de Filadelfia son el grupo minoritario más pobre de la ciudad, pero representan solo un pequeño porcentaje de personas en viviendas de emergencia, viviendas de transición y servicios de extensión para personas sin hogar. Esta discrepancia se debe a las barreras de acceso, como la falta de personal de habla hispana en los refugios u otros puntos de acceso, según Culhane.

Esperanza se enorgullece de contratar empleados bilingües para derribar este tipo de barreras de acceso. Al colocar empleados bilingües en el Programa de Prevención de Personas sin Hogar de Hope, la organización aspira a llegar a más personas de habla hispana que están experimentando la falta de hogar, dijo Nieves.

Además de Esperanza y HACE, los beneficiarios de la subvención ESG incluyen: People’s Emergency Center (PEC), Philadelphia Interfaith Hospitality Network (PIHN), Turning Points for Children, Congreso de Latinos Unidos, Valley Youth House, RHD, SELF Inc. y Homeless Advocacy Project (HAP).

Aunque los líderes están agradecidos por el nuevo dinero de la subvención, dijeron que se necesita más inversión y financiamiento para revitalizar sus comunidades.

“Necesitamos apoyo adicional para poder crear una línea de viviendas asequibles en nuestros vecindarios; para poder tener ese recurso disponible para la gente de nuestro vecindario”, dijo González. “Estamos haciendo lo mejor que podemos con los recursos disponibles, pero definitivamente necesitamos más”.

Nota de la editora: Este artículo se publicó originalmente el 12 de agosto en inglés y fue escrito por Claire Wolters para Kensington Voice. Fue traducido por Cristina Paulino, editado por Gabriela Rivera para Kensington Voice y por la redacción de Impacto para su versión impresa.

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre movilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here