Cientos de jóvenes a riesgo de morir en el 2021 en Filadelfia.

Todo hace pensar que será necesaria una fuerza de tarea federal y una amplia colaboración entre los estados para combatir la violencia armada de manera efectiva en los Estados Unidos. Los gobiernos locales no pueden hacer el trabajo solos en rincones aislados de este país. Se requiere una perspectiva nacional y, cuando se implemente, será más eficaz en todas las áreas de prevención y respuesta. Las ciudades y los estados deben colaborar, compartir información y aprender, tanto de los éxitos como de los fracasos. Por el momento, veo que muchos líderes locales están luchando con estos abrumadores desafíos, y los animo a que busquen apoyo.

Es urgente poder recopilar las mejores investigaciones sobre la prevención y respuesta a la violencia armada, para comprender mejor el funcionamiento interno de la epidemia de salud pública que enfrentamos y encontrar puntos estratégicos de intervención, que podrían comenzar a nivelar la trayectoria del actual aumento nacional de la violencia con armas de fuego.

La curva de aumento en los homicidios y tiroteos puede terminar por colapsar la capacidad de la ciudad para procesar los casos y prestar los debidos cuidados a los sobrevivientes. La estadística en Filadelfia para el 2021 ha fluctuado un 25% y un 52% de aumento, desde los 499 asesinatos del año pasado.

La curva apunta a que habrán más de 700 homicidios en 2021 si no se logra frenar la tendencia actual.

¿En qué momento dejamos de tener la capacidad y los fondos para manejar esta epidemia de muertes?

El aumento vertiginoso de la violencia armada en 2020 ya ha sobrepasado la capacidad del departamento de policía. Los casos atendidos fueron apenas el 50% (que ya es un aumento) y muchos casos sin resolver están esperando atención; pero con la cantidad de nuevos delitos que ocurren cada día, los casos anteriores dejan de recibir atención. No porque a los detectives no les importe, sino porque están sobrepasados por una avalancha de investigaciones complejas. Imagínese lo que pasará si los homicidios y los tiroteos se incrementan todavía más este año.

El costo de los homicidios es alto: pérdida de vidas, desintegración familiar, trauma múltiple y generacional, y unos costos financieros innecesarios.

El costo multimillonario

Según un estudio del Dr. Mat Delisi, sociólogo de la Universidad Estatal de Iowa, en su trabajo, “El asesinato en cifras”, estima que el costo monetario de cada asesinato es de unos 17.25 millones de dólares. Desde las familias, la pérdida de ingresos, los gastos funerarios y relacionados, hasta los costos de aplicación de la ley, el juicio, los tribunales, el encarcelamiento y los servicios asociados, y la cuenta sigue.

De los 499 homicidios que hubo en Filadelfia el año pasado, el 87% de las víctimas fueron negros y el 12% latinos. Es decir, el 99% de los homicidios involucraron a personas de color.

Al cierre de edición el número de asesinatos en Filadelfia ascendía a cerca de e 90 homicidios, y medida que aumenta el número de personas que han sido víctimas de la violencia, también aumenta el costo y el desgaste de los recursos. Los gobiernos locales, estatales y federales tienen que trabajar juntos para poder parar este tsunami.

Todos estamos llamados a accionarnos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here