Un trabajador electoral continúa el proceso de conteo de boletas para las elecciones primarias de Pensilvania, el miércoles 18 de mayo de 2022, en la Junta Electoral del Condado de Mercer en Mercer, Pensilvania. El conteo de votos continúa mientras los candidatos republicanos Dr. Mehmet Oz y David McCormick están encerrados en una carrera demasiado pronto para llamar a la candidatura republicana muy disputada de Pensilvania para un escaño abierto en el Senado de los EE. UU. (Foto: AP/Keith)

Pensilvania vuelve a destacar en el escenario de la política nacional, porque en este estado se juega mucho de lo que ocurrirá en Washington después de las elecciones de medio termino el próximo noviembre, ya que puede cargar la balanza en el Senado a favor de un partido u otro.

Este estado es uno de los campos de batalla presidenciales más importantes y los votantes se dividen de manera bastante equitativa entre demócratas y republicanos.

Al cierre de esta edición seguía el conteo de boletas enviadas por correo, que está atrayendo un nuevo escrutinio en medio de unas primarias para el Senado de Estados Unidos demasiado reñidas entre los republicanos David McCormick y el Dr. Mehmet Oz.

El expresidente Donald Trump criticó los procedimientos electorales del estado en las redes sociales el miércoles, a pesar de que no hay indicios de ninguna irregularidad con esas boletas, aparte de un error de impresión que estaba retrasando el conteo del condado Lancaster. Ha criticado implacablemente los procedimientos de votación del estado desde su derrota en Pensilvania hace dos años, cuando tomó varios días contar los resultados de todas las boletas enviadas por correo.

El jefe de la asociación estatal de comisionados del condado, los funcionarios locales que supervisan los aspectos prácticos de la votación en Pensilvania, describió las primarias del martes como «un día de elecciones muy tranquilo», pero reconoció que la ley estatal de 2019 que amplía el uso de boletas por correo podría mejorar.

CÓMO FUNCIONA EL SISTEMA DE VOTACIÓN POR CORREO DEL ESTADO

Hasta 2019, Pensilvania solo permitía una votación limitada con boletas enviadas por correo. Los votantes pueden recibir una boleta de voto en ausencia solo si pueden mostrar un problema médico, un viaje planeado o alguna otra complicación que les impida votar en persona el día de las elecciones.

Un acuerdo legislativo ese año puso fin a la votación directa, una prioridad de los republicanos, a cambio de permitir que cualquier persona solicite una boleta por correo, un cambio buscado por los demócratas.

La expansión de la boleta por correo dejó en su lugar los procedimientos de larga data para las boletas en ausencia. Pero la pandemia trajo consigo un uso mucho más amplio de las boletas enviadas por correo de lo que nadie había anticipado, ya que los votantes buscaron alternativas a emitir su voto dentro de recintos abarrotados.

En 2020, la Corte Suprema del estado permitió más urnas para la recolección de boletas y extendió el período en el que se aceptarían las boletas enviadas por correo a tres días después de la elección, siempre que se enviaran por correo antes del día de las elecciones. Esos cambios, que fueron temporales, alimentaron la afirmación de Trump de que las boletas enviadas por correo brindaban una oportunidad para un fraude generalizado, pero no hay evidencia de que haya ocurrido.

FALTA DE MODIFICACIÓN DE LA LEY EXISTENTE

Los funcionarios del condado en todo el estado han pedido cambios en la ley de 2019. Un problema importante es que no permite que los condados comiencen a procesar las boletas enviadas por correo antes del día de las elecciones. Obtener una ventaja inicial permitiría a los trabajadores electorales locales identificar errores antes de tiempo y tener las boletas debidamente marcadas listas para ser contadas.

No permitir ese procesamiento anticipado crea una gran acumulación de boletas para procesar, al igual que los funcionarios electorales locales tienen que centrar su atención en la votación del día de las elecciones.

Aunque en lo general ambas hay un acuerdo general para resolver el problema, aun no se llega a un acuerdo entre la Legislatura controlada por los republicanos y el gobernador demócrata Tom Wolf. Entre los cambios impugnados se encuentran cuánto tiempo se debe permitir para recibir las boletas y cómo abordar problemas como la verificación de firmas y los buzones de entrega.

Los legisladores republicanos propusieron vincular el escrutinio temprano con una serie de otras revisiones de la ley electoral que desean, incluidos requisitos más estrictos de identificación de votantes, cambios que los demócratas no apoyan.

Trump, quien respaldó a Oz, publicó en su plataforma Truth Social el miércoles que Oz “debería declarar la victoria”, argumentando que “les resulta mucho más difícil hacer trampa con las boletas que ‘simplemente encontraron’”. Oz no siguió ese consejo y no hizo declaraciones públicas el miércoles.

En otra publicación, Trump dijo: “¡Aquí vamos de nuevo! En Pensilvania, no pueden contar las boletas por correo. Es un GRAN LÍO. Nuestro País debe pasar a las boletas de papel, con votación el mismo día”.

En Lancaster, un bastión republicano en el corazón de los amish, los funcionarios electorales del condado dijeron que una empresa que imprimía sus boletas enviadas por correo incluía un código de identificación incorrecto, lo que impedía que las máquinas de escaneo pudieran leerlas. El problema involucró al menos 21,000 boletas enviadas por correo, de las cuales solo un tercio se escanearon correctamente. El proceso lento, pero minuciosamente detallado de transferir los votos a papeletas nuevas que se pueden escanear está en marcha.

Ocho estados permiten que todas las elecciones se realicen completamente por correo. Esto incluye a Utah, liderado por los republicanos, donde las elecciones por correo han estado vigentes en todo el estado desde 2019 y no se han informado problemas importantes.

En esos estados y otros, existen numerosas medidas de seguridad para garantizar que las personas que emiten boletas por correo sean quienes dicen ser y voten solo una vez. Los condados de Pensilvania han contado con éxito las boletas enviadas por correo durante todas las elecciones en las que se han utilizado.

No ha habido evidencia de ningún fraude generalizado o conspiración para robar las elecciones presidenciales de 2020 a pesar de las afirmaciones impulsadas por Trump y sus aliados. Numerosos jueces, incluidos los designados por Trump, desestimaron las demandas presentadas sobre las elecciones de noviembre de 2020.

Un grupo de funcionarios electorales federales y estatales emitió un comunicado en el que calificó las elecciones de 2020 como las «más seguras» en la historia de los Estados Unidos. Y una revisión exhaustiva realizada por The Associated Press de cada caso potencial de fraude en los seis estados disputados por Trump, incluida Pensilvania, no encontró suficientes casos para afectar el resultado.

Los recuentos informados por los funcionarios electorales la noche de las elecciones son resultados no oficiales. Esos totales cambiarán con el tiempo, particularmente a medida que se verifiquen y cuenten las boletas enviadas por correo. Las oficinas electorales locales tienen procedimientos estrictos para garantizar que se cuente cada voto válido.

Puede llevar semanas certificar una elección, el punto en el que todos los resultados son definitivos. En los estados que permiten a los funcionarios electorales preprocesar e incluso escanear previamente las boletas enviadas por correo, los resultados pueden llegar rápidamente.

Algunos estados permiten que se acepten boletas enviadas por correo si llegan unos días después de la elección, siempre que tengan matasellos del día de la elección.

Varios estados también permiten un período después de la elección para que los votantes corrijan errores técnicos con su boleta por correo, como olvidarse de firmarla. Una vez que estos se fijan, la boleta se cuenta y se suma a los totales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here