Exterior del establecimiento de “Tamalex”. (Cortesía/Lety Roa Nixon)

Una vida de éxito se consigue con constancia y mucho trabajo. Esa es la enseñanza que David Piña, dueño del restaurante “Tamalex”, quien, celebrando 12 años de su negocio, nos comparte a través de su historia.

LA AVENTURA DE TRABAJAR

David nació y se crio en San Mateo Ozolco en el estado de Puebla, México. De niño ayudaba a sus padres a trabajar la tierra en el cultivo de maíz y frijol. A los 14 años se decidió probar suerte y trabajar en la Ciudad de México. Inició vendiendo periódico en las calles. A los 16 años pudo emplearse en un restaurante como ayudante general, por un año. Gracias a un amigo chef trabajó en un restaurante donde el dueño lo presionó, y aprendió a cocinar. En este lugar se desarrolló en un ambiente de artistas y empresarios, donde llegó a conocer a varias actrices, cantantes y deportistas. David nos cuenta que la actriz Silvia Pasquel, lo llamaba “mi chefecito” y que le gustaba que él le preparara su comida.

Detalle del interior del establecimiento de “Tamalex”. (Cortesía/Lety Roa Nixon)

“La presión nos obliga a superar nuestros retos”

En 1998, se aventuró con un amigo a trabajar en el la isla Cozumel en Quintana Roo, en un establecimiento donde aprendió a hacer tacos al pastor. Le gustaba que los turistas le dieran propina en dólares. Todo marchaba bien, pero un año después sus primos lo invitaron a irse con ellos al “gabacho” (Estados Unidos).

“Al decirle a mis padres que me iría ‘al norte’ se pusieron muy tristes porque no sabrían cuando me volverían a ver, pero me apoyaron a pesar de ello”, nos dice David. “La verdad no quería irme, pero el deseo de la aventura, querer salir y triunfar en el ‘Sueño Americano’ me impulsó”.

El equipo que ha hecho un éxito de “Tamalex”. De izq. a der.: Lícida Gómez, David Piña, Estela Piña, y Alejandro Mondragón. (Cortesía/David Piña)
 

BIENVENIDO A EE. UU.

David cruzó la frontera después de dos intentos, una difícil experiencia y la ayuda de un coyote amable a quien recuerda con agradecimiento. Finalmente, llegó al sur de Filadelfia y se empleó en una pizzería, propiedad de uno de cuatro hermanos. “Ahí yo era un ‘motorcito’, limpiaba, amasaba, sacaba la basura, picaba las verduras. Aprendí a elaborar las pizzas desde hacer las salsas hasta preparar la masa”, nos dice orgulloso de su desempeño. Después de dos años, se fue a otro restaurante en Nueva Jersey, propiedad de otro de los hermanos, pero solo un año después, la hermana de ellos lo empleó para trabajar en su local ubicado en la Ruta 70 en Cherry Hill, NJ, donde permaneció por 10 años.

“Tu trabajo es tu carta de presentación a donde quiera que vayas”

Durante ese tiempo logró el control de la cocina, todo gracias a su esfuerzo y disposición para trabajar. David, siempre defendió a sus connacionales cuando eran atacados por extranjeros que creían ser más que ellos. “Yo les decía a ellos, que no se metieran con mi gente, que nosotros en México somos así, trabajadores”, nos platica. Asimismo, defendió a su patrona de un cocinero árabe abusivo quien era encargado del lugar. Tras este evento, ambos se hicieron buenos amigos. “Fue una relación casi de madre e hijo porque yo llegué a beber mucho, y ella me abrió los ojos para dejar el vicio y no desatender mi trabajo”, recuerda David con gran cariño.

David Piña, celebra 12 años de “Tamalex”. (Foto: Cortesía/Lety Roa Nixon)
 

TAMALEX

Un día, el emprendedor le dijo a su empleadora que dejaría el restaurante porque quería aventurarse a montar su propio negocio. Y aunque la señora no quería dejarlo ir, le deseó suerte y muy triste lo despidió. “Hoy en día, ella y sus hermanos son como mi segunda familia, son gente a quienes aprecio mucho”, recuerda.

Su cuñado Alex, que vivía en Filadelfia era un comerciante ambulante que vendía esquites, elotes y tamales. Él lo invito a hacer carnitas y vender juntos. Las carnitas fueron todo un éxito y la gente empezó a preguntar por David. Su cuñado lo alentó a montar un local y poner su propio restaurante. Motivado, David se asesoró con otros restauranteros de comida mexicana e hizo los trámites. Para poder pagar el enganche del local, David y su cuñado se asociaron, la publicidad fue gracias a unas tarjetitas que su amigo Edgar Ramírez le hizo.

Finalmente, el 11 de febrero de 2011, David, junto con su esposa, su pequeño hijo, su cuñado y su hermana, abrieron “Tamalex”, un restaurante de comida mexicana y hondureña que sirve en el 1163 S 7th St de Filadelfia. El inicio de su negocio fue desalentador porque no obtuvieron las ganancias esperadas, entonces, su cuñado comenzó a repartir volantes en la calle, y poco a poco la clientela fue aumentando.

“La calidad de nuestro trabajo pone el dinero en nuestra bolsa”

LA PANDEMIA NOS COSTÓ CARO

Obligados a cerrar por la pandemia, David y su familia, viendo la necesidad de la gente, repartió 200 despensas a la comunidad, pero al ver que eran insuficientes, se unió a otros comerciantes de la zona y ayudados por una fundación, repartieron más despensas.

Después de casi tres semanas, decidieron abrir nuevamente el negocio, e invertir más de 18 mil dólares, un gasto que representó un gran sacrificio para la familia. “Me persigné y nos pusimos a trabajar”. Al inicio sólo hacían entregas a domicilio, pero eso fue suficiente para mantenerse. Ellos agradecen el apoyo de la comunidad a la cual también han ayudado. “La bendición regresa”, dice David convencido.

“Cocina como si fueras a dar de comer a tus padres”

FAMILIA DE ÉXITO

A pocos días de haber muerto el padre de David, “Tamalex” está por cumplir 12 años ininterrumpidos de servicio. Un éxito que ha sido gracias al trabajo y empeño de David Piña, su esposa Lícida Gómez, su hermana Estela Piña, su cuñado Alejandro Mondragón y su hermano Efrén Piña.

“Ser disciplinado y estar dispuesto a trabajar es clave para tener éxito. El mismo esfuerzo que pido a mis empleados es el mismo que le pido a mis hijos”, finaliza David.

Historias como las de David, no son excepcionales dentro de los inmigrantes que vienen a este país a progresar y a impactar la economía. Enhorabuena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here