Aleida García en el norte de Filadelfia durante una de las protestas por la paz.

Llega un momento en el que tenemos que cuestionar la motivación de los líderes en la ciudad de Filadelfia. Pregúntense cuántas comunidades no negras y marrones enfrentan los problemas de calidad de vida que los residentes de Kensington y Harrow Gate experimentan todos los días. Les desafío a que imaginen cómo es despertar cada mañana con tus primeros pensamientos advirtiéndote que pronto estarás pasando por encima de agujas, heces humanas, montañas de basura y parafernalia de drogas.

Peor aún, imagínese tratando de mantener limpia su propiedad, o tratando de encontrar un respiro del calor en la pequeña cantidad de espacios verdes disponibles para nosotros, y descubriendo que su salud ahora está comprometida porque ha sido pinchado por una aguja dispersa.

No me cuesta mucho imaginar ninguno de estos escenarios porque son mi vida cotidiana, junto con mi familia, amigos y mi comunidad. Esto me golpea aún más cuando pienso en mis padres, quienes mantienen su propiedad lo más ordenada posible para combatir las percepciones que se han puesto sobre nuestra comunidad; de cómo está sucio, de cómo es peligroso y de cómo elegimos vivir en condiciones que son un problema de salud pública y francamente inhumanas.

Pienso en mi padrastro y en el miedo que debió sentir cuando se pinchó la mano con una aguja tratando de cambiar esa imagen de la comunidad, que no estaba haciendo nada diferente a lo que hacen las comunidades acomodadas al tratar de mantener limpio su vecindario. Como resultado, debe tomar medicamentos a largo plazo para asegurarse de que no está en riesgo de contraer una enfermedad, y todo porque quería que el frente de su casa estuviera limpio.

Nuestra comunidad ha sido garbada gentil, resistente y se ha adaptado a los desafíos que se nos han presentado; ¿Cuántas otras comunidades pueden decir que se levantaron y protestaron, se capacitaron para usar Narcan ampliamente, se sentaron en reuniones interminables sin una conversación real y se mantuvieron estoicos frente a todo esto? Desafío a los funcionarios y líderes de la ciudad a lidiar con las condiciones que enfrentamos todos los días.

Estoy dispuesta a apostar que, si esto sucediera en sus vecindarios, los problemas se resolverían de manera oportuna. Es fácil decirles a los residentes que sean pacientes detrás de la seguridad y los límites de un escritorio, y es fácil predicar sobre la limpieza y la acción cuando no tienes que ser tú quien lo exige continuamente. Tenemos un problema en nuestra comunidad, y no son los residentes, sino generaciones de violencia sistémica y abandono de líderes demasiado complacientes en sus posiciones.

Llega un momento en el que debemos cuestionar a nuestros líderes, desafiarlos y, francamente, sacarlos de sus puestos si no pueden servir a todos sus electores con equidad y justicia. Esta ciudad le ha fallado a nuestra comunidad, continúa oprimiendo a nuestra comunidad; al parecer, el amor fraternal es solo para los ricos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here