Betsy Casañas es una artista visual, educadora, activista comunitaria y organizadora que ha creado más de 40 murales en Estados Unidos, Perú, Emiratos Unidos Árabes, México y República Dominicana, entre otros países. Como artista latina que ha estado trabajando en comunidades de color alrededor del mundo ha entendido la importancia de que las personas de esas comunidades se vean reflejadas en las obras de arte.

“Creo que es nuestra obligación como artistas reflejar los tiempos en que vivimos, realzar las historias de la gente, y cambiar la narrativa que ha sido creada para nosotros”, afirmala activista.

De ascendencia puertorriqueña, la artista nació y creció en el norte de Filadelfia. Estudió bellas artes en “Moore College of Art and Design” y desde 1994 ha estado trabajando en la comunidad latina.

En una entrevista con “Latin Trends”, cuenta que comenzó a pintar a los 14 años, pero el vecindario donde vivía era muy peligroso y sus padres no la dejaban salir. Tiempo después solicitó empleo en el Taller Puertorriqueño donde fue contratada y luego fue recomendada a otras organizaciones incluida “Network Arts Philadelphia” así comenzó a realizar arte público. También es artista en el Programa de Artes Murales.

En 2007 fundó la “Iniciativa de Arte Semilla”, junto con el artista Pete Ospina, que es una propuesta que usa el arte como un catalizador para el cambio social y las colaboraciones artísticas como un medio para empoderar a las personas y fortalecer a la comunidad mediante el arte.

Betsy Casañas 3
Con niños de la República Dominicana. Cortesía

Esta educadora cree en el arte colaborativo que aborda las necesidades y condiciones de los participantes, personifica visiones múltiples que trabajan para una meta común. La colaboración dentro de este escenario actúa de manera inevitable como una “semilla” para cambiar las circunstancias sociales. La meta de esta iniciativa es unir a la comunidad para que participen de manera activa en el proceso físico de transformar su propio vecindario, exponiéndolos a soluciones y posibilidades. La vitalidad de cualquier comunidad se puede encontrar en la fuerza, estabilidad de sus miembros, y en su habilidad para superar las complejidades en estos tiempos.

Al igual que otras ciudades grandes en los Estados Unidos, los temas de justicia que enfrenta Filadelfia incluyen la brutalidad policial, la desigualdad económica, la inseguridad alimentaria y el cambio climático. Betsy está muy consciente de esta realidad.

Por tanto, la activista creó un programa para los estudiantes universitarios que quieran hacer trabajo comunitario. Les da alojamiento en su estudio, cocinan juntos, y luego participan durante una semana aportando a la comunidad, ya sea trabajando en un jardín, aprendiendo de las historias de los ancianos por la noche o ayudándola a pintar un mural.

Más proyectos

Su galería “A Seed on Diamond” fue un brote del colectivo “Semilla” y abrió sus puertas en 2010. Ese espacio fue el hogar del proyecto “Las Desaparecidas” de Ciudad Juárez de la artista Diane Kahlo. Brindó hospitalidad a la caravana de activistas mexicanos que viajaron a Filadelfia para concientizar a estudiantes universitarios acerca de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero en México.

Esta artista visual ha convertido la galería en un espacio alternativo donde artistas de todas las comunidades y caminos de vida, puedan compartir sus historias a través de la música, la palabra hablada, la danza y el arte visual.

Betsy Casañas 4
Artista con raíces en la comunidad. Cortesía

Betsy asegura que los artistas tienen la capacidad de movilizar a la comunidad y convertirse en una voz para aquellos que han sido silenciados, “es mi esperanza continuar trayendo el arte a la comunidad y crear arte con la comunidad. Solo cuando nuestras comunidades están expuestas a todas las oportunidades que se les brinda, pueden visualizar las posibilidades para el cambio y el crecimiento”.

Crear alternativas

Los más recientes murales que hizo, fueron en el 2019. Uno de ellos fue el “Sanctuary City” y el del banco Santander en el norte de Filadelfia, el cual celebra la cultura y resiliencia de la comunidad latina.

“La Galería no ha abierto desde hace tiempo, y tenía planeada una exhibición de mis propias obras”.

Betsy vive entre Filadelfia y Puerto Rico donde tiene una propiedad para rentar.

“He tenido que pensar en otras maneras de trabajar para sobrevivir. Estoy ahora preparando un portafolio para arquitectos y terminé un diseño de una verja metálica para el arquitecto Rich Oyala la cual se instalará en abril en el norte de la ciudad”.

Los recortes del gobierno municipal a los programas de arte y cultura fueron un golpe duro para los artistas, así como la cancelación de proyectos debido al COVID-19. Sin embargo, la talentosa artista afirma con confianza, “tengo la esperanza que este año será menos difícil”. Por su vida dedicada al “artivismo” Betsy es una Vida de Impacto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here