Gloria Cartagena y sus hijos (izquierda), Joan Dansette (centro) y Brenda Moseley (derecha) se encuentran en un terreno baldío junto a la casa de Cartagena en Kensington el 14 de octubre de 2020. (Foto por Henry Savage)

Cuando se trata de mantener a Filadelfia limpia, los vecindarios más ricos, como Center City, se clasifican continuamente entre las áreas más cuidadas de la ciudad. En Kensington, donde la basura ha sido un problema importante durante años, los residentes sienten que los esfuerzos de la ciudad para resolver el problema no han mejorado el área.

Según el Informe del índice de basura de la ciudad de 2019, los vecindarios de Kensington y Fairhill tienen uno de los índices de basura más altos, según el sistema de clasificación de cuánta basura hay en un vecindario, incluyendo toda la ciudad. En contraste con Center City, donde los residentes son predominantemente blancos y ganan en promedio de $ 65,000 dólares al año, Kensington es el hogar de una cantidad significativamente mayor de personas negras y latinas, con ingresos familiares medios que oscilan entre los $ 16,000 y los $ 40,000.

“Otras comunidades, aparte de las comunidades negras, o tras minorías de bajos ingresos, no son responsables de mantener sus propias calles limpias”, dijo Katsi Miranda-Lozada, directora de participación comunitaria de la New Kensington Community Development Corporation (NKCDC -por su sigla en inglés-). “Las ciudades mantienen esas calles limpias. Entonces, ¿por qué es nuestra responsabilidad intervenir y defendernos por nosotros mismos?”

Miranda-Lozada vive en Kensington y trabaja con un equipo de NKCDC llamado Conectores Comunitarios (Community Connectors), que consiste en capitanes de cuadra, madres y residentes de toda la vida, que abordan la crisis de la basura a través de limpiezas comunitarias. Algunos consideran que el grupo es “la columna vertebral de las iniciativas de disuasión de basura en el área”, y sin ellos, muchas más cuadras estarían rebosantes de basura, afirma Miranda-Lozada.

Las iniciativas lideradas por la ciudad se han centrado en la crisis de basura de Kensington en el pasado, como el Plan de control de basura del vecindario de Kensington 2018 y el Proyecto de resiliencia de Filadelfia 2018. Pero algunos residentes dicen que Kensington ha vuelto a experimentar los mismos problemas en la actualidad.

Basura y vertidos ilegales en Kensington 1
Los residentes de Kensington y los conectores comunitarios del NKCDC, Brenda Moseley (izquierda) y Joan Dansette (derecha), trabajan juntos para disuadir la basura en su vecindario. (Foto por Henry Savage)

Ahora, los residentes de Kensington no solo quieren nuevos programas de saneamiento, quieren que la ciudad le dé a su vecindario el mismo trato que a otras áreas de Filadelfia.

El Plan de acción para restaurar Kensington va a comenzar los programas de prevención de basuras y vertidos ilegales.

En julio, las protestas vecinales llamaron más la atención sobre las condiciones en Kensington, y la Oficina del Director Gerente implementó el Plan de acción para restaurar Kensington más tarde en ese mes. El plan presenta una respuesta a los vertidos ilegales, propone un programa piloto para basureros comunitarios e introduce días de servicio una vez a la semana con varias agencias de la ciudad, entre otras iniciativas.

Sin embargo, en julio, la ciudad solo tenía recursos suficientes para financiar aproximadamente la mitad de las 15 iniciativas del plan, escribió Noëlle Foizen en un correo electrónico al Kensington Voice. Foizen es la directora de la Unidad de Respuesta a los Opioides de la ciudad, que supervisa el plan de acción bajo la Oficina del Director Gerente.

Según Foizen, la ciudad aún no puede confirmar qué otras iniciativas recibieron financiación, pero las discusiones están en curso. La ciudad confirmó que el propuesto Distrito de Servicios Especiales de la Policía de Kensington debería graduarse a principios de 2021, y que la financiación del pago del mismo, se ha extendido hasta junio de 2021.

La ciudad calcula que perderá $ 749 millones en ingresos fiscales este año, pero todavía está tratando de reasignar recursos del presupuesto para financiar el resto del plan. “El objetivo final es tener todas las iniciativas operativas y sostenibles para fin de año”, dijo Foizen.

Keith Warren, el subcomisionado de saneamiento del Departamento de Calles, dijo que Kensington es una comunidad muy proactiva y que el departamento quiere construir una asociación con ellos, mientras implementa nuevas iniciativas para disuadir la creación de pilas de basura y los vertidos ilegales.

“Dedicaremos parte del personal específicamente a este proyecto para ayudar con las recolecciones”, dijo Warren. “Cualquier limpieza que la comunidad quiera hacer por sí misma, nos complace apoyarla”.

A medida que ocurren más limpiezas en el vecindario, Warren dice que los equipos de limpieza deben recordar notificar a la ciudad para la recolección. “A veces, el Departamento de Calles o el 311 no reciben notificaciones de una limpieza comunitaria, lo que puede resultar en una pila de basura no recolectada que se pretendía retirar”, agregó.

“Eso no es suficiente”

A pesar de las iniciativas actuales, algunos residentes sienten que el Plan de acción para restaurar Kensington no es suficiente.

“Es como una ‘Parte B’ del Proyecto de Resiliencia”, dijo Miranda-Lozada. “Es una linda idea, pero en respuesta a las protestas que sucedieron, a la carta de María Quiñones-Sánchez y como resultado de la gestión de los vecinos que hablaron, obtuvimos un mes de limpiezas. Tendremos que pensar en otras cosas, porque eso no es suficiente”, aseguró.

Como parte del Proyecto de Resiliencia de Filadelfia de 2018, la ciudad propuso iniciativas de saneamiento como limpiezas comunitarias, programas piloto para contenedores de basura y días de servicio semanales, que son similares a las iniciativas del Plan de acción para restaurar Kensington.

A pesar de las preocupaciones de los residentes de que las iniciativas pasadas no hayan mejorado su comunidad suficientemente, el Departamento de Calles sostiene que proporcionan un servicio equitativo al área de Kensington.

“Los vecindarios que están densamente poblados o tienen poblaciones transitorias a menudo tienen mayor incidencia de acumulación de basura que otras áreas de la ciudad, como es el caso en Kensington”, dijo Crystal Jacobs, portavoz del Departamento de Calles, refiriéndose al Informe del índice de basura de 2019.

El Departamento de Calles envía dos equipos que realizan limpieza de calles y limpieza de manos en Kensington durante la semana, más uno que captura la basura más pesada que no recoge una barredora, agregó.

“El Departamento de Calles continuará aprovechando los recursos para apoyar asociaciones y esfuerzos que ayuden a eliminar la basura de las comunidades en vecindarios como Kensington”, afirmó Jacobs.

Basura y vertidos ilegales en Kensington 2
Katsi Miranda-Lozada lidera programas para NKCDC que ayudan a disuadir el vertido de basura y empoderar a los residentes locales en Kensington. (Foto por Henry Savage)

Se necesita un ‘pueblo’

“Para que estas nuevas iniciativas funcionen, los líderes de la ciudad deben darse cuenta de que arreglar la crisis de basura de Kensington no se trata solo de un tema de embellecimiento; es una cuestión de mejorar los medios de vida de los residentes”, afirmó Gloria Cartagena, una conectora comunitaria de NKCDC.

Con la basura acumulada en su vecindario y las preocupaciones por el deterioro de la calidad de vida en aumento, Cartagena siente que la generación de sus hijos no tiene un entorno seguro para jugar o pasar el rato.

“Pienso en los niños, y sé que, en este momento, los niños no tienen adónde ir”, dijo Cartagena, quien es una activista comunitaria y residente de Kensington por más de 35 años. “Es como si estuvieran despojados de todo”.

Cartagena, quien es conocida por el apodo “Smooches”, ha trabajado con los otros Conectores Comunitarios para mantener limpias las calles y los lotes baldíos que rodean Somerset Street durante décadas.

El área de dos cuadras desde las calles Somerset y Sterner, y entre las calles Jasper y Helen, también conocida como “El Pueblo” (The Village), es el hogar de un colectivo de residentes que participan activamente en la limpieza del vecindario.

“Cuando se ingresa a “el pueblo” cualquiera se puede dar de cuenta que los vecinos se toman en serio la iniciativa de mantener sus calles limpias, vigilamos cuando las personas arrojan basura aquí”, dijo Brenda Moseley, una conectora comunitaria de NKCDC y capitana de cuadra del vecindario.

Sin embargo, como dice Moseley, “se puede ver dónde comienza ‘El Pueblo’ y dónde comienza Somerset”. Una cuadra más allá de Hart Lane, donde otra conectora comunitaria de NKCDC, Joan Dansette, es la capitana de la cuadra, hay más basura en las calles. Dansette, que a menudo limpia el área por su cuenta, comienza a sentirse frustrada por la falta de ayuda de la ciudad.

“En la esquina de mi cuadra hay traficantes de drogas y gente que consumen drogas, así que después de que yo limpio, dejan toda su basura”, se lamenta Dansette. “Ahora estoy lidiando con ratas que salen de las alcantarillas y, cuando llueve, el agua vuelve a subir por mi lado de la casa. Incluso encuentro tapas de jeringas en mi jardín”.

Para estos residentes, las limpiezas realizadas por parte de la comunidad pueden lograr mucho. A medida que los Conectores Comunitarios de NKCDC se comprometen con las nuevas iniciativas de saneamiento de la ciudad durante los próximos meses, Moseley asegura que, al menos los residentes, saben que pueden confiar unos en otros.

“Entre las tres aquí, luchamos por nuestra área, pero eso no detiene el tráfico peatonal, la actividad de las drogas”, dijo Moseley. “En cuanto a mantener limpio ‘El Pueblo’, puedo hacer eso. ¿Pero de todas esas otras cosas que suceden, quién se ocupa? Sin embargo, trato de ver lo positivo y hacer lo que puedo hacer”, afirmó.

Basura y vertidos ilegales en Kensington 3
Uno de los desafíos de los conectores comunitarios es prevenir el inicio de pilas de basura. (Foto por Henry Savage)

Recursos para la comunidad

Para reportar montones de basura o quejas sobre la calidad de vida, llame al 311 usando su teléfono, presente una queja en línea o presente una denuncia en la aplicación móvil de la ciudad que se encuentra disponible para descargar en iOS y en Android.

Si está buscando el centro de saneamiento más cercano para dejar la basura recolectada durante una limpieza, el Centro Sanitario de Port Richmond es el más cercano a Kensington.

Para participar con los equipos de limpieza de la comunidad y las nuevas iniciativas de la ciudad, comuníquese con una organización local para obtener más información:

Este reportaje fue publicado el 7 de diciembre en Kensington Voice.

Traductora: Solmaira Valerio / Editoras: Yuney Garcia, Zari Tarazona / Diseñador: Henry Savage. Adaptación para la edición impresa por la redacción de Impacto

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre movilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Basura y vertidos ilegales en Kensington 4

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here