Asambleísta Kendra Brooks. (Foto: Cortesía).

La asambleísta Kendra Brooks presentó una legislación para enmendar el código de la ciudad, y brindar así, protección a las personas afectadas por el control coercitivo. Este término es una forma de abuso doméstico que puede tener varias modalidades, incluyendo controlar el comportamiento diario, los movimientos, las comunicaciones, las finanzas o el acceso a servicios de la persona en cuestión. Este tipo de control puede incluir, manipular a otra persona por la fuerza, amenazar con el uso de la fuerza, intimidación o acoso, e incluso amenazas por el estatus migratorio.

Esta legislación, expande la definición de violencia y abuso doméstico en varias secciones del código de la ciudad, para cubrir formas de abuso, con frecuencia ignoradas, como asegurar que los sobrevivientes tengan acceso a pago de salario por enfermedad, protección a inquilinos y protección por discriminación en el trabajo.

Esta ley de la asambleísta Brooks, es en honor a la memoria de su prima Tianna Thompson, quien fuera asesinada hace ocho años por su abusador. “Esta legislación es en honor a mi prima fallecida, y a miles de personas en Filadelfia que cada año sufren por la violencia doméstica, y necesitan estas protecciones de manera urgente”, declaró la funcionaria.

El control coercitivo es una forma de abuso que con frecuencia resulta en formas letales de violencia. “Mi esperanza es que, al expandir estar protecciones importantes de empleo y vivienda a los afectados por el control coercitivo, podemos prevenir la intensificación de la violencia doméstica y restaurar el poder de nuevo a los sobrevivientes”.

Asambleísta Kendra Brooks 1
    Foto ilustrativa de Carolina Grabowksa, Pexels.

La violencia doméstica en Filadelfia es una crisis de salud pública que impacta a las personas sin importar su etnicidad, clase social, género, sexualidad y habilidad. Según la organización Mujeres Unidas Contra el Abuso (WAA, en inglés), cada año se realizan más de 100,000 llamadas al 911 en la ciudad, para reportar demandas por violencia doméstica, con un incremento del 30% en llamadas a esta línea. La pandemia, que ha provocado que las personas pasen más tiempo juntas en el hogar, ha hecho más aguda esta crisis de salud pública. Resulta muy difícil que una persona pueda escapar del abuso cuando carece de vivienda y de un ingreso estable. Muchas de las víctimas no tienen un lugar donde refugiarse o esconderse de sus abusadores.

La pandemia ha limitado la habilidad de muchas víctimas para buscar apoyo y refugio fuera de sus hogares, haciendo la legislación sea cada vez más urgente. “La violencia doméstica tiene muchas modalidades y durante este año hemos visto con pavor que muchas personas no están seguras en su hogar”, agregó la asambleísta Katherine Gilmore Richardson.

La legislación propuesta por la asambleísta Kendra Brooks fue coauspiciada por los concejales Boby Henon, Jamie Gauthier, Helen Gym, Katherine Gilmore Richardson, Derek Green, Isaiah Thomas, Curtis Jones Jr., y Cherelle Parker.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here