Ya tenemos acceso al cóctel de Trump 1
Donante de sangre (Foto referencial: Imagen de Ahmad Ardity en Pixabay )

Sabemos que las personas enfermas de COVID-19, en su mayoría, experimentan síntomas leves. Sin embargo, muchas otras presentan una alta probabilidad de desarrollar síntomas graves y ser hospitalizados. Si acaba de ser diagnosticado con COVID-19, y reúne algunos requisitos, este tipo tratamiento puede ayudarle a reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad grave.

Se trata del tratamiento con anticuerpos monoclonales (monoclonal AntiBody=mAB) que ya se está usando de manera amplia para reducir las muertes ocasionadas por el coronavirus SARS-CoV-2, que ha causado el deceso de más de medio millón de ciudadanos en los Estados Unidos, y más de 2 millones en el resto del mundo.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA, siglas en inglés), ha autorizado para su uso de emergencia la combinación de bamlanivimab y bamlanivimab / etesevimab de Eli Lilly, y la combinación casarivimab / imdevimab de Regeneron. Ambos tratamientos de anticuerpos monoclonales han sido aprobados para adultos de 65 años no hospitalizados, con enfermedades de riesgo, y en pacientes de 12 años, y mayores que pesen menos de 40 kilogramos (88 libras), con síntomas de COVID-19 leves a moderados y con riesgo de que la enfermedad se agrave y ser hospitalizados por ello. Es importante considerar que cada individuo es diferente y sus condiciones médicas son exclusivas, así que es necesario consultar al médico antes de optar por este o cualquier otro tratamiento.

¿Qué es un anticuerpo monoclonal?

Un anticuerpo monoclonal es una proteína obtenida a partir de una copia o un clon de una célula madre de linfocitos B, los glóbulos encargados de producir los anticuerpos naturales del cuerpo humano. Los anticuerpos monoclonales imitan, la capacidad del sistema inmunológico para combatir sustancias extrañas presentes en el cuerpo humano (toxinas, sustancias químicas, bacterias, virus, o células cancerosas). En el caso de los virus, estos anticuerpos actúan sobre las proteínas de espiga o de pico (spike) que están en la superficie del virus, y las cuales le permiten que este penetre en las células humanas y cause la infección.

Al respecto, el Dr José R. Torradas, vocero del Colegio Americano de Médicos de Emergencias, y uno de los creadores de COVID-19@home (guía gratuita para quienes están en casa con síntomas de COVID-19 o similares), respondió para Impacto, y aclaró que el médico es quien define qué tipo de paciente es el apropiado para recibir esta terapia. “No siempre todos reciben el mismo coctel de medicamentos. Se tiene que considerar las complicaciones médicas que tenga el paciente, los días que lleva contagiado y la severidad de los síntomas. El profesional de salud es quien debe diagnosticar y recetar el tratamiento con anticuerpos monoclonales, subrayó.

La cura fallida en un paciente de la región

Una opción terapéutica que tiene la misma base teórica del uso de anticuerpos, y que se ha administrado para ayudar a reducir la gravedad de los síntomas por COVID-19, es el plasma convaleciente. Esta terapia consiste en la recolección de plasma a partir de la sangre de individuos recuperados de la enfermedad viral que desarrollaron anticuerpos. No obstante, en muchos casos, no ha tenido los resultados esperados para tratar la enfermedad; como le sucedió a Horacio, un hombre del condado de Montgomery, quien enfermó por COVID-19 en el mes de mayo de 2020, y que, a pesar de su tratamiento con plasma covaleciente, estuvo hospitalizado e intubado por varios meses.

El Dr. Torradas mencionó que, “el plasma de un ser humano está compuesto de muchos diferentes tipos de anticuerpos, en cambio el anticuerpo monoclonal, que se refiere a un sólo tipo de anticuerpo, es específico para un sólo tipo de antígeno, como es el caso del coronavirus SARS-CoV-2, lo que lo hace más efectivo para prevenir el COVID-19”. Probablemente, esta terapia monoclonal, si se le hubiera aplicado en los primeros días de haber empezado con los síntomas, le hubiera podido haber evitado tantas complicaciones a Horacio que después de 10 meses, aún sigue lidiando con graves consecuencias que no le permiten ser autónomo.

La terapia con anticuerpos monoclonales no sustituye la vacunación. Si una persona que haya sido vacunada contra el COVID-19, y posteriormente llegara a presentar síntomas de esta enfermedad puede optar por esta terapia, sin olvidar consultar a su médico en todo momento.

Finalmente, el Dr. Torradas concluyó “A diferencia de las vacunas, el tratamiento con anticuerpos monoclonales puede ayudar a los pacientes con COVID-19 a combatir la infección, en tanto que las vacunas ofrecen protección contra futuros contagios, pero no puede ayudar a un paciente que ya esté enfermo”.

Los investigadores detrás de la técnica

Los médicos Niels K. Jerne (Dinamarca), Georges Köhler (Alemania) y César Milstein (Argentina), ganaron el premio Nobel de Medicina en 1984 por el diseño de la técnica de anticuerpos monoclonales, la cual ha sido empleada para tratar enfermedades como artritis reumatoide, esclerosis múltiple, cáncer, enfermedad de Crohn, entre otras.

La infusión de anticuerpos monoclonales se administra exclusivamente en hospitales, como: Thomas Jefferson University Hospital, Penn Presbyterian Medical Center, Cooper University Hospital, Temple University Hospital, que atiende a una nutrida comunidad hispana, Virtus Our Lady of Lourdes Hospital, Roxborough Memorial Hospital, Bryn Mawr Hospital, DaVita Broomall Dialysis, Holy Redeemer Hospital, Crozer-Chester Medical Center, según HHS Protect Public.

Temple es un líder nacional en investigación clínica sobre enfermedades pulmonares, que a menudo brinda acceso a terapias y tratamientos innovadores que aún no están disponibles en otros centros. Se ubica en 3401 N Broad Street, Ambulatory Care Center, quinto piso, Filadelfia, PA 19140.

Para saber si usted califica para el tratamiento con infusión de anticuerpos monoclonales, consulte a su medico o llame directamente al 800-TEMPLE-MED (800-836-7536), de 8:00 a.m. a 5:00 p.m., de lunes a viernes. Si prefiere que el centro se comunique con usted, es necesario completar el formulario de la página https://www.templehealth.org/schedule-appointment, y un especialista le devolverá la llamada en 24 horas.

(https://protect-public.hhs.gov/pages/therapeutics-distribution).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here