2021 Proposed State House Map.

La semana pasada, el grupo de defensa LatinoLines anunció su respuesta a los nuevos mapas de distrito propuestos por la legislatura estatal de Pensilvania. LatinoLines fue creado en 201 por varias organizaciones latinas sin fines de lucro para brindar aportes al proceso de redistribución de distritos, con un enfoque en el crecimiento y el movimiento de la comunidad latina, y para ayudar a garantizar que los latinos tengan niveles adecuados de representación en los distritos electorales. Esta semana, Miguel Concepción, miembro del liderazgo de la coalición LatinoLines, nos compartió una visión un poco más detallada del proceso de incidencia del grupo y las áreas de enfoque para este año, en la que explicó que antes de la publicación de los mapas propuestos por el estado, LatinoLines había preparado sus propias versiones de los mapas, como también lo hicieron otros grupos de defensa (en Pensilvania y en todo el país). Estas versiones se prepararon para que la comunidad latina estuviera lista para presentar inmediatamente su oposición si los mapas propuestos por el estado que contuvieran alguna violación a los requisitos legales para los distritos electorales. LatinoLines participó en la lucha para deshacer la manipulación de los limites distritales, el llamado “gerrymandering” después del Censo de 2010, y del proceso de redistribución de distritos, cuando la Corte Suprema de Pensilvania finalmente dictaminó que los mapas eran ilegales y exigió que se dibujaran de nuevo. Esta vez, sin embargo, según LatinoLines y otros analistas (incluido el equipo legal de Latino Justice), las propuestas del estado parecen cumplir con los requisitos legales mínimos en términos de ser compactadas, contiguas y preservar las subdivisiones políticas. Por lo tanto, no se lanzarán versiones de LatinaLines; en cambio, el liderazgo de LatinoLines alentará a las comunidades latinas a observar más de cerca los mapas que han dibujado, para comprender los detalles debajo de la superficie.

Miguel dice que es importante que los votantes recuerden que el número total de residentes latinos en un distrito determinado no brinda una imagen clara de su poder en las urnas. Las comunidades latinas son, en promedio, más jóvenes que otros grupos demográficos; tiene mayores porcentajes de encarcelamiento; y tienen mayores porcentajes de inmigrantes. Todos estos factores afectan la elegibilidad para votar, y ambos grupos están incluidos cuando el estado traza los límites. Por lo tanto, si bien un distrito puede contener una gran cantidad de latinos dentro de sus límites, es probable que un porcentaje menor sea elegible para votar, que en otros distritos con diferentes composiciones étnicas.

Según datos de las elecciones de 2016, el 71,5% de todos los estadounidenses son elegibles para votar. En las versiones propuestas de los distritos 179 y 180 de la Cámara de Representantes del estado predominantemente latino, el 41% y el 57% de la población de los distritos latinos (respectivamente); pero solo el 68% de los latinos en esos distritos están en edad de votar, aun menos el porcentaje nacional, sin tener en cuenta otros factores como el encarcelamiento o si tienen la ciudadanía. A nivel local, donde un menor número de votos decide una elección, unos pocos puntos porcentuales pueden marcar una gran diferencia. Por lo tanto, se vuelve aún más importante mantener a los latinos agrupados dentro de los límites del distrito, para que puedan elegir su propia representación.

Figure 2.Current PA State House Districts.

Miguel también señala que los distritos 179, 180 y 197 de la Cámara de Representantes del estado (todos con altas concentraciones de residentes latinos) también experimentarían cambios en relación con la proporción de latinos en edad de votar en cada distrito, desde los mapas de 2010 hasta las versiones propuestas actuales. En el plan estatal, el nuevo distrito 179 aumentaría la población latina en edad de votar del 31,7% del total de votantes del distrito al 38,9%. El nuevo distrito 197 aumentaría la población latina en edad de votar del 53,5% del total al 59%. Y el distrito 180 disminuiría la población latina en edad de votar del 65,21% del total al 54,2%. En este escenario, ningún distrito tiene una posición tan fuerte como la que tenía anteriormente el 180. Por lo tanto, aunque los nuevos mapas parezcan dar a dos de los tres distritos una mejora en sus posiciones, el poder de voto de la comunidad latina también se está diluyendo al estar más disperso entre los distritos.

A voter fills an official mail-in ballot answering the proposition 22. (Foto: EFE)

Finalmente hay que considerar que los latinos históricamente tienen tasas más bajas de registro y participación electoral que otros grupos. En consecuencia, distribuir a los latinos de manera más “equivalente” en más distritos puede resultar perjudicial para los tres, cuando la combinación de factores (edad, si tienen o no ciudadanía, antecedentes penales, registro de votantes y tendencias de participación) conduce a una representación más baja en todos los ámbitos.

Martin Luther King III (c) y su familia guían a las personas en la Caminata por la Paz de Vacaciones de MLK a través del Puente Conmemorativo Frederick Douglass en Washington, DC, EE. UU., 17 de enero de 2022. (Foto: EFE/SHAWN THEW)

Cuando se le preguntó acerca de la recomendación de LatinoLines a la luz de estas consideraciones, el Sr. Concepción habló de la necesidad de que las organizaciones de defensa y sin fines de lucro de la comunidad latina, creen colectivamente un plan de 10 años para involucrar a la comunidad para abordar los problemas de representación. Dijo que “después del Censo de 2010 y el proceso de redistribución de distritos, las comunidades no hicieron lo suficiente para prepararse para cuando se volvieran a trazar estas líneas. “Diez años siempre parece demasiado lejos en el futuro, por lo que no comenzamos a educar a los miembros de nuestra comunidad, hasta que ya se está realizando el próximo conteo del censo. Para entonces es demasiado tarde. Por lo que sugiere comenzar ahora, preparar a nuestras comunidades para 2030, y seguir activamente el crecimiento y los movimientos de la comunidad latina durante la próxima década. Debemos hacer esto colectivamente: ninguna organización o comunidad puede abordarlo sola”, y agregó. “Mientras tanto, debemos recordar constantemente a nuestras comunidades que las elecciones ocurren cada 6 meses, no cada 4 años, y debemos alentar la mayor cantidad posible de registros de votantes y hacer un gran esfuerzo para lograr la votación”.

Para más información sobre el proceso de redistribución de distritos, visite

www.redistricting.state.pa.us/commission/article/1087, contacte a Miguel Concepción a: miguel@concepcionllc.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here