Captura de pantalla durante la conferencia de prensa.

El 5 de enero en una conferencia de prensa virtual, la Ciudad dio a conocer una actualización sobre los esfuerzos contra la violencia que se están llevando a cabo. El alcalde Jim Kenney,  Erica Atwood, directora senior de la Oficina de Políticas e Iniciativas Estratégicas para la Justicia Penal y la Seguridad Pública, la comisionada de policía Danielle Outlaw, el subcomisionado de Operaciones Joel Dales, Departamento de Policía de Filadelfia, Subcomisionado de Investigaciones Benjamin Naish, Departamento de Policía de Filadelfia, Evangelia Manos, jefa de gabinete del subdirector general y Deion Sumpter, coordinador de intervenciones grupales contra la violencia; fueron los encargados de presentar el progreso del programa de intervención contra la violencia grupal (GVI, siglas en inglés) que se enfoca en la evidencia que tiene como objetivo reducir un tipo específico de violencia armada que involucra a miembros de grupos vecinales.

Incluso en comunidades con altos índices de violencia, muy pocas personas están involucradas en homicidios y tiroteos, y están conectadas entre sí a través de grupos. Según la Red Nacional de Comunidades Seguras, los miembros de estos grupos representan alrededor de la mitad del 1 % de la población total de una ciudad, pero están involucrados en el 60 % de sus homicidios y violencia con armas de fuego. Además, en lugar de cooperar con las fuerzas del orden, las víctimas de disparos y sus asociados buscan la reparación a través de represalias. Esto contribuye a un ciclo repetitivo de violencia.

GVI responde a estas dinámicas mediante:

  • Involucrar directamente a las personas conectadas a grupos que están implicados en la violencia armada.
  • Crear nuevas consecuencias para los grupos y los miembros del grupo en respuesta directa a los tiroteos.
  • Interrumpir el efecto contagioso de los tiroteos creando un incentivo para que las personas desalienten y resistan la violencia para evitar las consecuencias prometidas.

ADAPTANDO EL MODELO A LA PANDEMIA

Tradicionalmente, GVI se implementa reuniendo una asociación de fuerzas del orden, representantes de la comunidad (como padres de niños asesinados, trabajadores de promoción callejera y personas con experiencias vividas en el sistema de justicia penal) y proveedores de servicios sociales en una reunión cara a cara entre miembros del grupo y representantes de la asociación GVI. Esta reunión se conoce como Call-In. Los protocolos contra la pandemia prohibieron las grandes reuniones en persona, por lo que, en agosto de 2020, la Ciudad lanzó una versión modificada para la pandemia de la estrategia GVI mediante la creación de equipos móviles de llamadas entrantes (MCIT, siglas en inglés).

La estrategia de los MCIT comenzó en la sección suroeste de la ciudad, luego se expandió a la parte central, seguida por el sur, y luego a la sección noroeste en marzo de 2021.

Actualmente, la Ciudad está trabajando para expandir el GVI a las dos divisiones de policía restantes, este y noroeste, incluso en los Distritos de Policías 24 y 25 que tienen algunas de las tasas más altas de violencia históricamente, de modo que el GVI operará en toda la ciudad. La estrategia ampliada involucrará tanto a los MCIT como llamadas en persona según lo permitido.

COMPROMISOS DEL GVI

En total, los MCIT intentaron involucrar a miembros de 75 grupos diferentes distribuidos en cuatro divisiones policiales diferentes. De esos 75 grupos, los equipos lograron localizar a miembros individuales de 56 grupos.

Hasta mediados de diciembre de 2021: Se han identificado 598 candidatos individuales para Mobile Call-In. Las autoridades publicaron que los equipos de llamadas entrantes móviles han realizado alrededor de 1.200 visitas domiciliarias, lo que dicen ha resultado en compromisos directos con 302 miembros individuales y 239 contactos colaterales con miembros de la familia o “personas influyentes” de los candidatos del GVI.

Captura de pantalla durante la conferencia de prensa.

¿QUIÉNES SON LOS PARTICIPANTES DEL GVI?

  • Individuos que han sido arrestados en promedio seis o más veces.
  • La edad promedio de las personas derivadas al GVI es de 19 años.
  • El 96 % de los participantes son hombres negros, el 1 % son mujeres blancas y menos del 1 % son mujeres hispanas.
  • De las personas que aceptaron los servicios, la edad promedio fue de 24 años (entre 14 y 38 años) y el 100 % eran afroamericanos.
  • El 32 % de los que aceptaron los servicios fueron víctimas de disparos antes de cualquier compromiso del Equipo GVI. Después de su primer compromiso, solo seis de esas personas o el 3 % de la población total atendida han sido víctimas de disparos.

OPORTUNIDADES DE EMPLEO

Los participantes del GVI tienen la oportunidad de ingresar inmediatamente a un empleo, si así lo desean, a través del Centro de Oportunidades de Empleo (CEO, siglas en inglés). El CEO dice garantizar a cada participante que complete una orientación de preparación para el trabajo de una semana hasta cuatro días a la semana de trabajo de transición en un equipo con pago diario. Las personas que se presenten y completen la orientación también recibirán un pago inmediato de $ 100. Las tarifas salariales comienzan en $ 11,75 para el trabajo de transición, pero suben hasta $ 14-18 por hora en los puestos permanentes.

De todas aquellas personas que han aceptado los servicios:

  • 146 están recibiendo GVI Case Management.
  • 104 de ellos están recibiendo servicios adicionales.
  • 89 de estos han estado relacionados con el empleo.

EVALUACIÓN FORMAL DEL GVI

El reporte agrega que reducir la violencia es fundamental para crear comunidades saludables, seguras y equitativas para todos los habitantes de Filadelfia. Cree que una evaluación de la implementación actual del GVI en la Ciudad ayudará a evaluar si la implementación ha logrado su objetivo principal de reducir la violencia y ayudará a determinar cómo continuar mejorando su efectividad.

La Universidad de Pensilvania está realizando evaluaciones empíricas de la implementación actual del GVI en Filadelfia. La evaluación probará el efecto del GVI como una estrategia de reducción de la violencia en la urbe. Se prevé que la evaluación se complete a fines del 2022 o principios del 2023.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here