El exvicepresidente Biden tiene sus mayores seguidores entre los demócratas (87% frente a 9% de Trump), los independientes (52%-43%), las mujeres (53%-43%), los afroamericanos (88%-6%), los hispanos (56%-39%) y las personas de 18 a 34 años de edad (66%-29%). EFE/EPA/Etienne Laurent/Fil

En días recientes el Miami Herald y The Hill reportaron sobre una carta filtrada a la presa en donde organizadores comunitarios para la campaña de Biden en Florida se quejaron de maltratos y transferencias abruptas a comunidades con menos población hispana en ese estado. Los informes indican que estos organizadores fueron transferidos del centro de la Florida al Condado de Duval localizado en el norte del estado.

Esta movida coincide con la apretada contienda electoral en el Estado del Sol (Florida), hogar de más de 1 millón de puertorriqueños. En Pensilvania, otro estado decisivo, la organización nacional de la campaña Biden dice estar en la Ciudad del Amor Fraternal (Filadelfia), pero según activistas políticos puertorriqueños, no se siente. Parece extraño y contraproducente que la campaña de Biden esté sorda al hecho de que tanto en Florida como en Pensilvania, los puertorriqueños representan la mayoría del voto democrático hispano. En el caso de Florida, organizadores puertorriqueños/latinos comunitarios fueron retirados de la Florida Central (el famoso Corredor I-4) hacia sectores o condados con menos votantes/residentes puertorriqueños o latinos. En el sur de Florida, donde habitan 400,000 puertorriqueños, no se ha observado que la campaña estatal de Biden haya invertido en organizadores comunitarios puertorriqueños. Aparentemente, en Pensilvania, parece que tampoco hay organizadores comunales puertorriqueños. ¿Por qué esto es importante?

Los votantes puertorriqueños, como en otras comunidades, son quisquillosos. Prefieren campañas políticas que entiendan su lenguaje, que reflejen sus problemas y necesidades. Los hispanos/latinos no son un grupo monolítico y como tal, prefieren un enfoque que responda a su idiosincrasia. En los estados de la Florida y Pensilvania los puertorriqueños pueden ser movilizados por otros puertorriqueños, especialmente si son parte de sus mismas comunidades. Me desconcierta que la campaña de Biden no entienda esto. Entonces, ¿qué es lo que está en juego?

Nuevamente, en los estados de la Florida y Pensilvania, claves en esta contienda, el margen de victoria puede ser muy cerrado. En las elecciones presidenciales del 2016, Donald Trump venció a Hillary Clinton por solo 112,000 votos en la Florida. En Pensilvania, el margen de victoria fue mucho más cerrado, con tan solo 44,000 votos. La Florida tiene la población puertorriqueña más grande de los Estados Unidos y Pensilvania es el cuarto estado en población puertorriqueña con casi medio millón. En la Florida podría haber cerca de 600,000 puertorriqueños elegibles para votar, en su mayoría demócratas o votantes inscritos como independientes de tendencia demócrata. Por otro lado, en el estado de Pensilvania serían unos 300,000 votantes o elegibles para votar. En la Florida los puertorriqueños tienden a salir a votar entre un 50 a un 55 por ciento. Sin embargo, en las elecciones congresionales del 2018 ese porcentaje aumentó a casi un 70 por ciento en muchos precintos del área Central. Si la campaña de Biden invierte en organizadores políticos puertorriqueños destinados a trabajar exclusivamente en comunidades puertorriqueñas de la Florida y Pensilvania, el voto puertorriqueño/latino podría decidir las elecciones en dichos estados.

En las últimas semanas, encuestas nacionales han reflejado una importante ventaja de Biden sobre el presidente Trump. En varias encuestas locales, Biden aventaja a Trump por cifras de doble dígitos, pero sabemos que los resultados de las encuestas pueden variar. De hecho, en las últimas encuestas llevadas a cabo en la Florida indican que la ventaja de Biden sobre Trump es de tan solo 3 puntos. Como se vaya acercando el 3 de noviembre, dichos márgenes se reducirán aún más. Si la campaña de Biden hace el trabajo estratégico y cultural necesario en las comunidades puertorriqueñas, esos votantes estarán más motivados a emitir sus votos y podrían hacer la diferencia en estas próximas elecciones presidenciales.

El Dr. Víctor Vázquez -Hernández fue presidente del Congreso Nacional Pro-Derechos de los Puertorriqueños y actualmente es profesor de historia en el sur de la Florida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here