Fotografía divulgada por la Oficina de Transición Presidencial Biden-Harris donde aparecen las seis primeras figuras de su futuro gabinete (i-d) Antony Blinken como secretario de Estado, Alejandro Mayorkas como secretario de Seguridad Nacional, Avril Haines como directora de Inteligencia Nacional, Linda Thomas-Greenfield como embajadora ante la ONU, Jake Sullivan como asesor de Seguridad Nacional, y John Kerry como enviado especial presidencial para el Clima. EFE/Equipo de Transición Presidencial Biden-Harris /SOLO USO EDITORIAL /NO VENTAS

Impacto – La primera mujer al frente de la comunidad de inteligencia, Avril Haines; una veterana diplomática afroamericana como embajadora ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield; un joven asesor de Seguridad Nacional experto en Irán; y el exsecretario de Estado John Kerry como «zar» del clima, son algunos de los rostros de las nominaciones anunciadas y por el presidente electo, Joe Biden.

Todos tienen dos cosas en común: la veteranía y un pasado previo en la Administración del expresidente Barack Obama (2009-2017). Estos son algunos de sus perfiles:

DIRECTORA DE INTELIGENCIA

Avril Haines, de 51 años y nacida en Nueva York, será la primera mujer al frente de la coordinación de las todopoderosas agencias de inteligencia estadounidenses. Haines cuenta con amplia experiencia tras haber sido la «número dos» de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) (2013-2015) y del equipo de Seguridad Nacional en la Casa Blanca (2015-2017) bajo la presidencia de Obama.

En 2018, apoyó la designación por parte del presidente saliente, el republicano Donald Trump, de Gina Haspel al frente de la CIA pese a las críticas demócratas por la vinculación de esta última con casos de tortura a detenidos de Al Qaeda.

Tiene un perfil heterogéneo, ya que estudió primero física y luego se licenció en Derecho, antes de pasar a trabajar en el Senado bajo las órdenes del nuevo presidente electo, Joe Biden.

SECRETARIO DE SEGURIDAD NACIONAL

Al frente del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) estará el cubanoestadounidense Alejandro Mayorkas, quien entre 2013 y 2016, durante el Gobierno de Barack Obama, ya ocupó la subsecretaría de esa agencia, encargada de asuntos clave como la seguridad fronteriza y la inmigración.

Mayorkas, nacido en La Habana en 1959, fue además director de Servicios de Ciudadanía e Inmigración, es el primer hispano que elige Biden dentro de su próximo gobierno.

Durante la Administración Obama, lideró la creación del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés), diseñado para proteger de la deportación a los miles de jóvenes traídos por sus padres indocumentados a Estados Unidos cuando eran niños, y que Trump ha intentado suprimir durante su Gobierno.

Además, lideró la respuesta del DHS a las crisis sanitarias del ébola y el zika; ayudó a crear y administrar la Campaña Azul para combatir la trata de personas, y participó en el desarrollo de un programa de ayuda de emergencia para los niños huérfanos tras el terremoto de enero de 2010 en Haití.

Creó la Dirección de Detección de Fraude y Seguridad Nacional para garantizar mejor la integridad del sistema de inmigración legal.

NACIONES UNIDAS

La veterana diplomática Linda Thomas-Greenfield, de 68 años y nacida en Baker (Luisiana), será el rostro de Washington ante las Naciones Unidas, en lo que se prevé el regreso de EE. UU. al multilateralismo.

Thomas-Greenfield fue la secretaria de Estado Asistente para Asuntos Africanos entre 2013 y 2017, coordinando así las políticas de la Administración Obama para el continente africano.

Durante sus más de 35 años de experiencia en el servicio exterior de EE.UU,. ha sido embajadora en Liberia entre 2008 y 2012, y ha desempeñado diversos cargos en las legaciones de Kenia, Pakistán o Suiza.

Abandonó la carrera diplomática en 2017 en medio de la controvertida renovación llevada a cabo por el presidente saliente, Donald Trump, en el Departamento de Estado.

ASESOR DE SEGURIDAD NACIONAL

Para el cargo de asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Biden anunció la nominación de Jake Sullivan. Con 43 años, y nacido en Burlington (Vermont), Sullivan es el más joven de los cargos anunciados, pero cuenta con amplia experiencia al haber ocupado en ese mismo puesto para Biden cuando era vicepresidente.

Asimismo, trabajó en el Departamento de Estado con Hillary Clinton, fue uno de los asesores principales durante las negociaciones del acuerdo nuclear internacional con Irán y sostuvo varias reuniones secretas con altos cargos iraníes antes de que se lograse firmar el pacto internacional con Teherán en 2013 en Ginebra (Suiza).

ZAR DEL CLIMA

Biden creará un nuevo cargo, el denominado «zar» o enviado especial para el clima, con lo que quiere recalcar la urgencia de la lucha contra el calentamiento global por parte de su Administración.

Para ello escogió a un peso pesado de política estadounidense: John Kerry, de 76 años y nacido en Aurora (Colarado), es exsenador, ex secretario de Estado (2013-2017) y exaspirante demócrata a la Presidencia en 2004.

En 2015, fue precisamente Kerry quien ratificó la entrada de EE. UU. en el Acuerdo del Clima de París.

«El acuerdo de París (sobre el clima) no es suficiente. En la reunión global (sobre el clima) en Glasgow (Escocia) de aquí a un año, todas las naciones deberán aumentar su ambición juntas o fracasaremos todos, y el fracaso no es una opción. Tener éxito juntos significa combinar lo mejor de la inventiva, la creatividad y la diplomacia estadounidenses».

SECRETARIO DE ESTADO

Antony Blinken, es uno de los asesores más cercanos del presidente electo y ejerció como “número dos” del Departamento de Estado durante los dos últimos años de la presidencia de Barack Obama, entre 2015 y 2017.

Blinken, de 58 años, lleva casi dos décadas trabajando con Biden, primero como ayudante principal cuando el ahora presidente electo estaba en el Comité de Exteriores del Senado y después como su asesor de seguridad nacional una vez que llegó a la Vicepresidencia (2009-2017).

Nacido en Nueva York y un férreo defensor del multilateralismo, Blinken es un eurófilo comprometido. Su gran conocimiento del Europa se debe a que fue a la escuela secundaria en París, donde su padrastro, un sobreviviente del Holocausto, ejerció la abogacía, y luego trabajó como abogado en Francia.

Posteriormente se graduó en la Universidad de Harvard y en la Escuela de Derecho Columbia y ha tenido una presencia de larga data en política exterior con los demócratas. Blinken se ha alineado con numerosos ex altos funcionarios de seguridad nacional que han exigido una importante reinversión en la diplomacia estadounidense y un renovado énfasis en los compromisos de Estados Unidos a nivel global.

El nuevo Secretario de Estado, que habla un francés fluido y toca la guitarra en sus ratos libres, tendrá la misión de acercar de nuevo a Estados Unidos a sus aliados y foros multilaterales de los que el país se ha distanciado bajo la actual presidencia de Donald Trump.

“Tenemos que proceder con las mismas medidas de humildad y confianza. Humildad porque, como el presidente (electo) ha dicho, no podemos resolver todos los problemas del mundo solos, necesitamos trabajar con otros países, necesitamos su cooperación, necesitamos su colaboración, pero también confianza, porque EE.UU. todavía tiene una gran capacidad más que ningún otro país sobre la Tierra para unir al resto para afrontar los desafíos de nuestro tiempo».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here