Vista de un edificio de la ciudad de San Juan (Puerto Rico), que permanece sin luz tras un apagón. (Foto: EFE/Thais Llorca)

San Juan, Puerto Rico.- El secretario de Seguridad Pública de Puerto Rico, Alexis Torres, atribuyó este lunes el apagón generalizado que dejó sin servicio eléctrico a cerca de 900.000 clientes el jueves de la semana pasada a un fallo técnico, según la información preliminar de que dispone el funcionario, con lo que se descarta el sabotaje.

«Aunque no tengo los reportes finales, sí puedo adelantar que todo indica que fue un fallo técnico del equipo que estaba en el lugar», precisó Torres en declaraciones a medios locales.

El incidente se registró solamente 10 días después de que la compañía LUMA Energy asumiera control de la transmisión y distribución energética de Puerto Rico en sustitución de la estatal Autoridad de la Energía Eléctrica (AEE).

Este lunes es la fecha límite para que LUMA Energy entregue a las autoridades competentes la información de que disponga sobre el siniestro.

El funcionario indicó que en los próximos días se hará público el informe completo sobre el incendio que provocó el apagón.

«Yo espero que en los próximos días me entreguen ambos, el Negociado de la Policía de Puerto Rico y el Negociado de Bomberos, el reporte final y así poder decir finalmente qué fue lo que sucedió», precisó Torres, e insistió en que todo apunta a un fallo técnico.

El gobernador Pedro Pierluisi señaló poco después del suceso que «quien sea responsable del mismo tendrá que responderle al pueblo de Puerto Rico».

Pierluisi dijo hoy que el Ejecutivo continuará la fiscalización de LUMA Energy para que cumpla su cometido.

«Una de las cosas que hay que determinar es en qué estado estaba esa infraestructura, si estaba debidamente mantenida, porque una semana antes fue que LUMA la recibió, y eso son realidades», dijo.

El gobernador señaló además que tanto el Negociado de Energía como la AEE investigan el incidente.

LUMA Energy asumió -por un periodo de 15 años- el pasado 1 de junio la transmisión y distribución de la energía eléctrica en Puerto Rico, antes en manos de la estatal AEE, lo que originó numerosas protestas dado que empleados de la empresa estatal pasaron -muchos contra su voluntad- a la firma comercial y a otras agencias gubernamentales debido a los acuerdos con el Ejecutivo.

Desde que LUMA asumió el control la isla ha sufrido apagones de diversa índole que han afectado a casi un millón de clientes y varias horas antes del incendio la página web de la compañía había sido objeto de un ciberataque.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here