Legisladores entregan al Senado el artículo de enjuiciamiento contra el expresidente Donald Trump, el 2 de febrero de 2021.(Foto: Voa)

Washington, EE.UU- Con las probabilidades aparentemente a favor del expresidente Donald Trump en su juicio político, se está generando un debate entre los eruditos legales y algunos miembros del Congreso sobre si una olvidada disposición de la Constitución de Estados Unidos puede ser utilizada para impedir que el expresidente vuelva a ocupar un cargo federal.

La disposición forma parte de la 14ª Enmienda de la Constitución. Ratificada en 1868, la enmienda es más conocida por ampliar los derechos civiles de los ciudadanos estadounidenses y garantizar la «igualdad de protección» bajo la ley. Su sección 3, que es menos conocida, pero muy debatida, impide que cualquiera que haya «participado en la insurrección o rebelión» contra Estados Unidos o que haya prestado «ayuda y apoyo» a sus enemigos pueda volver a ocupar un cargo público.

Trump se enfrenta a un único cargo de «incitación a la insurrección» por su supuesto papel en instigar a sus partidarios a asaltar el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero para impedir la certificación por parte del Congreso de la victoria electoral de Joe Biden sobre Trump.

Con 45 senadores republicanos desafiando la constitucionalidad de juzgar a un expresidente, las posibilidades de que el Senado condene e inhabilite a Trump son escasas. Eso potencialmente dejará a los demócratas con una herramienta constitucional no probada para descalificar a un expresidente: la 14ª Enmienda.

La tercera parte de la enmienda otorga al Congreso la facultad de hacer cumplir sus disposiciones mediante una «legislación apropiada». Esto ha llevado a algunos estudiosos legales a argumentar que el Congreso controlado por los demócratas puede aprobar una ley por mayoría simple para impedir que Trump vuelva a aspirar al cargo en el futuro.

«El Congreso puede aprobar inmediatamente una ley que declare que cualquier persona que alguna vez haya jurado defender la Constitución -Trump y otros- y que incitó, dirigió o participó en el asalto del 6 de enero «comprometido en la insurrección o rebelión» y por lo tanto queda constitucionalmente descalificado de ocupar el cargo en el futuro», Deepak Gupta, un experto en derecho constitucional, y Brian Beutler, editor en jefe de Crooked Media , escribieron en un artículo de opinión en el New York Times el mes pasado.

El senador Tim Kaine, un demócrata de Virginia y candidato a la vicepresidencia en 2016, está entre un grupo de legisladores que proponen usar la 14ª Enmienda para evitar que Trump vuelva a aspirar a cargos federales. Kaine sostiene que los republicanos estarían más inclinados a apoyar que se invoque la 14ª Enmienda, que a condenar a Trump por graves crímenes o delitos menores, tal y como dicta el «impeachment».

«Lo que quiero hacer es ofrecer a mis colegas una opción al proceso de juicio político», dijo Kaine en una conferencia de prensa a finales del mes pasado.

Sin embargo, hay algunas complicaciones. Por ejemplo, en virtud de la 14ª Enmienda, no está claro quién decide si un funcionario del gobierno ha participado en una actividad insurreccional y merece la descalificación. Algunos eruditos sostienen que corresponde a los tribunales, no al Congreso, tomar la decisión.

«La sección 3 no identifica ningún mecanismo para determinar si un funcionario realmente ha participado en actividades insurreccionales que desencadenarían en la descalificación, y como consecuencia no se ha utilizado mucho y ni siquiera está claro qué tipo de mecanismo sería constitucional», dijo a la Voz de América Keith Whittington, profesor de política de la Universidad de Princeton.

Es más, advirtió Whittington, permitiendo que una mayoría simple del Congreso imponga una prohibición de por vida a un expresidente podría abrir una caja de Pandora. Una vez en control, los republicanos podrían devolver el favor votando para descalificar a los demócratas por expresar puntos de vista sobre las protestas que se convirtieron en disturbios.

«Hay un gran riesgo político evidente en tener al Congreso simplemente tomando tales determinaciones por mayoría de votos y potencialmente descalificando a los miembros del cargo del partido minoritario con pocas pruebas y a través de un proceso político totalmente partidista», opinó Whittington a través de un correo electrónico.

Algunos demócratas de alto rango no están convencidos de que la 14ª Enmienda sea la ruta a seguir.

El senador Dick Durbin, demócrata de Illinois, dijo el 22 de enero: «Aún no he sido convencido, porque la 14ª Enmienda no es explícita cómo se determina si alguien participó en una insurrección».

Historia

Si no fuera por los disturbios del Capitolio del 6 de enero, pocos círculos jurídicos externos sabrían sobre la sección 3 de la 14ª Enmienda. La disposición fue diseñada para impedir que antiguos miembros de la Confederación ocuparan altos cargos, según Gerard Magliocca, profesor de la Escuela de Derecho Robert H. McKinney de la Universidad de Indiana.

«Después de que se ratificara la 14ª Enmienda, la sección 3 se aplicó por un período de unos cuatro años contra varios funcionarios que estaban en el cargo o personas que fueron elegidas para el cargo y luego se les negó el derecho a asumir ese cargo porque se les consideraba inelegibles», dijo Magliocca en una entrevista con la VOA.

Desde el final del período posterior a la Guerra Civil conocido como Reconstrucción, la disposición se ha utilizado sólo una vez, según Magliocca. En 1919, Victor Berger, un miembro socialista del Congreso de Wisconsin fue descalificado y se le negó su escaño después de ser condenado por sus actividades contra la guerra bajo la Ley de Espionaje, una condena que más tarde fue anulada por la Corte Suprema.

«La Cámara de Representantes decidió que [la postura antibélica de Berger] constituía dar ayuda y apoyo a Alemania y, por lo tanto, ese miembro no era elegible para servir», dijo Magliocca.

Debate posterior al 6 de enero

Durante el siguiente siglo y medio, la disposición cayó en gran medida en el olvido. Todo eso cambió después del 6 de enero cuando una turba de partidarios de Trump irrumpió y destrozó el Capitolio de Estados Unidos, dejando a cinco personas, incluyendo un oficial de policía, muertos y llevando a la Cámara de Representantes a acusar a Trump por «incitación a la insurrección».

Al pedir la inhabilitación de Trump del cargo, el artículo de enjuiciamiento presentado en su contra hace referencia a la sección 3 de la 14ª Enmienda. Sin embargo, los gestores demócratas de la Cámara de Representantes apenas lo mencionan en su informe previo al juicio presentado al Senado el martes.

Eso podría significar que los demócratas de la Cámara Baja lo mantienen como una opción que podrían usar en el futuro, dijo Magliocca, agregando que los miembros del Congreso están trabajando en la legislación relacionada con la disposición.

Si los demócratas del Congreso deciden invocar la 14ª enmienda para descalificar a Trump, podrían hacer dos cosas, según Magliocca. En primer lugar, aprobar una legislación que establezca un mecanismo de cumplimiento para la sección 3. Esto podría ser similar a la primera Ley del Ku Klux Klan de 1870 que creó un proceso para expulsar de los cargos públicos a exfuncionarios confederados, dijo Magliocca.

En segundo lugar, aprobar una resolución no vinculante que haga que Trump no sea elegible para ocupar el cargo de nuevo e inste a los tribunales a aceptar su veredicto.

«El expresidente tendría todo el derecho de impugnar cualquier determinación de que no es elegible en la corte y perseguir todos sus recursos legales hasta la Corte Suprema», acotó Magliocca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here