El moderador Chris Wallace (C) intenta impedir que el presidente estadounidense Donald J. Trump (L) interrumpa al candidato presidencial demócrata Joe Biden (R) durante el primer debate electoral presidencial de 2020 en el Pabellón Samson en Cleveland, Ohio, Estados Unidos. EFE/EPA/JIM LO SCALZO

Washington. – El primer cara a cara entre el presidente, Donald Trump, y el aspirante demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, fue tan caótico y agrio que la Comisión de Debates Presidenciales anunció este miércoles que cambiará su formato para favorecer una «discusión ordenada».

Ese órgano no partidista señaló en un comunicado que «el debate de la pasada noche ha dejado claro que debería añadirse una estructura adicional al formato de los debates que quedan para garantizar una discusión más ordenada de los asuntos».

Y adelantó que la Comisión «estudiará cuidadosamente los cambios que adoptará y anunciará las medidas en breve».

El primer cara a cara entre Trump y Biden, celebrado en Cleveland (Ohio), estuvo caracterizado por el caos y las constantes interrupciones por parte del presidente al aspirante demócrata, que por su parte llegó a perder los papeles en algún momento e insultó al mandatario, lo que ha creado polémica por el formato.

71 INTERRUPCIONES DE TRUMP FRENTE A 22 DE BIDEN

Según el diario The Washington Post, durante el encuentro, de 98 minutos de duración, hubo una media de una interrupción por minuto, siendo Trump responsable de 71 cortes, frente a 22 que hizo Biden.

Tantas fueron esas interrupciones, que el moderador, el periodista Chris Wallace, llegó a espetar a Trump: «Creo que se serviría mejor al país si dejáramos a ambas personas hablar con menos interrupciones».

«Le pido a usted, señor, que lo haga», solicitó el periodista del canal conservador Fox News, quien, pese a sus esfuerzos para controlar el debate, fue incapaz de hacerse con él lo que le ha valido un gran número de críticas por no haber conseguido que los candidatos hablaran en detalle sobre los temas de interés para los votantes.

La Comisión suele trabajar en colaboración con las campañas de los aspirantes antes de la celebración de los debates para acordar una serie de reglas que rijan el diálogo, y no es habitual que se modifique la estructura una vez que se ha celebrado el primero.

Pasando por alto la controversia sobre la labor de Wallace, la organización le agradeció «la profesionalidad y la habilidad que trajo al debate de anoche» y avanzó su intención de «garantizar herramientas adicionales para mantener el orden en los debates restantes».

La Comisión no ha ofrecido detalles sobre cuáles serán los cambios de formato, ni si estos afectará al debate del próximo miércoles en Salt Lake City (Utah) entre el vicepresidente, Mike Pence, y la aspirante demócrata a la Vicepresidencia, Kamala Harris.

Trump y Biden no volverán a verse las caras hasta el 15 de octubre en Miami (Florida), donde se celebrará el segundo debate presidencial; que estará seguido de un tercer encuentro que tendrá lugar en Nashville (Tennessee), el 22 de octubre; todo ello antes de los comicios generales, el próximo 3 de noviembre.

LOS CANDIDATOS SIGUEN A LO SUYO, PESE A LA POLÉMICA

Entretanto, no parece que ninguno de los dos haya tomado nota tras el debate del martes y este miércoles siguieron enzarzados en su rifirrafe.

Sin un ápice de autocrítica, Trump celebró los altos índices de audiencia del debate:

«Fue una gran noche, una noche emocionante, veo que los índices (de audiencia) fueron muy altos. Y estuvo bien estar allí, me sentí muy cómodo y valoro todas las buenas palabras», subrayó el mandatario a la prensa en la Casa Blanca antes de partir hacia Minesota, donde tiene esta tarde varios actos de campaña, entre ellos, un mitin en Duluth.

Trump afirmó, sin pruebas, que Biden «no quiere seguir adelante con los debates, pero eso depende de él».

«A mí me gustaría, ganamos el debate anoche fácilmente, creo que fue muy débil, (Biden) pareció muy débil, estuvo gimoteando», aseguró.

Por su parte, Biden tampoco se quedó callado y calificó este miércoles el comportamiento de Trump durante su primer cara a cara de «vergüenza nacional», y expresó su confianza en que la Comisión de los Debates Presidenciales garantice que se permita que ambos candidatos hablen sin interrupciones.

Organizadores cambiarán formato de debates tras agrio cara a cara Trump-Biden 1
El presidente estadounidense Donald J. Trump (L) y el candidato presidencial demócrata Joe Biden (R) se escupen durante el primer debate electoral presidencial de 2020 en el Pabellón Samson en Cleveland, Ohio, Ee.UU. EFE/EPA/JIM LO SCALZO

POSIBLE ESPANTADA DE INDECISOS

«Solo espero que haya una manera en que la comisión de debates pueda controlar nuestra capacidad de responder a preguntas sin interrupciones», dijo Biden a la prensa en un acto en Alliance (Ohio), minutos antes de que ese órgano publicara su comunicado.

«No voy a especular sobre lo que va a pasar en el segundo y el tercer debate -siguió-, pero lo estoy deseando (los debates)».

Preguntado sobre cuál sería su mensaje a los votantes indecisos que podrían sentirse desvinculados tras ver el debate de anoche, el que fuera vicepresidente de Barack Obama (2009-2017) respondió: «Puedo entenderlo».

«Pensé en un punto, puede que no deba decir esto, pero… El presidente de EE.UU. comportándose de la manera que hizo, creo que fue una vergüenza nacional», consideró Biden.

«Miren -agregó- solo espero que el pueblo estadounidense y los votantes indecisos intenten determinar qué es lo que tiene cada uno de nosotros en respuesta a sus preocupaciones y nos permitan hablar».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here